publicidad
Manuela Londoño vive al lado del restaurante donde se produjo uno de los ataques.

"Esto es la guerra", relatan testigos de los ataques

"Esto es la guerra", relatan testigos de los ataques

Testigos que presenciaron los ataques de París que dejaron al menos 120 muertos relatan lo que vieron.

Como un "escenario de guerra" describió un testigo uno de los ataques simultáneos que se produjeron en la noche de este viernes en París y que han dejado al menos 120 muertos.

Los incidentes se registraron en el bar Le Carillon, la sala de conciertos Le Bataclan -donde se tuvo lugar una toma de rehenes- y en los alrededores del Estadio de Francia, en la capital francesa. 

Lea también: Al menos 40 muertos en ataques simultáneos en París

Univision Noticias recoge algunos de los testimonios de quienes presenciaron los ataques:


"Estaba en la platea, en la parte delantera; había un concierto donde la música estaba muy alta; oí tiros, me di la vuelta y vi a una persona con una gorra que se caía en la puerta del fondo y venía en mi dirección. La gente empezó a caerse y a tirarse al suelo", le dijo un testigo al diario Le Figaro que estaba en la sala Le Bataclan, donde se presentaba la banda estadounidense Eagles of Death Metal. 

"Pensé que el chico que estaba a mi lado estaba muerto y creo que es así. Yo corrí, salté una barrera y salí en un momento de confusión después de que comenzara el caos", apuntó el testigo que dijo haberse refugiado en una cafetería cercana. 

"Esto es la guerra, todo esto acaba de pasar, sólo oímos sirenas y estamos esperando a que nos evacúen y se acabe este calvario", añadió.

publicidad

"Logramos huir, esquivamos los disparos. Había mucha gente por todas partes en el suelo”, dijo otro testigo a France Info.

" En pleno concierto, unos chicos llegaron y empezaron a disparar al nivel de la entrada. Dispararon de lleno en medio de la locura, gritando ‘allahou akbar’ (Alá es grande) con los fusiles. El concierto se paró, todo el mundo se tiró al suelo y ellos continuaban disparando a la gente", relató.

Un periodista de Europa 1 presente en la sala de conciertos contó en el sitio de la radio: "Dos o tres individuos no enmascarados ingresaron con armas automáticas de tipo Kalashnikov y comenzaron a disparar a ciegas a la multitud". 

"El ataque duró unos diez, quince minutos. Fue extremadamente violento y hubo una ola de pánico, todo el mundo corrió a la escena, se registraron pisoteos. Los atacantes tuvieron tiempo de recargar al menos tres veces. No estaban enmascarados, dueños de sí mismos. Eran muy jóvenes", acotó.

"Hay mucha gente aquí. No sé qué pasa", dijo otra testigo que se identificó como Anna a la televisión francesa BFM TV, a las afueras de la sala de conciertos Bataclan, de donde logró salir en medio de la confusión. "Es horrible. Aquí hay un cuerpo. Es horrible".

Según un testimonio recogido por la emisora de radio France Info, los autores del ataque en la sala Le Bataclan gritaron "Alahu Akbar" (Alá es el más grande) mientras disparaban a los asistentes al concierto. 

publicidad

 Algunos de los supervivientes de la sala contaron que los ejecutores dijeron que "la culpa es de Hollande (el presidente francés), no tiene que intervenir en Siria", según un testimonio citado por AFP.

Una colombiana relata la pesadilla

Había tantos disparos que no sabía si eran juegos pirotécnicos. Apagué las luces, cerré las ventanas y me hice a una esquina hasta que pararon. Fue muy asustador”.

Para Manuela Londoño, una colombiana de 28 años que estudia una maestría en París, la noche del viernes fue como una pesadilla.

Londoño vive en el distrito 11 de París, al lado de Le Carillon, el restaurante donde ha tenido lugar uno de los ataques simultáneos que han sembrado de pánico la capital francesa.  

Manuela Londoño vive al lado del restaurante donde se produjo uno de los...
Manuela Londoño vive al lado del restaurante donde se produjo uno de los ataques.

Un testigo que estaba en el restaurante relató cómo un sujeto armado con una kalashnikov comenzó a disparar a los comensales entre los gritos de la gente. Cuando acabaron los disparos, el testigo citado por Le Figaro pudo contar una decena de cuerpos.


Cuando dejó de oír los tiros, la colombiana Londoño  miró fuera del balcón de su casa y vio a gente corriendo en el lugar donde habían tenido lugar los disparos.

“Había mucha confusión. Llegaron muchas ambulancias y acordonaron la zona”, afirma la joven, aún con las luces de su casa apagadas para sentirse más segura, en conversación telefónica con Univision Noticias.

Pero no supo realmente la magnitud de lo que había sucedido hasta que pudo buscar información en las redes sociales.

publicidad

“Los medios no decían nada y en Twitter empezaron a entrar los mensajes de lo que estaba pasando”, afirma Londoño, quien ya ha podido hablar con su familia y sus amigos para informarles que está bien.

La joven también habló con una amiga mexicana que tenía entradas para ver al grupo californiano Eagles Of Death Metal en la sala de conciertos Le Bataclan, donde tuvo lugar el peor de los ataques, que dejó más de cien muertos.

“Estaba yendo al concierto y cuando llegó a la parada de metro se tuvo que devolver porque no la dejaron salir”, dice Londoño aliviada. “Pero s u novio tiene un amigo que estaba dentro y estaba contando a través de las redes sociales lo que estaba pasando y no ha vuelto a publicar nada”.

Y pese a que los ataques parecen haber acabado, la sensación de inseguridad sigue.

“Todos estamos en toque de queda. La calle ya est á bastante vacía. Hay un ambiente de mucha confusión y susto. La gente no sabe muy bien qué ha pasado". 

Ella, por el momento, prevé quedarse unos días en casa como hizo tras los ataques al semanario Charlie Hebdo en enero, que también le tocó vivir.

"Nos vamos de nuestros países buscando sitios más seguros y no eso no es lo que estamos viendo", lamenta.


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad