publicidad
El presidente Michel Temer luce en la cuerda floja.

Las grabaciones que pueden acabar con el segundo presidente de Brasil en un año

Las grabaciones que pueden acabar con el segundo presidente de Brasil en un año

La sombra del impeachment se cierne de nuevo sobre Brasil. Unas grabaciones en las que supuestamente se escucha al presidente Michel Temer avalando un soborno al expresidente de la Cámara de Diputados lo hacen tambalearse en su cargo, sólo un año después de asumir el poder.

El presidente Michel Temer luce en la cuerda floja.
El presidente Michel Temer luce en la cuerda floja.

SAO PAULO, Brasil.- Ni la lluvia, ni el frío de São Paulo, impidieron que miles de manifestantes salieran la noche del jueves a la Avenida Paulista, arteria principal de la capital financiera de Brasil, para pedir la salida inmediata del presidente Michel Temer del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) y exigir elecciones “directas ya”. La imagen se repetía en ciudades como Rio de Janeiro, Salvador de Bahía, Belo Horizonte, o Brasilia.

Una mezcla de cansancio, indignación y rabia se respiraba en las calles de la mayor metrópoli brasileña. Apenas un año después de que la expresidenta Dilma Rousseff fuera apartada del cargo, el vicepresidente que la sustituyó, Michel Temer, se encuentra en la misma situación, acosado por escándalos de corrupción que por primera vez comprometen seriamente su mandato.

Relacionado
Michel Temer, presidente de Brasil
Tribunal Supremo de Brasil investigará al presidente Michel Temer por obstrucción a la justicia

Veinticuatro horas antes, nadie podía imaginar la bomba que caería sobre Brasilia. Sucedió el miércoles a las 8:30 pm cuando el noticiero Jornal Nacional dio la información que podría cambiar una vez más el rumbo político del país. Una exclusiva de Globo dio a conocer el contenido de unas conversaciones entre Michel Temer y los dueños de JBS, la mayor empresa cárnica de Brasil (y del mundo).

En ellas, el mandatario daba su autorización al pago de sobornos para comprar el silencio del ex líder de la Cámara, Eduardo Cunha, el mismo que sacó adelante el proceso de destitución de Rousseff y que hoy está preso por los escándalos de Petrobrás, el mayor escándalo de corrupción del país que se investiga desde hace tres años en la operación Lava Jato.

publicidad

Las conversaciones se hicieron públicas en la tarde del jueves y en ellas Joesly Batista, uno de los dueños de JBS que también es investigado en Lava Jato, le decía a Temer que estaba “cuidando de Eduardo (Cunha)”, a lo que el presidente brasileño respondía: “Hay que mantenerlo así, ¿ok?”.

En las grabaciones, Temer también indicaba el nombre del diputado de su partido Rodrigo Rocha Loures para llevar los negocios con JBS, y en la siguiente escena aparecía dicho parlamentario recibiendo una maleta con 180,000 dólares que le entregaba el propio Batista.

La empresa JBS no es sólo la mayor productora de carnes del mundo, también ocupa el primer puesto en las donaciones económicas de las campañas electorales. Desde hace dos años, es investigada en el marco de la operación Lava Jato y esta semana sus dueños, los hermanos Joesly y Wesly Batista, antes de sufrir una detención coercitiva, decidieron acceder a grabar diversos encuentros con miembros clave del Ejecutivo para evitar una prisión inminente.

Las grabaciones que entregaron al juez Edson Fachin, encargado de la Lava Jato en el Tribunal Supremo Federal (STF), tuvieron lugar el pasado mes de marzo. Por ello, sería la primera vez que el presidente de Brasil sería inculpado de un delito cometido dentro de su mandato presidencial, y no podría optar a la inmunidad presidencial que otorga la Constitución brasileña para delitos anteriores a su gobierno.

publicidad

En la mañana del jueves, el STF homologó las conversaciones y el juez Fachin dio luz verde al pedido de la Procuraduría General de la Unión de investigar formalmente al mandatario. A primera hora de la tarde, Temer hizo su primera aparición pública tras el escándalo. Salió a hablar con un gesto malhumorado y se mostró indignado ante las acusaciones. Insistió en que él “nunca” pidió que se pagara a nadie para silenciar a ningún político “por la sencilla razón de no tener nada que ocultar”.

El mandatario sí reconoció la reunión con los empresarios y justificó que uno de ellos “auxiliaba a la familia” del diputado preso (Eduardo Cunha) porque eran “amigos”. Repitió varias veces “no renunciaré” y advirtió que las aclaraciones oportunas se verían a lo largo del proceso jurídico: “Si han sido tan rápidos para usar unas grabaciones ilegales también lo serán para resolver esta investigación”.

¿Un nuevo impeachment?

Brasil pasa por el momento de mayor fragilidad política desde la redemocratización del país. La incertidumbre se ha apoderado de un Ejecutivo y Legislativo desbordado por escándalos de corrupción. Según Esther Solano, profesora de Relaciones Internacionales de la Universidad Federal de Sao Paulo (Unifesp), Michel Temer no tendría salida: “Con estas informaciones, las únicas posibilidades son que renuncie o que se enfrente a un proceso de destitución”.

En fotos: la historia de la trama que apartó a Dilma Rousseff del poder

La tercera vía sería que el mandatario fuera condenado por el proceso que está en curso en el Tribunal Superior Electoral que juzga la destitución del equipo Dilma-Temer por uso de dinero negro en los comicios de 2014. El próximo 6 de junio es la fecha marcada para juzgar esta denuncia, pero aunque el presidente saliera condenado, todavía podría interponer un recurso en el Supremo y el veredicto final podría demorar meses.

A última hora del jueves, el presidente de la Cámara, Rodrigo Maia, había recibido al menos ocho pedidos de impeachment. Si nos atenemos al contenido de las cintas, el presidente Temer habría cometido un delito de obstrucción a la Justicia, y por tanto las posibilidades de que un impeachment prosperara serían elevadas, ya que este delito se consideraría un crimen de responsabilidad, argumento base para iniciar cualquier proceso de destitución.

publicidad

Si Temer fuera apartado del Gobierno, el presidente de la Cámara, Rodrigo Maia, tendría un plazo de 30 días para convocar elecciones indirectas. En este caso, los 513 diputados y los 81 senadores a través de un voto abierto elegirían al nuevo presidente cuyo mandato se extendería hasta el 31 de diciembre de 2018. Sin embargo, la Constitución brasileña no es clara en relación a qué candidatos podrían presentarse en unos comicios indirectos, y por ahora sólo se especulan nombres como el titular de Hacienda, Henrique Meirelles, o cualquier otro ministro no investigado por corrupción que mantenga la línea económica que inició Temer.

El gobierno de Temer, entre las calles y sus aliados

Las posibilidades de que se concrete o no la salida del mandatario también depende de dos factores fundamentales: la reacción de las calles y el papel que tome el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), el principal partido aliado del Gobierno.

La última encuesta de Datafolha señalaba que el 92% de los brasileños consideraban “malo o muy malo” el gobierno Temer. Movimientos sociales de izquierda como el Frente Brasil Popular, y de derecha como el Movimiento Brasil Libre (MBL) están de acuerdo a la hora de exigir la salida del mandatario, y ambos grupos convocaron para este domingo manifestaciones en todo el país bajo el lema de “Fuera Temer”.

publicidad

En lo que difieren estos movimientos es en el tipo de proceso de transición. La derecha aboga por las elecciones indirectas que sería lo que contempla la Constitución brasileña, y la izquierda pide elecciones “directas ya” por considerar que un Congreso tan tocado por la corrupción no tendría legitimidad para elegir al nuevo mandatario.

Por otro lado, el Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB), principal socio de Temer hasta el momento, ha sido otra de las víctimas de las grabaciones. En ellas también hay un diálogo en el que Aécio Neves (hasta hoy presidente del PSDB) pide 700,000 dólares a la empresa JBS para pagar su defensa en la operación Lava Jato.

Este audio provocó que este jueves el juez Edson Fachin apartara a Neves de su cargo como senador y de la presidencia del PSDB. La pérdida de uno de los pesos pesados de esta sigla ha dejado al partido en una situación delicada. A primera hora de la tarde el PSDB anunció su separación del gobierno, pero al final del día reculó y se reunió con Temer quien busca su apoyo incondicional para evitar que el resto de aliados abandone un barco que se hunde.

La incertidumbre está sobre la mesa y el poder de alguna forma vuelve de nuevo a las calles donde se demostrará la capacidad de los brasileños para presionar al Congreso. Mientras, los posibles candidatos para las elecciones de 2018 como Luis Inácio Lula da Silva, Marina Silva o Jair Bolsonaro, esperan en silencio nuevas informaciones. En Brasil ya se sabe que en apenas 24 horas, todo puede cambiar.

publicidad

Mira también:

Revelan que cuando Nicolás Maduro era canciller de Hugo Chávez recibió millones de dólares de la empresa brasileña Odebrecht para la campaña chavista Univision
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad