publicidad
.

¿Ayuda el desayuno a mejorar estándares académicos? LAUSD prueba nuevo p...

¿Ayuda el desayuno a mejorar estándares académicos? LAUSD prueba nuevo programa

¿Ayuda el desayuno a mejorar estándares académicos? LAUSD prueba nuevo programa

Tal como indica el nombre del programa, los estudiantes están comenzando sus mañanas en clase con la comida más importante del día: el desayuno.

Versión en español

LOS ÁNGELES, California - Es antes de las 7 a.m. y las mujeres de la cafetería de la Primaria de Euclid Avenue trabajan rápidamente abriendo cajas llenas de galletas, cereales, peras, manzanas y cartones de leche.

Vestidas con mandiles blancos y redes para el cabello, ellas toman los alimentos y los colocan cuidadosamente en hieleras rojas con ruedas pequeñas. Mientras colocan la comida miran una lista de nombres de los estudiantes para asegurar que cada clase recibe suficientes desayunos. Estas hieleras son recogidas por estudiantes voluntarios que entregan la comida a las clases.

"Comenzamos preparando todo alrededor de las 6 a.m. porque los niños empiezan a tocar la puerta para recoger su desayuno y llevar a clase a las 8 a.m.", dijo Rosalba Pérez, directora de servicios de alimentos en la Primaria Euclid en Boyle Heights.

Euclid es una de 147 escuelas del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) donde se implementó el nuevo programa Desayuno en la Clase (DEC) este año. Para finales de noviembre se proyecta que 161 escuelas más participarán del programa y 279 más en marzo de 2013.

Tal como indica el nombre del programa, los estudiantes están comenzando sus mañanas en clase con la comida más importante del día: el desayuno. La nueva iniciativa es parte de un amplio esfuerzo nacional para combatir el aumento de la obesidad infantil, un tema preocupante en las escuelas de LA, donde más de la mitad de alumnos son obesos, de acuerdo a un nuevo estudio. A principios del año pasado la administración de Obama aprobó nuevas directrices de nutrición escolar de alimentos en respuesta a la ley federal Health Hungry-Free Kids Act del 2010, la cual entró en vigor este año escolar.

publicidad

Los estándares de nutrición -- los cuales fueron desarrollados por expertos del Instituto de Medicina de los Estados Unidos y el Departamento de Agricultura -- incluyen aumento de opciones alimenticias, la prohibición de grasas trans no saludables, uso de leche baja en grasa (1%) o desgrasada, directrices y límites de tamaño de las porciones de calorías basado en la edad de los niños atendidos, énfasis en los productos de granos enteros y la reducción de los niveles de sodio.

Merendando en las aulas

A diferencia del modelo anterior de comida, donde se servían los desayunos en la cafetería antes de clase a los que calificaban para comidas escolares subsidiadas por el gobierno, ahora a todos los niños que califican se les sirve el desayuno en las aulas de clase.

No obstante, adaptarse a la nueva comida saludable no ha sido fácil para muchos estudiantes. El pastel favorito de café azucarado ya no se sirve y muchos estudiantes siguen pidiéndolo. Ahora se ha sustituido por rosca de pan integral, cereal similar a Cheerios, llamado Toasty 'Os,' panqués de camote, burritos y más. En general, la reacción de los estudiantes a las nuevas opciones de alimentos ha sido positiva en Euclid y en las escuelas LAUSD.

"Me gusta el desayuno porque la leche nos hace fuerte", dijo Nathaly Olmos de siete años. "Mi favorito es el burrito".

En una encuesta realizada por The California Endowment donde estudiantes de California fueron preguntados sobre lo que pensaban acerca de los estándares nacionales de nutrición escolar, el 82 por ciento de los estudiantes dijo apoyar los cambios y el 50 por ciento admitió que la comida que se sirve está mejorando. El 15 por ciento dijo que las comidas están empeorando.

publicidad

Es inevitable que algunos platillos gusten más que otros a los niños, pero el distrito escolar está determinado en averiguar cuáles son sus favoritos. Por eso, LAUSD se está asegurando que las escuelas estén midiendo la efectividad de los cambios. Cada mañana, cuando la comida se entrega a las clases, los maestros reciben una lista con nombres de cada estudiante en su clase y tienen que marcar una casilla para indicar si el estudiante comió o no.

"El maestro, un estudiante voluntario, ayudante de maestro o padre voluntario se asegura de llenar esta forma para indicar si el estudiante se esta comiendo su comida", dijo Pérez. "Nosotras entramos la información en el sistema en nuestras computadoras".

Padres Involucrados

Aunque el distrito escolar tiene cierta dificultad involucrando a los padres de familia -- sobre todo en comunidades de bajos ingresos donde la mayoría de los padres no hablan inglés -- en Euclid la participación de padres ha sido una prioridad. La escuela tiene un centro de padres y representantes de la comunidad donde coordinan talleres para ayudar a enseñar a los padres a adoptar una cultura de alimentación saludable en casa.

"Cuando empezamos el desayuno en la clase tuvimos una reunión para hablar con los padres y explicarles lo que necesitamos de ellos y para que nos ayudaran", dijo Maryhelen Torres, directora de Euclid. "Hemos tenido una enorme cantidad de padres que vinieron a ayudarnos".

publicidad

La filosofía es que si los niños comen más saludable en casa, habrá más posibilidades de que coman algunas de las nuevas opciones sirviéndose en las escuelas. A pesar de que en Euclid parece que la participación de los padres va bien, en otras escuelas la historia es distinta: sólo el 36 por ciento de los padres dijeron que sabían de los cambios al menú, según el reporte del 2012 de The California Endowment.

"La directora siempre manda un boletín a cada casa de los niños para que los padres sepan de lo que esta pasando en la escuela”, dijo Julia Guzmán, madre voluntaria. “Muchos padres no saben o tal vez dicen que no saben, pero porque ellos no se dan el tiempo para leer el boletín o para venir a preguntar de los cambios que hay".

Guzmán has sido voluntaria en Euclid por tres años. Ella tiene cuatro hijos y dice que ha sido muy importante para ella involucrarse en la educación de sus hijos porque si no las decisiones en las escuelas se realizarán sin la participación de los estudiantes y padres.

Ella, junto con otros padres voluntarios, apoya las mejoras nutricionales en todo el distrito y está de acuerdo con que el desayuno es vital para el desarrollo y aprendizaje.

"El desayuno es muy importante", dijo Piedad Barrios, una madre voluntaria que tiene dos hijos en Euclid. "Se dice que el desayuno es el primero que debe de estar para que un niño este activo y el cerebro este al 100 porciento”.

publicidad

Una cuestión de salud y educación

Para muchos de los estudiantes de LAUSD que provienen de familias de bajos ingresos las comidas que se les da en las escuelas es a veces la única comida que comen todo el día o por lo menos por un tiempo, hasta que lleguen a casa.

En el pasado, para comer la comida gratis en las escuelas los estudiantes tenían que calificar para participar en programa subsidiado por el gobierno basado en los ingresos familiares. Ahora las escuelas han puesto en marcha programas gratuitos de nutrición infantil que permiten a todos los estudiantes comer en la escuela sin costo alguno.

"Aquí en nuestra escuela tenemos 100 por ciento programas de almuerzo gratis", dijo la directora Torres. "Antes de que comenzó DEC de nuestros 1,000 niños que teníamos aproximadamente 350 estudiantes desayunaban, ahora tenemos más de 800 estudiantes que desayunan".

Estudios han demostrado que no comer una comida bien balanceada tiene un efecto en el rendimiento académico, las tasas de deserción escolar, la asistencia y los ingresos de las escuela, según un informe de 2011 por El Proyecto Investigación de Estudiantes Saludables en California.

"Los cuerpos sanos y mentes sanas trabajan mano-a-mano", dijo Trish Vance, directora de nutrición de World Fit For Kids, un programa enfocado en combatir la obesidad infantil. "En LAUSD creo que es alrededor del 50 por ciento de la comida que los niños comen está servida en las escuelas, y si ese es el caso, es imperativo que las comidas sean nutritivas y no calorías vacías con mucha azúcar y sodio".

publicidad

Todavía es demasiado pronto para que la mayoría de las escuelas de LAUSD sepan si los programas del nuevo desayuno y el almuerzo han tenido un impacto al rendimiento escolar, pero algunos maestros de Euclid dicen que ya han notado señales positivas.

"Hay menos niños que llegan tarde”, dijo Sandra Domínguez, maestra de segundo grado en Euclid. “Están mas enfocados y están un poco más despiertos y listos para empezar el día".

Si bien estos cambios han tenido relativo éxito, hay varios desafíos para cumplir las metas del programa,  como el desarrollo de un “mercado negro” de comida chatarra en las escuelas, la gran cantidad de comida que se desperdicia echándose en la basura o incluso no tener el personal adecuado para limpiar después de que los niños coman debido a los recortes. Pero todos ellos sin solo síntomas de problemas mayores.

Texto y video por Anabell Romero

(Este reportaje es parte de una beca de New America Media sobre la nutrición en las escuelas de LAUSD, con el apoyo de The California Endowment).

English version

LOS ANGELES, California - It’s just before 7 a.m. and the cafeteria women at Euclid Avenue Elementary are rapidly working to open boxes filled with crackers, fruit, plastic cereal bowls, and low-fat milk cartons.

Wearing white aprons and hairnets, the three women take the food items and carefully place them in red coolers with small wheels. They check off the list of students, to ensure each class receives enough breakfasts. Student volunteers pick up the coolers, and deliver them to the classes.

publicidad

“We start preparing everything at about 6 a.m. because the kids begin knocking on the door to pick up their breakfast to take to class at 8 a.m.,” said Rosalba Perez, the food services manager at Euclid Elementary in Boyle Heights.

Euclid Avenue Elementary is one of 147 Los Angeles Unified School District (LAUSD) schools where the new Breakfast in the Classroom (BIC) was implemented earlier this year. By the end of November they will launch the program in 161 more schools. In March 2013 279 more schools will be added.

Thanks to this program, some students are now beginning their school day with the most important meal of the day-- breakfast. For many LAUSD students who come from low-income families the meals given to them at schools is often the only food they eat all day.

In the past in order for students to eat for free at school, they had to qualify for government-subsidized school meals based on household income. Now LAUSD schools have implemented free child nutrition programs that allow every student to eat school food at no cost.  Students are still required to fill out the meal application to qualify for a lunch at a free or reduced price category.

“Here at our school we have 100 percent free lunch program,” said Euclid Avenue Principal MaryHelen Torres. “Before BIC started out of our 1,000 kids we had approximately 350 students having breakfast, now we have over 800 students eating breakfast.”

Health and Learning

Research has shown that not eating a well-balanced meal does have an affect on academic performance. Some of the benefits from eating healthier have direct impacts on dropout rates, attendance, academic performance and school revenues, according to a 2011 report by The California Healthy Students Research Project.

publicidad

It’s still too early for most LAUSD schools to determine whether the new breakfast and lunch programs have had an impact on educational achievement, but Euclid teachers said they’ve noticed some positive signs.

“More students are arriving earlier to class and there’s been less tardiness, and they are definitely more alert and focused,” said Sandra Dominguez, second-grade teacher at Euclid.

Trish Vance, Nutrition Director for World Fit For Kids says, “Healthy bodies and healthy minds go hand in hand.” She says since more than half of LAUSD kids meals are served in school, “it’s imperative that those meals are nutrient rich and not just empty calories with high sugar and sodium.” 

Breakfast in the Classroom (BIC)

Breakfast in the Classroom is part of a nationwide effort to combat the rise in childhood obesity.  Early last year the Obama Administration approved new school food nutrition guidelines in response to the federal Healthy Hunger-Free Care Act of 2010, which went into effect this school year.

The nutrition standards developed by experts at the Institute of Medicine and United States Department of Agriculture include: increased produce options, a ban on unhealthy trans fats, portion-size guidelines and calorie limits based on the age of children served, an increased emphasis on whole grain products, low-fat (1%) and non-fat milk and reductions in sodium levels

While formerly breakfast was only served in the cafeteria to some kids, now all students can have a meal that includes healthier options than previously offered. The sugary coffee cake has been replaced with items such as whole-wheat bagels, Cheerio-like cereal, sweet potato pancakes, burritos and more. Student reaction to the new food choices has been generally positive throughout the Los Angeles Unified schools.

publicidad

“I like the breakfast because we drink milk, and it makes us strong,” said seven-year-old Euclid Avenue student Nathaly Olmos. “My favorite is the burrito.”

In a recent poll conducted by The California Endowment California students were surveyed on their thoughts about the national school meal nutrition standards that took effect this academic year and whether they thought the meals were improving. Eighty-two percent of students said they supported the changes and 50 percent said the food choices had improved. Fifteen percent, however, said the meals were worsening.

Some of the new offerings are more popular than others, and the district is doing its best to try and determine which ones students prefer. “The teacher, a student helper, teacher’s assistant or parent volunteers help with keeping track of the student’s who eat their food,” said Perez. “Then we enter it into the system on our computers.”

Parent Engagement

While children are being fed healthier food at school, parent education and participation is an important part of changing one’s eating habits.  At Euclid Elementary parent engagement has been a priority.  The school has a parent center and community representatives that do outreach and workshops to help teach parents how to adopt a healthier food culture at home. 

“When we first started Breakfast in the Classroom we had a meeting to talk to parents and explain to them what we needed from them and to help us,” said Maryhelen Torres, principal at Euclid. “We had an overwhelming amount of parents that came to help us.”

publicidad

Experts say that if kids eat healthier at home then they will be more open to eating some of the new items served at school. Some parent volunteers who are participating in the program understand how healthy eating is important to student’s learning.

“Breakfast is very important,” said Piedad Barrios, a parent volunteer who has two children attending Euclid. “It definitely helps students be focused and more cognitive.”

At Euclid Elementary, the principal sends monthly bulletins to inform parents of the changes happening at school, but according to parent volunteer Julia Guzman, “many of them don’t take the time to even read the bulletin or come to the school to ask about what’s happening on campus.”

Many parents are not even aware that there have been changes to the school’s menu. According to the same report by The California Endowment, parental awareness on the new food changes lagged behind that of students, with only 36 percent of parents saying they were aware the menus had changed.

Part of the BIC program, includes a curriculum change, which makes teachers responsible to talk to students about the importance if eating healthier.  Second-grade teacher, Dominguez, said she teaches her students how to accurately read food labels as well as the importance of eating fruits and vegetables.

School officials say they realize that getting kids to eat healthy is a collaborative effort and they are continuously working towards ways to improve partnerships between students, school staff and parents to enhance the quality of education at LAUSD schools.   

publicidad

Article and video by Anabell Romero

This piece is part of a New America Media fellowship, regarding nutrition in schools, supported by The California Endowment.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El volcán de más de 12 mil pies de altura estalló la madrugada del miércoles y cubrió de cenizas a municipios de Colima y Jalisco.
En su última conferencia de prensa como presidente EEUU Barack Obama prometió que de ser necesario levantará su voz en defensa de los dreamers luego de su mandato.
El agresor también se disparó a sí mismo. Se teme por la vida de varios de los heridos.
En uno de sus últimos actos antes de dejar la presidencia, Barack Obama conmutó la condena de prisión de Chelsea Manning, la responsable de la mayor filtración de información clasificada estadounidense.
publicidad