publicidad
.

Washington, una ciudad en alerta permanente logo-noticias.6bcb5218ff723b...

Policia patrulla el Capitolio de Washington

Washington, una ciudad en alerta permanente

Washington, una ciudad en alerta permanente

La simbología de la capital estadounidense la pone entre los principales blancos de grupos extremistas de todo el mundo

Policia patrulla el Capitolio de Washington
Policia patrulla el Capitolio de Washington

Maria Luisa Rossel desde Washington 

Los ataques terroristas en París de la semana pasada recuerdan a los ciudadanos de Washington D.C. lo que significa vivir en uno de los principales blancos potenciales de grupos extremistas.

Mientras en la Casa Blanca el presidente estadounidense Barack Obama defiende su política antiterrorista, a pocas cuadras de su Oficina Oval, los ciudadanos saben lo que es lidiar con un enemigo silencioso.

En Dupont Circle, en el corazón de uno de los vecindarios más cosmopolitas de la ciudad, las personas transitan en medio de bares y restaurantes, viendo cómo tras los ataques que se atribuyó el autodenominado Estado Islámico (EI, o ISIS como también se le conoce), los dispositivos de seguiridad se han reforzado notablemente. 

La jefa del Departamento de Policia de Washington DC, Cathy L. Lanier, asegura que decidió movilizar a su personal policial tan pronto como escuchó lo ocurrido en París.

Durante una entrevista en una estación de televisión local (News Channel 8), Lanier dijo que toma todas las amenazas en serio, las verificadas y las no confirmadas.

En un video difundido tras lo ocurrido en París, ISIS promete golpear la capital estadounidense.

El 11 de septiembre de 2001, uno de los aviones secuestrados por comandos de Al Qaeda se estrelló contra el Pentágono, el edificio del departamento de Defensa en el sur de la ciudad, causando la muerte de 125 trabajadores del lugar.

publicidad

Desde entonces, la seguridad en torno a edificios públicos y monumentos de la capital se agudizó y las barricadas y controles policiales se hicieron rutina para los washingtonianos.

“Ansiedad”

La movilización polícial como consecuencia de los atentados en París se siente en Dupont Circle, donde está también una de las estaciones más transitadas del sistema de transporte público subterráneo o Metro. 

Aunque no hay evidencia de alguna amenaza, el sistema de transporte de la ciudad siempre ha sido considerado por potencial objetivo de los terroristas.

“Es evidente que lo que está pasando genera cierta ansiedad. Cualquier incidente se puede transformar en un asunto de seguridad nacional”, dice Mark Sugg, un veterano productor de televisión independiente.

Lea también: Operativo evitó nuevo ataque en París

Desde su oficina ubicada en la zona, rodeada de embajadas, organizaciones sin fines de lucro y centros de estudio, Sugg reconoce que las posibilidades de tener un acto terrorista en la capital son por ahora “remotas”.

Sugg piensa que los estadounidenses deben desarrollar un mejor entendimiento de las causas del extremismo y al mismo tiempo no dejar que los terroristas paralicen a la sociedad.

Pero es un objetivo difícil, como muestra un episodio la mañana del lunes, cuando una mujer atrincherada en un edificio de oficinas del centro de Washington, generó un gran caos vehicular por varias horas en el corazón de la ciudad.

publicidad

La policía acordonó las calles y tras varias horas con la zona paralizada arrestó a la mujer.

Muchos temieron que se tratara de una amenaza violenta, aunque desde temprano las autoridades ya habían advertido  que el evento no tenía relación con extremismo de ningún tipo. 

Aunque las autoridades señalan que no hay amenazas creíbles contra Washington DC, escuelas de Connecticut, Carolina del Sur y Maryland han cancelado sus paseos a la capital como una medida de precaución.

Washington es el destino número uno de los tours educativos que las escuelas alrededor del país organizan cada año, en primavera y el otoño.

En el complejo del Capitolio se puede observar un incremento de la seguridad con más policías.

Si ves algo, di algo

En la principal estación de trenes de la ciudad, Union Station, también se  siente una mayor presencia de efectivos policiales custodiando el sistema de Metro y el de Amtrak, el ferrocarril que conecta Washington con otras ciudades de la costa este como Nueva York y Boston.

“Si has visto algo, di algo”, una frase en inglés y español que se escucha insistentemente en los vagones y se lee en los carteles del sistema subterráneo, parece hoy más relevante que nunca.

Ciro Monteverde, arquitecto de un estudio ubicado cerca de la Casa Blanca, usa el Metro a diario.

“No pienso cambiar mi rutina” dice Monteverde, quien vivió en el Perú durante los ataques terroristas de Sendero Luminoso en la década de los 80.

publicidad

Aunque Monteverde reconoce que hay que ser más cauteloso y estar al tanto de personas sospechosas, asegura que la población no debe dejarse intimidar.

Y por supuesto existen otras medidas de vigilancia que los residentes del área metropolitana de DC no pueden ver, pero que mantienen en permanente alerta a la policía.

Los usuarios deben anticipar inspecciones al azar, para detectar explosivos. Lo mismo ocurre en los aeropuertos de la región que incluyen al aeropuerto Internacional Dulles y el aeropuerto Nacional Ronald Reagan.

Riesgos de una sociedad abierta

Stephen Donehoo, de la firma McLarthy Asociados, experto en temas de seguridad nacional, reconoce que es extremadamente complejo enfrentar la posibilidad de un nuevo ataque en EEUU.

El experto destaca la habilidad que tiene ISIS de cambiar sus sistemas de operación y comunicación para evadir los grupos de inteligencia.

“ISIS está cambiando sus frecuencias de comunicación para no ser reconocidos y están usando nuevos códigos para cifrar sus mensajes”, asegura Donehoo.

Donehoo, un coronel en retiro del ejército estadounidense, recuerda que en este momento hay en Siria miembros del departamento de Defensa encubiertos dando información de inteligencia a las fuerzas locales y a EEUU.

Sobre los controles de seguridad en las calles de la ciudad, Donehoo admite que “es el costo que debemos pagar por ser una sociedad abierta”.

Relacionado
Policías
Las claves de los ataques en París
Tres equipos coordinados de atacantes, armados con explosivos y armas automáticas, llevaron a cabo los ataques


 

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad