publicidad
Desfile militar en Pyongyang.

Por qué un pequeño país como Corea del Norte supone una gran amenaza

Por qué un pequeño país como Corea del Norte supone una gran amenaza

La retórica bélica entre Washington y Pyongyang ha aumentado hasta tal punto en las últimas horas que todo pareciera indicar que el uso de la fuerza está a la vuelta de la esquina. Explicamos qué hace tan peligrosa a una nación tan pobre y limitada en recursos.

Diez peculiaridades del dictador de Corea del Norte que muestran su extraño carácter Univision

Destacadas figuras del gabinete del presidente Donald Trump han dicho en el curso de un mes que todas las opciones están sobre la mesa frente a Corea del Norte que, pese a la advertencia, ha seguido probando sus misiles balísticos y puede estar cerca de llevar a cabo su sexto ensayo nuclear.

Tanto el secretario de Estado, Rex Tillerson, como el vicepresidente, Mike Pence, afirmaron que la llamada política de la "paciencia estratégica" llegó a su fin, es decir, que caducó la posibilidad de seguir experimentando con nuevas sanciones económicas contra el régimen de Kim Jong-un y de entablar nuevas vías de negociación para lograr lo que Estados Unidos ha soñado por años: la desnuclearización de Corea del Norte.

publicidad

Ahora más que nunca se comprueba la advertencia que hizo el presidente Barack Obama al dejar la Casa Blanca: la principal amenaza que debe enfrentar Trump en el escenario internacional es cómo lidiar con el régimen de Pyongyang.

En las últimas horas la retórica bilateral ha alcanzado un punto al que no se llegaba desde que Japón fue sede de conversaciones multilaterales durante el gobierno de Bill Clinton para desactivar una crisis similar en la península coreana.

La más clara fue cuando este lunes Pence afirmó en una visita sorpresa a Seúl que Corea del Norte haría bien en no poner a prueba la resolución del presidente Trump y más grave aún, la posibilidad de que apele al uso de la fuerza.

Esto se debe a que el estrangulamiento económico al que ha sido sometido el régimen norcoreano durante años no ha surtido efectos, a tal punto de que sigue llevando a cabo pruebas de misiles y ensayos atómicos bajo tierra, muy diferente a lo ocurrido en Irán, que tuvo que ceder a inspecciones y al desmantelamiento de su programa de enriquecimiento de uranio por las consecuencias que generaron las sanciones económicas, especialmente las que tuvieron como blanco su industria petrolera.

Más problemas que soluciones

El elemento que hace en estos días más cercano el uso de la fuerza contra Corea del Norte es que ese régimen se apoya en su poder de disuación nuclear para negociar, algo de lo que depende su completa existencia.

publicidad

Sin embargo, un ataque contra Corea del Norte acarrearía más problemas que soluciones, según estiman una gran cantidad de expertos en temas de seguridad y cooperación internacional.

Corea del Norte ya ha logrado desarrollar sus misiles de corto y mediano alcance y puede desplegarlos en diferentes puntos de su territorio sin ser detectados.

Esto y que la capital de Corea del Sur, Seúl, está a pocas millas de distancia de la frontera entre las dos Coreas agrega muchos más riesgos: en esa urbe viven más de 25 millones de personas y ni siquiera un ataque a gran escala contra el régimen de Pyongyang podría evitar que al menos un emplazamiento de misiles norcoreano sea capaz de dar en el blanco.

Estas posibles amenazas se extienden también a Japón, donde existen bases militares estadounidenses.

Pese a que aún no se ha confirmado que Corea del Norte ya logró miniaturizar su bomba atómica, con lo que la carga podría ser colocada en un misil, estos sin embargo pueden llevar carga explosiva convencional. Su lanzamiento simultáneo podría burlar también el sistema antimisiles THAAD, recientemente desplegado por Estados Unidos en Corea del Sur.

Pero las señales más preocupantes han venido de la retórica bélica bilateral. Desde la sede de Naciones Unidas en Nueva York, el embajador adjunto de Corea del Norte, Kim In Ryong, advirtió de una posible conflagración atómica como reacción al despliegue del portaaviones estadounidense USS Carl Vinson en aguas surcoreanas.

publicidad

Esto "ha creado una situación peligrosa en la cual una guerra termonuclear podría desatarse en cualquier momento en la península e imponer una seria amenaza a la paz y seguridad mundial".

Paralelamente, el vicecanciller norcoreano Han Song-Ryol dijo este lunes a la BBC que el país continuará "realizando más pruebas de misiles semanalmente, mensualmente y anualmente".

Naciones Unidas está claramente alarmada por esta coyuntura: "Estamos profundamente preocupados por el incremento de las tensiones en la península coreana. Estamos haciendo un llamado para que redoblen sus esfuerzos diplomáticos", dijo el portavoz del organismo mundial Stephane Dujarric.

Relacionado
Una mujer camina frente a una pantalla de televisión en la que era trans...
Corea del Norte desafía a EEUU y asegura que lanzará misiles de prueba cada semana
En una entrevista con la BBC, el viceministro de relaciones exteriores aseguró que pese a las advertencias de EEUU de que tienen todas las opciones sobre la mesa, continuarán probando sus armas.
La inesperada visita de Mike Pence a la tensa frontera de Corea del Norte (FOTOS)
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad