publicidad

arresto george torres

arresto george torres

George Torres-Ramos, uno de los empresarios más misteriosos de LA, fue encarcelado bajo cargos de asesinato, extorsión y otros.

arresto george torres bfafe0ebc2fb48209e35a6ad4444bfc2.jpg

Un historia de éxito manchada

LOS ANGELES - George Torres-Ramos, el magnate de los supermercados Número Uno, fue encarcelado bajo cargos federales de hacer negocios ilegales, chantaje, autoría intelectual de varios asesinatos y soborno a funcionarios públicos.Torres, de 50 años, fue encarcelado el miércoles junto con el comisario de planeación Steve Carmona y George Luk, miembro de la Comisión de la Autoridad del Centro de Convenciones y Exhibiciones de Los Ángeles. La acusación cita a otras cinco personas adicionales, dijo a City News Service el asistente de la fiscalía federal Timothy Searight.

Carmona y Luk fueron puestos en libertad bajo fianza; Torres permanecerá encarcelado hasta que transcurra una audiencia para establecer su fianza la semana entrante.

publicidad

El acta de acusación de 60 páginas cita evidencia basada en intercepciones electrónicas y aduce al asesinato de pandilleros, golpizas en estacionamientos, intimidación de un supermercado rival, robo de cargamentos y otros crímenes presuntamente cometidos en los últimos 20 años.

El documento también busca la pérdida de derechos inmobiliarios en distintas áreas de Los Ángeles valuados en al menos $109 millones.

Las autoridades ya incautaron $1.25 millones en cuentas de banco y 60 automóviles que Torres guardaba en una bodega. Once tiendas Número Uno en el sur de Los Ángeles, San Pedro, Monterrey Park y El Monte fueron tomadas por agentes del Mariscal, reportó el  Los Angeles Times.

El diario también informó que las tiendas de Torres han sido reconocidas por proveer productos frescos en áreas pobres que habían visto a varios negocios retirarse después de los disturbios de 1992.

Torres comenzó su imperio con un carrito de comida en las esquinas de varios barrios pobres del centro de Los Ángeles. Años después logró amasar tiendas y varias propiedades inmobiliarias en distintas áreas de la ciudad. Documentos de la Oficina Antidrogas de EU (DEA) estiman la fortuna de Torres en $300 millones, reportó el semanario LA Weekly.

Sangre y corrupción

Los antecedentes penales de Torres ya incluyen varios cargos de posesión ilegal de armas; también fue identificado como sospechoso en dos casos de asesinato en los 90.   

publicidad

En relación a Carmona, los fiscales acusan a Torres de haber sobornado al entonces comisario con un apartamento, una camioneta, dinero y boletos a un juego de los Lakers a cambio de ayuda para asegurar un permiso de venta de cerveza y alcohol en su mercado de la calle Alvarado. El acta también cita a Luk siendo sobornado con el mismo propósito.

Pese a los esfuerzos de ambos, el permiso nunca fue aprobado.

Mark Werksman, abogado de Carmona, dijo a CNS que "Mi cliente está siendo arrastrado en una pesquisa de cargos exagerados y magnificados y está siendo abultado en esta acta porque ha sido asociados con George Torres", dijo Werksman.

Presuntamente, Torres ordenó en mayo de 1993 el asesinato de un miembro de la pandilla Primera Flats para vengar la ejecución del empleado de seguridad Salvador Puga. También, dice el documento, ordenó en febrero 1994 la matanza de un miembro de la Mexican Mafia que trataba de cobrar una "cuota" de protección.

Para esos asesinatos, Torres habría contratado los servicios criminales del narcotraficante Ignacio Meza, quien según la acusación, robó medio millón al magnate. Los fiscales alegan que Torres se encontró con otro traficante en su rancho en Santa Ynez para ordenar la ejecución de Meza, quien está desparecido y se presume muerto.

Otros cargos contra Torres incluyen: extorsión de presuntos rateros de tienda; golpiza a un supervisor de tienda en El Monte y pagos fuera de nómina.

publicidad

Torres es conocido por su asociación con Horacio "Carlos" Vignali, quien a finales de la década de los 90 cabildeó a funcionarios en todos los niveles de gobierno y al cardenal Roger Mahony para que instaran al presidente Bill Clinton a otorgar clemencia a su hijo, Carlos Vignali Jr., encarcelado por cargos de narcotráfico.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad