publicidad

Autopsia del Santa Claus asesino, uso cocaina antes del ataque

Autopsia del Santa Claus asesino, uso cocaina antes del ataque

Bruce Jeffrey Pardo, quien mató a nueve miembros de una familia en Covina, tenía planes de matar a su propia madre.

Autopsia del Santa Claus asesino, uso cocaina antes del ataque edccd1f9d...

"Esto fue preplaneado, calculado"

COVINA, California – Un investigador de muertes violentas en California indicó que el hombre que utilizó un disfraz de Santa Claus para asesinar a su ex esposa y a ocho parientes de la mujer mexicana durante una fiesta de Nochebuena consumió cocaína antes de su ataque.

Un reporte de autopsia publicado el viernes en el diario Pasadena Star-News indicaba que Bruce Pardo tenía altos niveles de la droga en su sangre y orina.

El director del laboratorio donde se realizó el estudio, Joe Motto, indicó que no estaba claro qué tanto pudo influir la cocaína en el comportamiento de Pardo, pero consideró poco probable que lo hubiera llevado a los ataques. Agregó que Pardo pudo utilizar cocaína en las 12 horas anteriores al ataque.

publicidad

Las autoridades han indicado que posiblemente Pardo, de 45 años, tenía resentimiento por su divorcio, cuando cometió sus asesinatos en Covina, un suburbio de Los Angeles.

El asesino vestido de Santa Claus que asesinó a tiros a nueve miembros de la familia de su ex esposa la pasada Nochebuena, también tenía planes de asesinar a su madre y al abogado de su esposa, según reportes.Pero Bruce Jeffrey Pardo, de 45 años, quien también usó un lanzallamas hecho en casa para incendiar la casa de dos pisos en donde se celebraba la reunión, sufrió quemaduras severas al tiempo de huir de la vivienda de sus parientes políticos en el 1129 de la calle Knollcrest Drive, para suicidarse posteriormente en la casa de su hermano en Sylmar.

La Policía encontró $17 mil que Pardo había ajustado a sus piernas usando filmina plástica de cocina o guardado en una faja, dijo el jefe policial Kim Raney, sugiriendo la semana pasada que el asesino tenía inicialmente otros planes.

Uno de dos carros que Pardo había rentado fue encontrado en la cuadra 15800 de la calle Joseph Court, en donde se suicidó. Temiendo que el automóvil contenía una bomba, los oficiales lo hicieron explotar con una granada.

El segundo vehículo rentado fue encontrado en la vivienda del abogado de su ex esposa en Glendale. La policía cree que Pardo tenía la intención de matar al abogado Scott Nord. Un mapa de México fue encontrado en el auto.

publicidad

Pardo tenía con él un boleto de una aerolínea canadiense para volar desde el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles a Iowa, donde tenía planes de reunirse con su amigo de preparatoria Steve Erwin. Erwin le dijo al diario Los Angeles Times que había hablado con Pardo el 23 de diciembre y que Pardo tenía planes de llegar el 25.

La Policía dijo que Pardo empezó a planear los asesinatos desde junio, cuando empezó a comprar armas. Contaba con cuatro pistolas semiautomáticas cuando llegó al festejo navideño.

"Esto fue preplaneado, calculado", dijo el teniente de la Policía de Covina Pat Buchanan durante una reunión comunitaria el lunes por la noche. "Esto no es un reflejo de la ciudad de Covina".

En la reunión de unas 500 personas, Buchanan dijo que Pardo había tenido un altercado con su madre, Nancy Windsor, porque sintió que ella se había puesto de parte de su ex esposa, Sylvia, durante el divorcio, que finalizó una semana antes de Navidad.

Buchanan dijo que Pardo sabía que su madre había sido invitada a la fiesta de Nochebuena y que también tenía planeado matarla, pero que Windsor no acudió porque tenía gripe, según reportes de prensa.

Entre los muertos están Sylvia Ortega, la ex esposa de 43 años de Pardo, así como sus padres, Joseph Ortega, de 80 y su esposa Alicia de 70.

publicidad

La Policía de Covina cree que cuatros hermanos de Sylvia, James

Ortega, de 52; Charles Ortega de 50; y Alicia Ortiz, de 46, murieron juntos con la esposa de James, Teresa Ortega, de 51; la esposa de Charles, Cheri Ortega, de 45; y el hijo de Alicia, Michael Ortiz, de 17.

Investigadores forenses están tratando de identificar los restos mediante registros mentales ya que los cuerpos sostuvieron quemaduras graves.

Reunión terapeútica

Pardo, quien perdió su empleo en junio, comenzó a disparar casi inmediatamente después de entrar por la puerta delantera.

Hirió a una niña de 8 años en la cara, después continuó disparando contra la reunión navideña anual de la familia Ortega, donde estaban unas 25 personas. Una vez que vació sus pistolas, usó un tanque a presión para rociar la casa con gasolina y prenderle fuego.

La niña de 8 años y una jovencita de 16, quien recibió un disparo en la espalda, estuvieron entre las que sobrevivieron el ataque.

Pardo se cambió de vestimenta y manejó el auto rentado a la casa de su hermano en Sylmar, en donde se suicidó.

Varios terapeutas asistieron a la reunión del lunes por la noche en Covina para ayudar a los residentes afligidos por la masacre. Ligya Valencia le dijo a KCAL9 que la reunión le había servido.

"Mi hija, ella tiene 6 [años], y ella tiene muchas preguntas. Esta bien preguntar", le dijo Valencia a KCAL9. "Los padres no están realmente seguros de cómo responder a algo como esto, pero creo que esta reunión realmente no ha ayudado a nosotros, en lo personal, a aguantar".

publicidad

Algunos padres hablaron sobre las dificultades de explicarles a sus hijos lo que había sucedido.

"Los niños quieren saber si todos los Santa Clauses son así", le dijo un residente a la estación.

La masacre dejó sin uno o dos padres a cerca de 15 niños.

Los donativos para la familia Ortega pueden realizarse a nombre de la Ortega Family Fund, en atención a las oficinas de Scott J. Nord, 500 N. Brand Blvd., Suite 550, Glendale, Calif., 91203. Todos los donativos no monetarios deberán de ser dirigidos a las caridades que el donante prefiera a nombre de la familia.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad