publicidad

Arpaio se defiende de informe federal que lo acusa de discriminación

Arpaio se defiende de informe federal que lo acusa de discriminación

Arpaio se defendió de un informe divulgado por el Departamento de Justicia que lo acusó de "políticas discriminatorias" contra latinos.

TUCSON, Arizona -- El alguacil del condado Maricopa, Joe Arpaio, se defendió de un informe divulgado por el Departamento de Justicia de Estados Unidos que acusó de "políticas discriminatorias" contra latinos, por parte de su oficina.

Durante una rueda de prensa en su oficina en Tucson, el polémico alguacil aseguró ser víctima de una "cacería de brujas" por parte del Gobierno federal que está haciendo todo lo posible para que su oficina "no aplique leyes de inmigración".

"Es un día muy triste para Estados Unidos", sostuvo Arpaio. "Con esto, el presidente Barack Obama debe poner su propio anuncio en la frontera que diga 'bienvenidos todos los indocumentados'", añadió.

El Departamento de Justicia dio a conocer los resultados de una investigación de tres años que concluyó con que existen indicios de prácticas de perfil racial contra hispanos incluidas detenciones, arrestos y ordenes de detención, entre otras irregularidades.

Rodeado de sus ayudantes y abogados, el alguacil expresó su malestar ante el anuncio hecho posteriormente por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de dar por terminada su cooperación bajo el programa 287g y restringir su participación en Comunidades Seguras.

El programa 287g permite que las autoridades locales y estatales colaboren con el Gobierno federal en la detención y expulsión de inmigrantes indocumentados.

publicidad

Mientras, el de Comunidades Seguras permite identificar a inmigrantes "deportables" en las cárceles locales, estatales y federales.

Arpaio sostuvo que continuará aplicando las leyes del estado de Arizona ya que, señaló, para eso fue elegido por los votantes y enfatizó que la decisión del DHS significa que los indocumentados ya no serán detenidos y serán dejados en libertad.

El DHS afirmó que continuará haciendo cumplir las leyes de inmigración federales en el condado de Maricopa, para centrar sus esfuerzos en extranjeros criminales, personas que crucen ilegalmente la frontera y las que reincidan en violaciones a las leyes migratorias y empleadores que contraten a indocumentados a sabiendas.

En opinión del alguacil, estas acusaciones en su contra tienen motivaciones políticas con miras a las elecciones presidenciales de próximo año.

"Está bien que traigan el problema de la inmigración indocumentada a flote, pero no me utilicen a mí para hacerlo", argumentó.

Al ser cuestionado sobre las acusaciones en su contra, Arpaio se negó a contestar si su oficina practica el perfil racial en detenciones en contra de conductores hispanos alegando que no ha tenido tiempo para revisar los resultados de la investigación federal.EFE

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad