publicidad
.

Así duermes, así engordas logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9bfc7be3...

Las malas costumbres que reinan a la hora de dormir aumentan kilos a tu silueta.

Así duermes, así engordas

Así duermes, así engordas

Para controlar el peso corporal y evitar que sea excesivo cuida las costumbres que reinan en tu dormitorio.

Las malas costumbres que reinan a la hora de dormir aumentan kilos a tu...
Las malas costumbres que reinan a la hora de dormir aumentan kilos a tu silueta.

¿Acostumbra dormir demasiadas horas, o al contrario descansas poco tiempo por la noche? De su respuesta no sólo depende la cantidad de energía vital y el buen ánimo con los que cuente al día siguiente después de levantarse por la mañana, sino también la cantidad de kilos que se acumulan en su organismo. El nexo entre la calidad del sueño de una persona y el riesgo de que sufra obesidad, parece ser cada vez más consistente, de acuerdo a las últimas investigaciones, que sugieren que quienes duermen menos de siete horas o más de nueve por noche, aumentan más kilos a lo largo del tiempo.Para adelgazar o prevenir el aumento de peso hay que hacer ejercicio y comer bien, pero "dormir también es importante", según el doctor Angelo Tremblay, de la Universidad Laval, en Quebec, Canadá, autor principal de un estudio con 276 hombres y mujeres durante seis años.El estudio, centrado en adultos de entre 21 y 64 años de edad, registró las medidas de su constitución física así como la duración de su sueño. A lo largo de seis años, los expertos compararon las variaciones de la grasa corporal entre tres grupos de participantes clasificados entre quienes tuvieron un sueño corto (de cinco a seis horas), medio (de siete a ocho horas) y largo (de nueve a diez horas). Así comprobaron que quienes duermieron durante menor y mayor tiempo ganaron 1,98 kilogramos y 1,58 kilogramos más, respectivamente, que aquellas personas con un sueño de duración media. Y tú, ¿Qué vicios tienes a la hora de dormir? Opina

Las posibilidades de desarrollar

publicidad

obesidad se elevaron un 27 por ciento en quienes dormían más y un 21

por ciento en aquellos que dormían menos, comparados con aquellas

personas con un sueño de duración media.Además de sumar más

kilos, los que duermen menos o más que la cantidad de horas

recomendadas, sufren un mayor aumento de la masa grasa y la

circunferencia de cintura, y son más propensos a aumentar cinco kilos o

más e, incluso, a convertise en obesos.Según Tremblay, dormir

mucho o muy poco altera el control del apetito porque disminuye la

leptina, la hormona que reduce el hambre, y aumenta la grelina, la

hormona que lo estimula.Investigaciones anteriores ya habían

descubierto un vínculo entre las pocas horas de sueño y el aumento de

peso, pero no habían arrojado resultados tan específico como ahora.Este

trabajo ha encontrado una relación muy sólida entre el descanso de

corta duración y el aumento de peso en los niños, y sugiere que dormir

poco supera al sedentarismo y al uso de la televisión como factor de

publicidad

riesgo de obesidad infantil, según el doctor Tremblay.De

acuerdo a los investigadores, este fenómeno hace aconsejable añadir la

duración del sueño a la lista de factores ambientales que influyen en

la ganancia de peso y en la obesidad. Para prevenir la

obesidad también sería importante incluir el asesoramiento sobre

higiene del sueño entre las medidas de estilo de vida destinadas a

controlar el sobrepeso, además de fomentar el seguimiento de una dieta

sana y la actividad física regular, según los estudiosos de la

universidad canadiense.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
La exprimera dama se emociona visiblemente al escuchar el himno nacional de EEUU en la base aérea Andrews.
publicidad