publicidad
.

America Latina: puede aprender de Israel logo-noticias.cd3dd216dd56a6bfe...

America Latina: puede aprender de Israel

America Latina: puede aprender de Israel

Conferencia dictada por Montaner en la Universidad de Tel Aviv, Israel, este 12 de diciembre de 2008.

Un amigo

latinoamericano que había leído la columna en El País de Montevideo,

admirador, como yo, de la experiencia israelí, me llamó para

felicitarme, pero también para hacerme una pregunta no exenta de cierta

melancólica humildad: "¿hay alguna lección que podamos aprender de

Israel?". A mi amigo, como me sucede a mí, le resulta desconsolador que

América Latina sea la porción más tenazmente pobre e inestable de eso a

lo que llamamos "el mundo occidental". Le dije que pensaría sobre ello.¿Qué puede aprender del pequeño Israel una porción del Nuevo Mundo, América Latina, de 17,700,000 kilómetros cuadrados, fragmentada en una veintena de países muy diferentes entre sí, y casi quinientos millones de habitantes, de los que al menos un ochenta y cinco por ciento se declara cristiano? A primera vista, son dos realidades absolutamente diferentes: Israel, un estado fuertemente influenciado por el judaísmo, es un diminuto país de apenas 20,770 kilómetros cuadrados, algo más reducido que El Salvador, la nación más pequeña de América Latina, dotado con una población que excede ligeramente los siete millones de habitantes, también semejante, por cierto, a la del citado país centroamericano. Pero antes de entrar en el tema hay que precisar qué es exactamente lo que América Latina pudiera aprender de Israel o de cualquier país exitoso que consiga explicárselo. Primero, cómo Israel, en apenas sesenta años, pese a los inmensos inconvenientes que ha debido afrontar, ha conseguido forjar una nación democrática y estable; y, segundo, cómo, en medio de frecuentes guerras y constantes sobresaltos, ha logrado un alto nivel de desarrollo científico y técnico, en donde predominan las clases medias, hasta alcanzar un ingreso per cápita de $26,600 dólares, medido en capacidad de compra o purchasing power parity. Como nota de comparación, anotemos que en América Latina el país con el per cápita más alto es Chile, con $14,300, y el que exhibe el más bajo es Nicaragua, con apenas $2,800. Entre estas dos cifras, la gama de ingresos varía notablemente, pero el promedio general debe situarse en torno a los $7,500. Otro dato que conviene retener es el de la distribución de esos ingresos: si el Índice o coeficiente Gini, efectivamente, determina el nivel de equidad en la distribución de la riqueza, Israel es un país mucho más justo que toda América Latina. El Índice Gini de Israel es 0.38, mientras que en América Latina casi todos los países se acercan o exceden a 0.50. Como es sabido, en este tipo de medición, mientras las sociedades más se acercan a cero, más igualitariamente repartida está la riqueza, y mientras más se aproximen a uno, mayor será la desigualdad. Naturalmente, eso no quiere decir que en Israel no exista pobreza. De acuerdo con la información del World Fact Book que publica anualmente la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos –y de donde he obtenido la mayor parte de estos datos-, el 21.6 % de los israelíes se sitúa bajo los niveles de pobreza. Sólo que en Israel clasifican como pobre a todo aquel que recibe menos de $7.30 al día, algo muy diferente a lo que ocurre en América Latina. En América Latina, de acuerdo con la CEPAL, el 44.2% de la población es pobre. Eso significa que aproximadamente 224 millones de latinoamericanos son pobres. Pero allí el umbral de pobreza es sólo de dos dólares al día. Sin embargo, de esa inmensa población de personas sin recursos, gentes que sobreviven milagrosamente, el 19.4%, más de 90 millones, son indigentes que reciben menos de un dólar al día. Lo que nos lleva de la mano a afirmar algo bastante obvio: ser un pobre latinoamericano es infinitamente más grave que ser un pobre en Israel, donde prácticamente la totalidad de la población tiene acceso a educación, cuidados de salud, agua potable y electricidad, y en donde es difícil encontrar familias que, literalmente, pasen hambre física.

publicidad

Los expertos suelen utilizar la frase "ventajas comparativas" para

designar aquellos aspectos de la realidad material que suelen favorecer

a las sociedades y a las personas, y que sirven para indicar cuál debe

ser el mejor camino que se debe emprender para lograr el éxito

económico. Israel, no obstante, casi todo lo que puede exhibir son

"desventajas comparativas". Aun a riesgo de repetir en Israel algunas

observaciones harto conocidas, anotemos varias de las más estridentes,

dado que esta conferencia, pese a ser dictada en Tel Aviv, tendrá

bastante divulgación en América Latina, objetivo final de estas

palabras:

Israel es un país muy pequeño con una escasa dotación de tierra cultivable.

Como está situado en una zona desértica, carece de agua en

cantidades significativas, tanto para el consumo como para la

irrigación.

Tampoco posee petróleo, aunque consume y debe importar unos 250,000 barriles diarios.

publicidad

Dado que está rodeado de países enemigos, potenciales o activos,

y frecuentemente ha tenido que participar en guerras u operaciones

militares, aun en tiempos de paz se ve obligado a emplear el 7.3% de su

PIB en gastos de defensa, al tiempo que una parte sustancial de su

fuerza de trabajo invierte largos periodos en actividades militares que

le impiden participar en tareas productivas. Brasil, por ejemplo, sólo

dedica el 2.6 de su PIB a gastos militares. México, apenas el 0.5%.

Por su posición geográfica –un rincón del Medio Oriente-, y por

la tensa relación que mantiene con las naciones del entorno, a Israel

ni siquiera le es dable integrarse en grandes bloques comerciales que

le permitan crear una economía de escala, debiendo conformarse con

establecer acuerdos comerciales internacionales y dedicarse a servir un

mercado interno cuyo número es más o menos el de la ciudad de Buenos

Aires o Bogotá.

La población, por otra parte, es muy heterogénea. La etnia

publicidad

judía, que es la mayoritaria, y la que le da sentido y forma al país,

aunque el 67% ya ha nacido en Israel, está formada por una compleja

suma de personas cuyos orígenes culturales proceden de al menos una

docena de países y culturas diferentes, lo que desmiente cualquier

visión simplista o cualquier estereotipo que intente definir al judío

racial o culturalmente. Si hay algo que caracteriza a los judíos

israelíes es su inabarcable diversidad, enriquecida en los últimos años

por el arribo en aluvión de un millón de rusos que escaparon de la

debacle soviética.

En el terreno religioso sucede exactamente lo mismo. Prevalece

la pluralidad: entre los judíos existe un abanico que va desde la

minoría de los ultra ortodoxos que siguen al pie de la letra las

Escrituras, a un alto porcentaje de personas que no suscriben ningún

tipo de creencia religiosa, a lo que se añade un 16% de la población

compuesto por árabes israelíes que profesan la religión islámica, casi

publicidad

un 2% que son árabes cristianos, y una similar cantidad de drusos y

otros feligreses de religiones escasamente representativas.

A esta breve reseña de enormes desencuentros se pueden sumar otras

calamidades muy notables que hacen más admirable aún el milagro

israelí: aunque los judíos constituían una viejísima nación, carecían

de Estado desde hacía milenios, a mediados del siglo XX no tenían

experiencia en autogobierno, y ni siquiera se comunicaban en un idioma

común, dado que el hebreo era una lengua litúrgica que hubo que

revitalizar, porque sólo la dominada una minoría muy educada y versada

en cuestiones religiosas. En español existe un extrañísimo verbo,

"desamortizar" -literalmente "sacar del mundo de los muertos"-, que se

puede utilizar con relación al hebreo: es una lengua desamortizada, un

idioma traído de nuevo a la vida por la indómita voluntad de la

sociedad.

Excusas y coartadas

publicidad

¿Para qué nos sirve este memorial de dificultades? Fundamentalmente,

para desmentir prácticamente todas las excusas y coartadas

convencionales con que pretendemos explicar nuestro relativo fracaso

latinoamericano o los mediocres resultados de nuestras sociedades.

No es verdad que el tamaño y las riquezas naturales expliquen

el desarrollo y la prosperidad de los pueblos. Es difícil encontrar en

el planeta un país menos naturalmente dotado que Israel.

Tampoco es cierto que la variedad étnica y cultural

constituye un valladar infranqueable, como escuchamos a menudo de

quienes piensan que la presencia masiva de indígenas en países como

Guatemala y Bolivia, o, en menor grado, Ecuador y Perú, hacen imposible

el gran salto a la riqueza.

Se equivocan quienes opinan que la falta de integración

regional está detrás de la inmensa pobreza latinoamericana. Israel es

una especie de pequeña isla, sin ninguna posibilidad a corto o medio

publicidad

plazo de integrarse económicamente en el mundo que lo rodea.

Pensar que el problema latinoamericano radica en el diseño

institucional contradice totalmente la experiencia israelí. El perenne

debate latinoamericano sobre presidencialismo y parlamentarismo, y

sobre federalismo o unitarismo, es entretenido, pero fundamentalmente

inútil. Israel es gobernado por un sistema parlamentario

endemoniadamente frágil, deficiente y complejo, y vive en medio de un

perpetuo sobresalto político que casi siempre tiene al país al borde de

la crisis de gobierno, lo que no significa que sea una nación

inestable. Una cosa es la crisis de gobierno, que es lo que sufren con

frecuencia los israelíes, y otra mucho más grave y diferente es la

crisis de Estado, que es lo que padecemos los latinoamericanos con los

golpes militares, las revoluciones y las refundaciones periódicas de la

patria cada vez que un caudillo iluminado decide corregir los males que

nos afligen.

publicidad

La idea, tan latinoamericana, de que los problemas se

solucionan redactando una nueva y perfecta constitución, es una tonta

manera de perder el tiempo y crear falsas esperanzas. Israel, pese a

que era un requisito solicitado por Naciones Unidas en 1948, cuando se

constituyó el país, no ha conseguido redactar una Constitución, y por

ahora ha debido conformarse con lo que llaman "Leyes básicas",

probablemente por la complejidad del Kenneset y las apasionadas

tendencias que ahí se dan cita, y también, seguramente, por haberse

decantado poco a poco por la escuela jurídica británica basada en la

costumbre y la jurisprudencia, alejándose del modelo constitucional de

Estados Unidos.

Atribuirle los éxitos de Israel a la ayuda norteamericana es

una injusta exageración. A lo largo de los 60 años de la existencia del

Estado de Israel, la generosa ayuda norteamericana, esencialmente

militar, excede ligeramente los cien mil millones de dólares. Es verdad

publicidad

que se trata de una cifra impresionante (especialmente cuando

recordamos que el Plan Marshall sólo alcanzó los once mil millones de

dólares), pero lo es menos cuando recordamos que una ayuda de esa misma

magnitud es la que recibió Cuba de manos de la URSS durante los treinta

años que duró el subsidio soviético, entre 1961 y 1991, sin lograr otra

cosa que el empobrecimiento crónico del pueblo cubano. México, sólo

durante el sexenio en que gobernó Vicente Fox, recibió ciento ocho mil

millones de dólares por medio de remesas enviadas por los mexicanos

radicados en Estados Unidos, suma que, sin duda, alivió las penurias de

una parte de los mexicanos, pero que no redujo sustancialmente los

índices de pobreza que atraviesa el país. Por otra parte, no puede

olvidarse que el gasto militar es, fundamentalmente, improductivo,

entre otras razones, por el costo de oportunidades perdidas: el soldado

alojado en una barraca es un trabajador que falta en el taller, y el

costoso tanque que patrulla la frontera sustituye a la máquina que

publicidad

fabrica zapatos o al robot que realiza cirugías de corazón abierto. La

ayuda norteamericana quizás contribuye a explicar la supervivencia de

Israel, pero no su éxito económico ni la calidad de vida alcanzada por

sus pobladores.

¿Dónde radica el secreto del éxito relativo de Israel, país situado en

el lugar número 23, entre Alemania y Grecia, del total de 177 que

clasifica Naciones Unidas en el Índice de Desarrollo Humano que el

organismo compila anualmente?

Tal vez no sea muy difícil de entender, dado que prácticamente todos

los países que ocupan las treinta primeras posiciones en el citado

Índice tienen comportamientos similares, aunque entre ellas sean tan

diferentes como Japón, Canadá e Islandia. Si Tosltoi afirmaba que todas

las familias felices lo eran de la misma manera, y todas las infelices

lo eran de forma distinta, es posible apropiarnos de la idea del

novelista ruso y aplicarla al desempeño de las naciones.

publicidad

Las sociedades exitosas son aquellas en las que la inmensa

mayoría de quienes la componen, comenzando por los gobernantes, se

someten al imperio de la ley, se respetan los derechos humanos, se

garantiza el ejercicio de las libertades individuales, y la prensa

juega celosamente el papel de fiscal permanente de la conducta de los

funcionarios electos o designados.

Son sociedades gobernadas democráticamente dentro de límites

claramente establecidos por la ley, en las que los líderes se comportan

con arreglo a ciertos estándares mínimos de cordialidad cívica que

norman las relaciones interpersonales, y en las que se rinde culto a la

meritocracia, lo que las precipita a considerar cualquier forma de

favoritismo como un deleznable agravio comparativo que descalifica a

quien lo lleva a cabo.

Son sociedades abiertas, en las que el aparato productivo

descansa en el sector privado y las transacciones se realizan dentro de

publicidad

las reglas del mercado. Sociedades donde funciona la competencia

económica, se cumplen los contratos, y se pueden hacer planes a medio y

largo plazo porque los derechos de propiedad están realmente

garantizados y el Estado no va a atropellarlos arbitrariamente.

En estas treinta sociedades de "acceso abierto", para utilizar la

expresión del Premio Nobel Douglass North, los individuos perciben una

cierta sensación de fair play que les induce a creer que sus esfuerzos

legítimos producirán recompensas, que las violaciones de las normas

serán castigadas, y que existe un sistema de justicia que les permitirá

defender sus derechos cuando crean que son conculcados o cuando entren

en conflicto con otros individuos o con el Estado. De ahí, de esa

sensación de fair play, es que se deriva la vinculación emocional del

ciudadano al Estado: vale la pena defenderlo porque está a nuestro

servicio y no en nuestra contra, como frecuentemente percibimos en

América Latina.

publicidad

Por otra parte, hoy sabemos que el éxito de las sociedades deriva de la

suma de dos capitales intangibles, más el medio social en que ambos se

conjugan, a lo que se agrega la calidad de los gobiernos que

administran el espacio público. Los dos capitales son el humano,

compuesto por la educación de las personas, y el cívico, que incluye

los valores y actitudes que perfilan el comportamiento. Es un elemento

clave, además, la calidad del sistema de reglas en el que las personas

interactúan, es decir, la idoneidad de las leyes y las instituciones de

que disponen, y las medidas de gobierno o políticas públicas que se

ejecutan con el producto de los impuestos recaudados.

También puede hablarse de capital material, acaso el menos decisivo,

que se refiere a la disponibilidad de inversiones, de bienes de equipo

y de infraestructura con que se cuenta. No obstante, el capital

material, sólo puede fomentarse y sostenerse si los otros dos (el

humano y el cívico) tienen suficiente entidad, si el sistema de reglas

publicidad

en el que estas fuerzas operan conduce al desarrollo, y si las medidas

de gobierno son razonablemente acertadas. Cuando estos factores no se

engarzan adecuadamente, el capital material se estanca o se destruye.

La riqueza de Israel, primordialmente, como sucede en todas las

naciones técnicamente desarrolladas, está en las cabezas de sus gentes:

en su gran capital humano. Por diversas razones históricas y

culturales, los judíos constituyen una de las etnias que con mayor

intensidad cultivan la formación intelectual. Sé que es un lugar común

subrayar ese rasgo del pueblo hebreo (se ha dicho que al inventar un

día, el sábado, para dedicarlo a las cosas del espíritu, comenzó a

acumular capital intelectual), pero, sea cual fuere su origen, ahí está

una de las claves del desarrollo económico del Estado de Israel,

extremo que suele tratar de demostrarse con la impresionante lista de

judíos de todas las nacionalidades que han ganado el Premio Nobel, a la

que habría que agregar la de músicos y artistas notabilísimos.

publicidad

La explicación es muy simple y se despliega ante nosotros casi como un

silogismo: la riqueza sólo se crea en las empresas; para generar

grandes sumas de riqueza es indispensable agregarle valor a la

producción de esas empresas mediante procesos sofisticados que

requieren conocimientos y expertise; esto sólo es posible si la

sociedad cuenta con un número significativo de personas bien educadas.

En eso, esencialmente, consiste el capital humano. Sin él, no hay

desarrollo.

Pero el capital humano apenas da frutos si no va acompañado de un gran

capital cívico. Es en ese punto en el que intervienen los valores y

actitudes. En sociedades en las que predominan las personas respetuosas

de las reglas -las reglas morales y las legales-, y en las que existe

respeto por las jerarquías legítimas, y los ciudadanos tienen un

compromiso real con la búsqueda de la excelencia, el capital humano

florece.

publicidad

Esto no quiere decir que en Israel, como en cualquier otra sociedad, no

hay psicópatas o seres inescrupulosos que violan las leyes, o gentes

que carecen de buenos hábitos laborales, pero las personas que muestran

esos rasgos son percibidas con desdén por el conjunto de los ciudadanos

y no son suficientes para descarrilar al país de la senda del

desarrollo en que se encuentra o para destruir los fundamentos de la

convivencia.

No me gusta sonar como un predicador religioso, pero sin valores

morales y cívicos sólidos, las sociedades fracasan y las instituciones

dejan de rendir su cometido. Lo que quiero decir es que en Israel, como

en todas las naciones exitosas, hay sanción moral para los

transgresores de las normas, actitud que no siempre está presente en

grandes zonas de los pueblos latinoamericanos, donde el comportamiento

corrupto o ilegal de los dirigentes no los invalida ante los ojos de

muchísimas personas dispuestas a tolerar esas violaciones de las normas

publicidad

si ellas también pueden beneficiarse.

Cuando el presidente de México declaraba, recientemente, que al menos

la mitad de las fuerzas policíacas mexicanas eran cómplices de los

delincuentes, estaba reconociendo algo gravísimo: admitía, seguramente

muy a su pesar, que una parte sustancial de la sociedad carecía de

valores cívicos y de juicio moral, porque esas docenas de miles de

personas de todos los estratos y de todos los rincones del país

coludidas con los delincuentes de alguna manera eran una representación

transversal de la propia sociedad mexicana, en la medida que los

policías no son una casta especial de seres humanos.

La lección final

¿Qué han hecho, en suma, los israelíes? Insisto: lo mismo que la mayor

parte de las naciones exitosas. Hace unos años invitaron a un parco

filántropo norteamericano a dar el discurso de graduación en una

universidad católica centroamericana, y le pidieron que reflexionara

publicidad

sobre los principios de la ética. Se limitó a repetir los "Diez

mandamientos" y a reducirlos todos a una recomendación final nada

original, pero absolutamente válida: compórtate con el prójimo como

quisieras que él se comportara contigo. Su discurso duró tres minutos.

Si hay una lección que podamos extraer del ejemplo israelí es muy

simple: si en medio del desierto, y luchando contra todas las

adversidades este pequeño país ha podido convertirse en el "tigre

semita", no hay ninguna excusa válida para que cualquier país de

América Latina no pueda lograr una trayectoria similar. Pero,

obviamente, para calcar esos resultados también hay que reproducir el

modo de alcanzarlo. Ese comportamiento que, como a todas las familias

felices a que aludía Tolstoi, caracteriza a todas las naciones

exitosas. Ése es el camino. Es largo y complejo, y no hay ningún atajo

que nos conduzca a la meta. Lamentablemente, ése es el secreto.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
La policía de Berlín divulgó un video que muestra cómo una mujer es agredida en el subterráneo de la capital alemana. Las cámaras de seguridad de la estación Hermannstraße muestran a la joven de 26 años bajando las gradas cuando un sujeto se acerca y le da una patada en la espalda. La policía dice que aún se desconoce el motivo de la agresión. El atacante y las personas que lo acompañaban aún no han sido encontradas.
En la industria lechera de Wisconsin, en el cinturón oxidado de EEUU donde arrasó Donald Trump, más de la mitad de los trabajadores son inmigrantes y la mayoría de ellos no tienen documentos. Ningún ciudadano estadounidense se ofrece para el trabajo duro que ellos realizan.
Brian Latell, former chief analyst at the CIA, talks about his work tracking Fidel Castro and how the revolutionary leader placed agents in his classroom to spy on him.
Cómo el exdirigente cubano logró llevar a la gloria el béisbol de la isla y cómo no pudo evitar que todo se echara a perder por la huida de algunos de los mejores peloteros.
El vicepresidente electo dijo en una entrevista con la cadena ABC que hace años que el Pew Research Center encontró evidencia del voto fraudulento, mientras que el presentador George Stephanopoulos le rebatía sus argumentos.
La aeronave, de la compañía Pakistan International Airlines (PIA), realizaba el trayecto entre la ciudad de Chitral e Islamabad. Por el momento no se saben las causas del accidente, pero las autoridades informaron que no creen que haya sobrevivientes.
El general en retiro apareció en el segundo mitin de la ‘gira de agradecimiento’ del Donald Trump en Fayetteville, Carolina del Norte.
Además, Barack Obama defendió su legado contra el terrorismo y criticó las posturas de Donald Trump, también desechos marinos están afectando a más de 800 especies animales causando pérdidas de 13 mil millones de dólares en todas las costas del mundo.
La fundación Sandy Hook Promise realizó esta emotiva campaña donde una vez más alerta sobre uso de armas en las escuelas.
Según las autoridades, el cuerpo de la pequeña Yuliana Samboní mostraba signos de tortura y violación cuando fue encontrado.
La policía y un asesor del Ministerio de Justicia colombiano hacen efectiva la captura de Rafael Uribe Noguera en una clínica donde está internado el acusado de asesinar y violar a la niña de 7 años Yuliana Andrea Samboní. La casa donde fue hallado el cadáver de la menor es propiedad de la familia del sospechoso. Los agentes llegaron a ella siguiendo la pista de un vehículo que aparece en un video de seguridad.
Además, continúa aumentando el número de víctimas del incendio ocurrido en durante una fiesta en Oakland, California y también, Ben Carson fue nominado por Donald Trump para ocupar el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano.
La malinterpretación de una vieja entrevista a su director, Bernardo Bertolucci, generó una gran polémica y llevó a grandes medios a afirmar que Marlon Brando violó a Maria Schneider en la famosa escena de sexo de 'El último tango en París'.
La excandidata presidencial del Partido Verde anunció que le pidió a una corte federal de Pennsylvania un recuento de votos.
Alexander Schultz atravesó los 711 pies que separan la Torre Bancomer y el edificio Torre Reforma a unos 780 pies de altura.
La jefa del cuerpo de bomberos de la ciudad dijo que están seguros de que encontrarán más cuerpos una vez revisen la estructura en su totalidad.
Dictan cadena perpetua a Justin Ross Harris por el asesinato de su hijo
La víctima, de 22 meses de edad, murió en 2014 luego de que su padre lo dejara en un auto por múltiples horas.
Terrorismo
Atacante yihadista de París grabó el asesinato del policía y su pareja
El presidente francés François Hollande atribuyó el ataque a una "acción terrorista".
El "Mannequin Challenge" llegó a la Casa Blanca (y ni Michelle Obama pudo resistirse)
Los campeones de la NBA, los Cleveland Cavaliers, estuvieron de visita en la Casa Blanca y no podían dejar pasar la ocasión para ser tendencia. Tras ser recibidos por el presidente y su esposa decidieron hacer el popular "Mannequin Challenge".
¿Se atreverá? Kate del Castillo ya puede viajar a México sin miedo
Código Segura tiene todos los detalles de cómo va el proceso en contra de la actriz mexicana con respecto a la investigación de su encuentro con el narcotraficante 'El Chapo' Guzmán.
publicidad
Blas Pérez se queda sin equipo luego de ser dejado en libertad por Vancouver Whitecaps
"El Super Ratón" había llegado este año al club canadiense, luego de pasar tres temporadas en el FC Dallas.
Futbolista herido de bala de goma en partido del ascenso en Argentina
Por fortuna, el futbolista salió de pie tras haber visitado un hospital para atenderse.
Futbolista herido de bala de goma en partido del ascenso en Argentina
Por fortuna, Franco Quiroz salió de pie tras haber visitado un hospital para atenderse.
Chapecoense anuncia a Vagner Mancini como su nuevo técnico
El club brasileño perdió a 19 de sus futbolistas y a casi todo el cuerpo técnico en el accidente aéreo en Colombia.
Fashion Gurús: Los Detectives de la Moda vs. Milennials ¿quién tiene la razón?
En los Premios Juventud más "retro" enfrentamos las opiniones de los expertos Milennials contra los expertos de la casa, ¿quién te gustó más?
El talento de Univision viajó en el tiempo en Premios Juventud 2016
Una vez más, nuestro talento brilló en la alfombra. ¿Quiénes te gustaron?
El show en fotos: Mira el Mega Reventón Retro de Premios Juventud 2016
Disfruta de una gran retrospectiva que celebra lo mejor de décadas pasadas junto a Pitbull, Gente de Zona, Enrique Iglesias, Chino & Nacho, Daddy Yankee, Prince Royce, CNCO, Magneto ¡y muchos más!
Premio Lo Nuestro 2016: Ganadores, alfombra, musicales, ¡todo el show!
Disfruta lo mejor de la 28va edición de Premio Lo Nuestro y no te pierdas todo lo que ocurrió durante las actuaciones estelares de tus artistas favoritos durante la ceremonia.