publicidad
.

American Apparel tendra que despedir a unos 1,500 por no pasar auditoria...

American Apparel tendra que despedir a unos 1,500 por no pasar auditoria migratorica

American Apparel tendra que despedir a unos 1,500 por no pasar auditoria migratorica

Una inspección de las autoridades migratorias reveló que unos 1,600 empleados no contaban con permisos laborales en EU.

Una compañía de inmigrantes

LOS ÁNGELES, California – Unos 1,500 empleados de la compañía de ropa angelina American Apparel – que el jueves reportó una caída anual de 20 por ciento en las ventas en sus tiendas – podrían perder sus empleos este mes a causa de su estatus migratorio, reportó un diario local.

Hasta el 31 de agosto, American Apparel empleó a 10 mil personas y operó más de 275 tiendas en 20 países, incluyendo los Estados Unidos, Canadá, México, Brasil, Reino Unido, Irlanda, Austria, Bélgica, Francia, Alemania, Italia, Holanda, España, Suecia, Suiza, Israel, Australia, Japón, Corea del Sur y China.

Una inspección federal de los registros laborales de American Apparel indicó que cerca de 1,600 empleados no tenían autorización de trabajar en Estados Unidos, reportó el diario Los Angeles Times.

Otros 200 empleados resultaron con discrepancias en sus registros laborales, reportó el diario.

“Hay aproximadamente 1,500 empleados que podrían ser despedidos durante el mes de septiembre”, le dijo Peter Schey, abogado para American Apparel, al Times.

Schey le dijo al diaro que la compañía “estaba muy decepcionada y afligida” por tener que despedir a un gran número de trabajadores que han sido “contribuyentes confiables” al éxito de la compañía.

Todos los trabajadores afectados están basados en la planta manufacturera de la compañía en el centro de Los Ángeles, según el Times.

publicidad

En una carta a los empleados citada en el rotativo, el fundador de la compañía, Dov Charney, dijo estar “profundamente triste” por tener que despedir a los empleados.

“Muchos de ustedes han estado conmigo durante tantos años y yo simplemente lloro cuando pienso que tantas personas estarán dejando la compañía”, escribió Charney. “Es mi creencia que los inmigrantes brindan prosperidad a cualquier economía”.

Charney también dijo que los trabajadores que sean capaces de obtener sus documentos migratorios recibirán tratamiento prioritario para ocupar puestos en la compañía, reportó el diario.

El canadinese emigrado a Estados Unidos ha posicionado a su compañía como una defensora de los derechos de los inmigrantes, permitiéndole a sus empleados que marcharan en nombre de la empresa en diversas manifestaciones a favor de una reforma migratoria amplia.

En adición, desde 2003 Charney ha contribuido a la guerra de eslogans durante los debates migratorios con la campaña publicitaria "Legalize LA", en la que a través de anuncios, videos y leyendas en camisetas, American Apparel ha voceado su apoyo a la legalización de inmigrantes indocumentados. 

Virginia Kice, una vocera para la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés), declinó discutir el caso de American Apparel, diciéndole al Times que la agencia federal no estaba en libertad de discutir las multas impuestas a los centros de trabajo hasta que “la cantidad final se haya acordado”.

publicidad

Kice también le dijo al diario que ICE no había emitido ninguna orden directa para despedir a los empleados, pero que la compañía “continúa empleando a individuos que no tienen autorización para trabajar, entienden que podría haber consecuencias legales”.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad