publicidad

Atentado suicida en un mercado en Irak deja un centenar de muertos

Atentado suicida en un mercado en Irak deja un centenar de muertos

Irak lloraba el sábado a las víctimas de un atentado perpetrado la víspera en un mercado de la ciudad iraquí de Jan Bani Saad.

Al menos 97 muertos por explosión en Irak Univision

Irak lloraba el sábado a las víctimas de un atentado perpetrado la víspera en un mercado de la ciudad iraquí de Jan Bani Saad, uno de los ataques más mortales de los últimos meses que dejó al menos 97 muertos y más de un centenar de heridos.

Este atentado suicida perpetrado el viernes con un coche bomba y reivindicado por la organización Estado Islámico es uno de los más sangrientos desde que los yihadistas conquistaron territorios en Irak hace un año.

El ataque, que costó la vida a 15 niños, se produce cuando el país celebra el Eid al Fitr, que marca el final del mes de ayuno del Ramadán.

Las imágenes de horror dejaron huella entre los habitantes de esta ciudad poblada sobre todo por chiitas y situada a 20 km al norte de Bagdad.

"Había gente que ardía en sus coches, porque ninguna ambulancia ni coche de bomberos conseguía llegar hasta ellos", cuenta Muthana Saadun, un empleado de los servicios de limpieza del ayuntamiento que usó su camión de trabajo para apagar las llamas.

El EI reivindicó el atentado en los foros yihadistas, precisando que el coche contenía tres toneladas de explosivos.

Estadounidense planeaba atentado bomba en nombre del Estado Islámico Univision

La explosión causó destrozos cuantiosos y dejó en la calle un cráter de cinco metros de ancho y dos de profundidad.

En medio de restos humanos calcinados, un bulldozer desescombraba la zona, mientras algunos edificios todavía se consumían por el fuego.

Fuentes de seguridad consultadas por Efe aseguraron que las víctimas eran civiles, tanto chiíes como suníes, y la propia ONU denunció esta "masacre destructiva" que causó la muerte de "decenas de familias inocentes mientras se preparaban para celebrar el Aid el Fitr", festividad con la que culmina el mes sagrado de ramadán.

Durante estos días festivos es tradición salir a pasear y a comprar dulces y regalos, y por ello el mercado de Beni Said se encontraba abarrotado en el momento del ataque, uno de los más mortales desde que el EI proclamó en junio de 2014 un califato en los territorios que domina en Irak y en Siria.

publicidad

El portavoz del parlamento iraquí, Salim Al Yaburi, condenó hoy "la explosión criminal atroz" que se registró en la provincia de Diyala, situada al noreste de Bagdad, de población mayoritariamente chií.

Condenas internacionales

El Consejo de Seguridad Nacional (NSC) de la Casa Blanca condenó el "aborrecible" atentado. El portavoz del NSC, Ned Price, subrayó que el ataque "fue dirigido a propósito y de manera perversa contra civiles que celebraban la fiesta del Aid el Fitr, que marca la conclusión del sagrado mes del ramadán".

"Este atentado es otro ejemplo de las atrocidades que el grupo terrorista del EI sigue perpetrando contra el pueblo iraquí", añadió la Casa Blanca.

Price dijo que Estado Unidos seguirá trabajando con el Gobierno iraquí del primer ministro Haider al Abadi para poner fin "a la depravación del EI".

Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó también el atentado y reclamó que se lleve rápidamente ante la Justicia a los responsables.

Ban, en un comunicado de su portavoz, protestó en "los términos más contundentes" contra el ataque. La nota de la ONU expresa el apoyo de la organización a las víctimas y a sus familiares. Además, el secretario general subrayó su solidaridad con la gente y el Gobierno de Irak.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad