publicidad

¿Asquerosos pero altamente nutritivos?

¿Asquerosos pero altamente nutritivos?

Comer insectos se ha vuelto una práctica cada vez más popular por ser nutritiva, sostenible, y ahora hasta se vende en barritas.

Comer insectos se ha vuelto una práctica cada vez más popular por ser nutritiva, sostenible, y ahora hasta se vende en barritas.


A nivel mundial se consumen cerca de 2000 tipos de insectos, incluyendo chapulines en México, hormigas en Colombia, cucarachas en Tailandia y ahora grillos en Utah.


Pat Crowley es el creador de Chapul, una empresa que fabrica barritas de proteína y un entusiasta defensor del consumo de insectos.


"Mucha mucha proteína y una proteína muy buena," dice Pat, un apasionado defensor de los insectos.

Insectos: ¿Feos pero nutritivos? Univision Television Group

En la cultura occidental los insectos son vistos con repulsión, pero muchas culturas alrededor del mundo no solo los consumen sino que hasta los consideran una exquisitez. Por ejemplo, muchos tailandeses describen orgullosos a los insectos fritos como sus “papas fritas”.


Crowley insta a las personas a los llevarse por las apariencias y pensar en los beneficios de consumir insectos.


“La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación realizó un estudio donde confirmó que los insectos son ricos en proteínas, calcio, hierro y zinc,” asegura el empresario.


Según el, la alimentación a base de insectos es además sostenible, con lo cual puede ayudar a proteger el planeta.


"Consume mucho menos agua, mucho menos tierra. No necesita mucha tierra para crecer muchos grillos," explica Crowley, quien es un hidrólogo de profesión, cree firmemente que cambiando nuestra dieta, podemos ayudar a nuestro planeta.

publicidad


El truco para hacer este alimento más apetecible, según Crowley, es disfrazar el producto, para que las personas no vean el insecto. Es por eso que en el proceso para hacer las barritas, los grillos se lavan, cocinan y muelen hasta crear una harina que es la base de la mezcla.


Por ahora, chapul solo trabaja con harina de grillo, pero también tiene planes para el futuro.


"Queremos también introducir más insectos, no solo en las barras y la próxima creo que será el chapulín."

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad