publicidad
Una ballena de corta edad aparece muerta en la playa de Santa Mónica

Hallan una ballena muerta en la playa de Santa Mónica

Hallan una ballena muerta en la playa de Santa Mónica

El animal era recién nacido, pero ya pesaba 1,200 libras y medía 10 pies

Una ballena gris de corta edad, de 10 pies de longitud y 1,200 libras de peso, apareció muerta este martes en la playa de Santa Mónica, según informaron los socorristas del Departamento de Bomberos del condado de Los Ángeles a través de su cuenta de Twitter.

El cetáceo, que en su madurez puede alcanzar un tamaño superior a los 45 pies y pesar más de 100,000 libras, fue arrastrado por el oleaje hasta la orilla cerca de la torre 12 de salvamente, situada al norte del popular embarcadero.

Según los socorristas, el equipo de mantenimiento de la ciudad de Santa Mónica se desplazaron hasta el lugar y retiraron al ánimal sin vida. Expertos del Museo de Historia Natural de Los Ángeles se encargarán de tomar muestras de la ballena para determinar la causa de la muerte.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En su primer mitin político desde que asumió la presidencia, Trump arremetió contra la prensa, su oposición política, entre otros. Sus seguidores aseguran que el mandatario cumplirá todas sus promesas de campaña.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
Something as everyday as walking to the supermarket becomes a risk students like Jose Reza can no longer take. The possibility alone that police departments can share information with immigration agencies has immigrant communities across the nation on high alert, especially at universities.
Una actividad cotidiana, como ir al supermercado, ahora es un riesgo que Jose Reza no puede darse el lujo de tomar. La sola posibilidad de que la policía pueda compartir información con las agencias de inmigración tiene en alerta a las comunidades de inmigrantes, sobre todo en las universidades.
publicidad