publicidad
Memorial a las víctimas de los ataques en París.

La plaza de París que se resiste al miedo

La plaza de París que se resiste al miedo

La policía custodia el lugar las 24 horas del día. Al menos 30 efectivos uniformados se distribuyen por todo el perímetro.

Memorial a las víctimas de los ataques en París.
Memorial a las víctimas de los ataques en París.

Por Antonio Fernández Nays @afnays / Enviado especial a París

Alberto Macías se enteró el sábado pasado de la muerte en Le Bataclan de un vecino suyo, padre de un compañero de escuela a la que asiste su hijo, el Instituto Rosa Park.

Vincent Detoc fue una de las 89 víctimas del ataque armado perpetrado el pasado viernes a las 9:30 pm en la sala de conciertos del distrito once de París por parte de tres terroristas, cuando se presentaba un concierto de la banda Eagle of Death Metal.

Detoc era arquitecto, músico, padre de dos niños  y “muy activo en asuntos de la comunidad de Chantilly”, dice a Univision Noticias Alberto Macias en la plaza de la República la mañana de este martes, un sitio que se ha transformado en la referencia de los homenajes a las víctimas de la acción terrorista cometido por el Estado Islámico.

Español de 46 años de edad, con nacionalidad francesa, este vecino de Chantily, un barrio situado al norte de París, se armó de coraje para contarle el domingo la noticia a su hijo.

“Le rendimos un homenaje a Vincent frente al instituto. Era muy querido en la comunidad y en la escuela. Mi hijo está muy triste porque lo conocía bien por la amistad con el niño de él”, añade Macías.

Como el de este español-francés, la plaza de la República ha sido escenario donde periodistas de todos los países se han instalado para recoger y transmitir información de personas que ofrecen testimonios personales, de parientes o amigos relacionados con los tráficos sucesos.

La policía custodia el lugar las 24 horas del día. Al menos 30 efectivos uniformados se distribuyen por todo el perímetro y en las salidas del metro y se hace patrullaje permanentemente.

El arribo de gente de todas las nacionalidades es constante. Sobre todo por las noches cuando las personas salen de sus trabajos y se suman al homenaje colectivo.   

El domingo, cuando una falsa alarma nocturna dispersó a los personas de la plaza cerca de una hora, había un grupo que ofrecía abrazos a cualquier interesado.

Este martes, frente al monumento de la República, un predicador vestido totalmente de blanco abría sus brazos en cruz y cerraba sus ojos. Un artista urbano extendía una pintura con un puño cerrado de color rojo.

La gente recorre en redondo el monumento, enciende velas, toma fotografías, detalla los mensajes, escribe alguno, deja flores, se conmueve.

“París no cede, no al miedo” (“Paris pas céde. Pas a la peur”) dice un mensaje escrito en el suelo, uno de incontables mensajes similares con los que los parisinos han plantado cara a uno de los más sangrientos y descarnados ataques terroristas de la historia reciente de Francia.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad