publicidad

Arnold Prieto, el primer preso ejecutado del 2015 en Texas

Arnold Prieto, el primer preso ejecutado del 2015 en Texas

Esta tarde se ejecutó a Arnold Prieto, quien fue condenado por los asesinatos en los que se vio involucrado en 1993.

Ejecutan al primer preso de Texas del 2015 /San Antonio: KWEX

Después de casi 22 años y una serie de recursos denegados, el hispano Arnold Prieto se convirtió en el primer prisionero de Texas ejecutado en 2015.

Prieto, de 41 años, fue declarado muerto a las 18:31 hora local, convirtiéndose así en la primera persona ejecutada bajo la vigilancia de gobernador de Texas, Greg Abbott.

Fue condenado a muerte por el asesinato de tres ancianos cometido en septiembre de 1993, cuando los hermanos Jesse y Guadalupe Hernández le propusieron asaltar la casa de unos tíos abuelos que vivían en San Antonio y que supuestamente tenían 10 mil dólares escondidos en un armario.

La mañana del 11 de septiembre de 1993, tras consumir una gran cantidad de cocaína, los tres se presentaron en casa de los tíos abuelos de los hermanos Hernández, Rodrigo y Virginia Rodríguez.

Después del desayuno que les preparó amablemente Virginia, los tres se pusieron manos a la obra y asesinaron a ella, a Rodolfo, y a una amiga del matrimonio que vivía con ellos, Paula Morán, de 90 años.

Los asesinos no encontraron el dinero que buscaban y se conformaron con algunas joyas y 300 dólares en efectivo.

Durante meses la policía buscó pistas sobre dicho crimen, hasta que dieron con los tres sospechosos.

De acuerdo con el Austin Chronicle, tras cuatro horas de interrogatorios Prieto presentó una declaración a la policía detallando sus conexiones con los hermanos Hernández y el largo camino que les llevó a irrumpir en la casa de los Rodríguez.

publicidad

Jesse había conocido a Prieto unos meses antes, tras empezar a salir con la hermana pequeña de éste, a la que dejó embarazada.

Por el crimen cometido Jesse Hernández fue condenado a cadena perpetua debido a que era menor de 17 años, mientras que la justicia exoneró a Guadalupe (hermana de Jesse) por falta de evidencia.

Prieto había rechazado originalmente un acuerdo con la fiscalía para cumplir una condena de por vida, a cambio de testificar en contra de uno de sus presuntos compañeros, sin embargo se convirtió en el único en recibir la pena de muerte.

"Hubo una salida", recordó Michael Bernard, uno de los abogados litigantes de Prieto. "No pudimos llegar allí", agregó.

Al menos una docena de ejecuciones están programadas en Texas en los próximos meses, incluyendo dos para la próxima semana. El año pasado, 10 presos condenados recibieron inyecciones letales de pentobarbital.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad