publicidad
.

Auguran sismo para California logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9bfc...

Auguran sismo para California

Auguran sismo para California

Un temblor de al menos 6.7 grados Richter afectará al estado de California, principalmente a la zona sur, en los próximos 30 años.

De mayor intensidad que Northridge

LOS ANGELES, California - El "Estado Dorado" tiene un alto riesgo de ser sacudido por un terremoto de gran magnitud antes del año 2037, declaró un grupo de investigadores como parte de evaluación de las posibilidades de un terremoto a nivel estatal.

El informe divulgado esta semana concluyó que California tiene un 99 por ciento de posibilidades de sufrir un gran terremoto en los próximos 30 años.

"Sencillamente se garantiza que esto va a suceder", dijo el lunes Ned Field, un geofísico de la Inspección Geológica en Pasadena y autor principal de la investigación.

Las nuevas estimaciones revelan que hay un 99.7 por ciento de posibilidad de que un sismo de 6.7 grados Richter o mayor azote el estado en los próximos 30 años, dijeron los investigadores.

Las probabilidades de que suceda este fenómeno son mayores en el sur de California que en el norte del estado, con 97 y 93 por ciento, respectivamente.

Se espera que el temblor pueda causar daños similares o superiores al sismo que sacudió Northridge, en Los Ángeles en 1994, que dejó un saldo de 72 muertos, más de 9 mil lesionados, y daños materiales por valor de $25 mil millones de dólares.

El pronóstico, llamado "Uniform California Earthquake Rupture Forecast" (UCERF), fue realizado por un grupo de científicos de distintas disciplinas, así como ingenieros, gracias a la mejora de los sistemas de medición y una mayor recopilación de datos.

publicidad

"Esto nos ha permitido conocer con más detalle cómo funcionan los terremotos y trabajar con un modelo de previsión más completo", explicó Field, quien a la vez recomendó a los políticos y a los residentes que tengan en cuenta el informe para mitigar los daños del "siguiente terremoto destructivo".

El estudio cuantificó que California tiene un 46 por ciento de posibilidades de que el sismo supere una intensidad de 7.5 grados que afectaría al sur del Estado.

"No podemos predecir exactamente cuándo ocurrirá, pero sabemos con seguridad que va a ocurrir y hay que decir a la gente que esté preparada para lo que pueda pasar", indicó el experto.

"Los daños dependerán de dónde se localice el epicentro, de ahí que no se pueda prever el grado de desastre que deparará, pero calculamos que las consecuencias no serán inferiores al temblor de 1994", afirmó Field.

California es una de las regiones del mundo sísmicamente más activas. Más de 300 fallas cruzan el estado, pues se encuentra sobre las placas tectónicas más grandes del planeta, la del Pacífico y la de Norteamérica.

Se reportan 200 sismos a la semana

Cerca de 10 mil movimientos telúricos sacuden tan solo al sur de California cada año. La mayoría de ellos, sin embargo, son demasiado ligeros como para sentirse.

publicidad

Por eso, según el estudio, la probabilidad de que el movimiento de 6.7 grados o superior afecte al área de Los Ángeles se sitúa en un 67 por ciento y un 63 por ciento en el caso de San Francisco, y el origen podría estar, nuevamente, en la falla de San Andrés.

Los científicos consideraron que este accidente geológico tiene un 59 por ciento de posibilidades de desplazarse y causar un gran terremoto en los próximos 30 años.

La zona norte del Estado se encuentra en zona sísmica más segura de cara a las próximas décadas, según los datos del informe, aunque los científicos no descartan que la zona de subducción de Cascadia, en el fondo oceánico y de más de 685 millas (1,100 kilómetros) de longitud, pudiese crear un temblor de resultados catastróficos.

El estudio deja en un 10 por ciento las posibilidades de que Cascadia origine una sacudida de hasta 9 grados en la escala de Richter.

Desde hace décadas los científicos trabajan para anticipar el llamado "Big One", un movimiento telúrico de intensidad parecida al que en 1906 causó 3 mil muertos en San Francisco y con epicentro en la falla de San Andrés, que aquel año generó una vibración de 7.8 grados de potencia.

El análisis es el primer esfuerzo del Centro Sísmico del Sur de California y el Servicio Geológico de California para estimar las probabilidades de un terremoto a nivel estatal utilizando la información más reciente.

publicidad

Las estimaciones anteriores se centraban en regiones específicas y usaban varias metodologías que hacían difícil compararlas.

Por ejemplo, un reporte realizado en 2003 encontró que la región de la Bahía de San Francisco tenía 62 por ciento de probabilidad de sufrir un terremoto de 6.7 grados de magnitud para 2032. El nuevo estudio aumentó la las probabilidades ligeramente a 63 por ciento para 2037.

Los científicos aún no pueden predecir exactamente la parte del estado en la que ocurrirá el terremoto y cuándo, pero argumentan que el análisis puede ser una llamada de atención a los habitantes para que estén listos para enfrentar un desastre natural en un estado sísmico.

Conocer las probabilidades de un terremoto de gran magnitud es el primer paso para facilitar a los científicos realizar mapas de peligro que muestren el potencial de la gravedad del movimiento terrestre en un área determinada.

La información puede ayudar también a crear códigos y planes de emergencia así como establecer los índices para seguros contra terremotos.

De entre todas las fallas en el estado, la parte sur de la Falla de San Andrés, que va de Parkfield, en el sureste del centro de California, al Mar de Salton, tiene mayores riesgos, de acuerdo con los investigadores.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
La exprimera dama se emociona visiblemente al escuchar el himno nacional de EEUU en la base aérea Andrews.
publicidad