publicidad
Los expertos aseguran que una "epidemia de obesidad" está afectando a la población infantil de Estados Unidos.

Aumenta la presión arterial de los niños

Aumenta la presión arterial de los niños

El número de casos de niños que padecen de hipertensión subió de forma notable a consecuencia de una epidemia de obesidad, afirman expertos.

Los expertos aseguran que una "epidemia de obesidad" está afectando a la...
Los expertos aseguran que una "epidemia de obesidad" está afectando a la población infantil de Estados Unidos.

Después de descender de forma constante desde los años 1960s, los diagnósticos de hipertensión temprana y casos de alta presión arterial empezaron a reaparecer entre los niños y adolescentes estadounidenses a finales de los 1980s, cuando la obesidad aparentemente empezó a propagarse de forma rampante, según un análisis de datos obtenidos de más de 30 mil jóvenes en siete sondeos federales.

Si bien el aumento de casos hasta ahora ha sido mínimo -sólo el 1 por ciento de casos de hipertensión temprana y 2.3 por ciento de un diagnóstico de hipertensión completa- el problema se traduce a que cientos de miles de niños podrían desarrollar lo que con frecuencia se convierte en una condición crónica y que dura toda la vida, señaló el Washington Post en su portada el martes.

publicidad

Durante mucho tiempo considerada una enfermedad que afectaba a los adultos de mediana edad y ancianos, la presión alta es la principal causa de un sinnúmero de problemas del corazón, incluyendo ataques cardíacos y derrames –actualmente los principales asesinos del país.

"Esto es un problema mayor para la salud pública", opinó Rebecca Din-Dzietham, de la Escuela de Medicina Morehouse en Atlanta, y quien encabezó el estudio publicado en la edición del 25 de septiembre de la American Heart Association, la principal entidad cardiovascular de Estados Unidos.

"A menos que esta tendencia en alza de la presión arterial es controlada, estaremos enfrentando una explosión de nuevos casos de enfermos cardiovasculares en adultos jóvenes", añadió la experta en una entrevista con el Washington Post.

Con casos de un tipo de diabetes de adultos apareciendo cada vez con más frecuencia en los niños, y más adolescentes desarrollando problemas de colesterol alto, los nuevos resultados representan otra indicación de que la epidemia de obesidad está propagándose en la generación actual de jóvenes, y aumentando el riesgo de padecer enfermedades que afectaron a sus padres y abuelos más tarde en la vida, explicaron los expertos.

"Esto es bastante preocupante", manifestó Elizabeth Nabel, directora del Instituto Nacional del Corazón, Pulmones y Sangre (National Heart, Lung & Blood Institute).

publicidad

"Típicamente en el pasado no comenzábamos a ver problemas de alta presión arterial hasta que la persona cumplía 30 ó 40 años de edad", señaló la experta. "Esto es otro ejemplo que sugiere que la epidemia de la obesidad probablemente se convertirá en una epidemia de enfermedades cardíacas".

Investigaciones previas habían indicado ya que la epidemia de la obesidad estaba haciendo aumentar los niveles de presión arterial entre los niños.

Sin embargo, el nuevo estudio es el primero en documentar que los altos niveles han empezado a transformarse en casos significantemente elevados de alta presión y una condición identificada hace poco como la "pre-hipertensión".

Din-Dzietham y sus colegas analizaron información recopilada en sondeos nacionales entre 1963 y 2002 por el Centro Nacional de Estadísticas de Salud. La entidad federal examinó un total de 29,165 niños y niñas de entre ocho y 17 años de edad.

Los investigadores encontraron que la presencia de obesidad infantil creció un poco pero de forma constante entre 1963 y 1980, cuando empezó a incrementar drásticamente. Afectó a menos del 6 por ciento en 1963, pero a casi el 17 por ciento para el 2002.

La proporción de niños y adolescentes con pre-hipertensión creció de 7.7 a 10 por ciento entre 1988 y 2002, mientras que los casos de hipertensión aumentaron de 2.7 a 3.7, durante ese mismo periodo.

publicidad

Eso representa un aumento del 1 por ciento, pero se traduce en unos 410,150 niños en todo el país, calculó Din-Dzietham.

A diferencia que con los adultos, no existe un parámetro preciso para identificar qué representa alta presión arterial o pre-hipertensión entre los niños. La presión normal varía dependiendo de la edad, el sexo y la estatura.

Por otro lado, además de poner a los niños en riesgo de complicaciones de salud a largo plazo, la presión alta puede tener aún más efectos inmediatos, que requerirían una constante supervisión médica, añadieron los expertos.

"Con frecuencia [padecer de presión alta] los obliga a limitar sus actividades diarias", indicó Melinda Sothern, de Centro de Ciencias de Salud de la Universidad Estatal de Louisiana, en Nueva Orleáns.

"En realidad es algo que les roba de su niñez. Ellos pierden la posibilidad natural de disfrutar de lo que es ser un niños -ser capaces de jugar al aire libre, correr, participar en gimnasia", añadió la académica.

Expertos recomiendan que los niños que padezcan de hipertensión temprana o hipertensión completa sean puestos en régimen de dieta y ejercicios para tratar de reducir su presión arterial a niveles seguros. Si esto falla, entonces podrían recibir medicamentos recetados.

publicidad

"Si los niños están convirtiéndose en hipertensos en su adolescencia, ellos podrían estar comprometiéndose a someterse a un tratamiento para su hipertensión que dure el resto de su vida", puntualizó Nabel.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad