publicidad

Ballet Concerto: cultura en el exilio. Dedicado a formar bailarines sólidos.

Ballet Concerto: cultura en el exilio. Dedicado a formar bailarines sólidos.

Por más de 40 años, Ballet Concerto se ha dedicado a formar bailarines con una sólida técnica y personalidad propia.

Ballet Concerto: cultura en el exilio. Dedicado a formar bailarines sóli...

Toda sus magnitudes

MIAMI, Florida.- Por más de 40 años, Ballet Concerto se ha dedicado a formar bailarines con una sólida técnica y personalidad propia. Esa ha sido la misión con que nacieron Sonia Díaz Blanco, Martha del Pino y Eduardo Recalt.

Para Sonia y Marta el exilio comenzó poco después del triunfo del castrismo. Al encontrarse aquí en Miami "empezamos a dar clases en un garaje porque no teníamos local, porque en el año 61 no era tan fácil abrirse paso aquí", explicó Martha del Pino.

"Y empezamos ahí hasta que después en el refugio, nos dijeron: ¿por qué ustedes no van a trabajar en lo que ustedes aprendieron, en lo que ustedes son?", señaló Sonia Díaz.

publicidad

"Entonces, por supuesto dejamos de bailar antes de tiempo por la necesidad de trabajar", explicó del Pino.

Formadas como bailarinas en la escuela de la legendaria bailarina cubana Alicia Alonso, estas dos excelentes profesoras dejan bien claro que en Cuba existía el ballet clásico porque la Revolución no lo hizo, estaba ya fundado y querían en aquí en el exilio fundar una compañía para que vieran el ballet clásico en todas sus magnitudes.

"Ante de que el Ballet de Cuba pudiera salir de Cuba, nosotros viajamos a Nicaragua, a Costa Rica, Santo Domingo", señaló Díaz.

En el año 1966, el Ballet Nacional de Cuba se presenta en la ópera de París con "Giselle". Diez bailarines piden asilo, entre ellos Eduardo Recalt.

"Yo dije ahí me quedo y efectivamente me quedé", explicó Recalt.

"Le conseguimos la visa para que él viniera y claro con él tuvimos más fuerza para la compañía, porque claro él era primer bailarín en Cuba", dijo Sonia.

A pesar de ese rango, Eduardo no toleraba el sistema castrocomunista. "Me molestaba que mi vida profesional y mi vida privada me dijeran lo que tenía que hacer".

Por Ballet Concerto han desfilado las más grandes estrellas de la danza, incluyendo a bailarines exiliados, tanto de Cuba como de Rusia.

"Y en la escuela también hemos tenido muchas satisfacciones porque estudiantes de nosotros, que empezaron desde chiquito, forman parte hoy de compañías fuera de aquí, el American Ballet Theatre y otras compañías", señaló del Pino.

publicidad

Y esa es una satisfacción que el grupo siempre ha sentido. "Y eso es lo que hacemos: entrenar a la nueva juventud para que pueda bailar bien como bailamos nosotros", concluyó Recalt.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad