publicidad

Anuncian racionamiento de agua por periodos de 48 horas

Anuncian racionamiento de agua por periodos de 48 horas

Anuncian un plan de racionamiento de dos días para los abonados

Embalse Carraizo seco

PUERTO RICO - El presidente de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) Alberto Lázaro Castro, anunció el domingo un plan de racionamiento de dos días para los abonados que se suplen de la planta de filtros Sergio Cuevas, la cual abastece el embalse Carraízo.

La extensión de días del racionamiento, que desde el 13 de mayo era de 24 horas, responde a que el embalse continúa en descenso ante la sequía.

El presidente de la AAA sostuvo que añadirán dos mil clientes de áreas de Carolina a la zona B, que representan 600 mil galones de agua de consumo.

Los municipios que se han afectado con el racionamiento son Trujillo Alto, Carolina, Canóvanas y algunas partes de San Juan, que componen un total de 160 mil clientes.

De este modo, la mayor parte del área metropolitana estará dos de cada tres días sin agua, un medida de racionamiento que busca hacer frente a un situación de escasez única en las dos últimas décadas y que se podría prolongar durante meses.

"Tenemos que asumir que esto se va a comportar como en 1994", cuando el racionamiento derivado de una histórica sequía "duró cinco meses", advirtió hoy el presidente de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA), Alberto Lázaro, en una conferencia de prensa en la que anunció las nuevas medidas para hacer frente a la escasez de agua.

publicidad

Si gran parte de la ciudadanía que vive en el área metropolitana de San Juan -con excepción de las turísticas zonas del Viejo San Juan y Condado, entre otras- ya lleva cerca de un mes con racionamientos de 24 horas, a partir del próximo miércoles los cortes de agua se prolongarán por 48 horas.

Este corte se debe a la falta de agua en el embalse de Carraízo y se extenderá durante 48 horas, para luego recuperar el suministro durante 24 horas y volver a sufrir un nuevo corte de 48 horas, y así sucesivamente.

Además de las zonas que ya se estaban viendo afectadas (con unos 180.000 usuarios afectados), las autoridades puertorriqueñas anunciaron hoy la incorporación de nuevos barrios, que hasta ahora se habían salvado de los cortes.

Otros dos embalses de la isla, los de Cidra y La Plata, también están en observación y no se descarta que puedan decretarse también cortes para las áreas a las que suministran aguas.

Lázaro insistió una vez más en pedir la máxima contención en el uso del agua "para no llegar a tener que tomar medidas más drásticas".

"Recordemos que los pronósticos de lluvia para el verano son muy bajos, por lo que es momento de usar el agua solo para lo esencial", añadió respecto del próximo comienzo de la temporada de lluvias en la isla, que ya tendría que estar dejando más precipitaciones de las registradas hasta el momento.

publicidad

El subdirector del Servicio Nacional de Meteorología (SNM) en San Juan, Ernesto Morales, señaló esta semana a Efe que las previsiones para los dos próximos meses no son muy halagüeñas, ya que se esperan precipitaciones por debajo de lo habitual.

Morales aclaró que la escasez de lluvias podría estar ligada a los efectos de El Niño, fenómeno climático relacionado con el calentamiento del Pacífico oriental que se manifiesta de forma cíclica y que en el Caribe tiene como consecuencia un tiempo más seco.

El meteorólogo dijo que está previsto que en los próximos meses vientos cortantes procedentes del oeste alojados en capas medias y altas de la atmósfera, actúen como barrera a la entrada de ciclones, lo que hace prever menos lluvia de lo habitual en el Caribe.

El último informe del Monitor de Sequía de EE.UU. difundido esta semana indica que el 55 % del territorio de Puerto Rico, una isla en la que viven un total de cerca de 3,6 millones de habitantes, está afectado por un periodo anormalmente seco.

Así, más de 900.000 habitantes viven en áreas afectadas por la situación anormalmente seca y cerca de 200.000 hogares y negocios del área metropolitana de San Juan sufren algún tipo de racionamiento en el suministro de agua potable.

La falta de lluvias en Puerto Rico no es nueva en la isla caribeña y vivió su último episodio destacado entre 1994 y 1997, lo que provocó unas pérdidas de cerca de 300 millones de dólares.

publicidad

Hace más de 50 años también se registró una dramática falta de lluvias, entre 1964 y 1967.

Además, cada vez son más las voces que critican que, a la escasez de lluvias, se suma el problema de la falta de inversión en el mantenimiento y dragado de los embalses, lo que hace que estos reduzcan su capacidad de almacenaje hasta en un 50 %.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad