publicidad
La demócrata Alex Sink y el republicano Rick Scott, ambos aspirantes al puesto de gobernador de Florida, se enfrentaron el viernes en Miami en un debate organizado por Univision 23. (Foto: Marta González/Univision.com)

Alex Sink azotó a Rick Scott en debate por la gobernación de Florida

Alex Sink azotó a Rick Scott en debate por la gobernación de Florida

Los aspirantes a la gobernación de Florida, la demócrata Alex Sink y el republicano Rick Scott, se enfrascaron en un acalorado debate transmitido en exclusiva por Univision 23.

La demócrata Alex Sink y el republicano Rick Scott, ambos aspirantes al...
La demócrata Alex Sink y el republicano Rick Scott, ambos aspirantes al puesto de gobernador de Florida, se enfrentaron el viernes en Miami en un debate organizado por Univision 23. (Foto: Marta González/Univision.com)

Una acalorada guerra de palabras

MIAMI, Florida - Los candidatos para la gobernación de Florida se pusieron los guantes durante un debate que organizó Univision 23 el viernes, y la demócrata Alex Sink fue la primera en golpear con duras palabras contra su rival republicano Rick Scott, llamándolo "mentiroso" en múltiples ocasiones y acusándolo de querer "comprar el puesto político" para el cual aspira en las elecciones del próximo 2 de noviembre.

Scott, quien ha gastado más de $50 millones de dólares de su bolsillo, fue menos ofensivo en sus ataques contra la actual Ejecutiva en Jefe de las Finanzas de Florida, pero aprovechó el enfrentamiento político de una hora para culparla por supuestamente haber mal manejado el fondo estatal de pensiones y permitido que ex convictos trabajaran en la industria de seguros, lo cual es ilegal en el estado.

publicidad

Haz click aquí para ver el Debate en Español

Click here to watch the Debate in English

En todo momento durante el acalorado debate se respiró un aire de tensión entre los dos candidatos, que se enfrentaron cara a cara por primera vez al encontrarse en un empate virtual en las encuestas.

Los dos candidatos a veces evadieron las preguntas de los panelistas de Univision 23 (los periodistas Mario Andrés Moreno, Sandra Peebles y José Alfonso Almora), pero se enfocaron en definirse a sí mismos como capaces de solucionar problemas y de estar listos de enfrentar los problemas del estado.

Scott de autodefinió como alguien con mucha "experiencia real de trabajo", mientras que Sink enfatizó tener conocimientos de cómo funciona el gobierno, por lo que no necesitaría ser entrenada para el puesto de gobernadora.

A la caza de los indecisos

El más reciente sondeo de la firma Mason-Dixon reveló el viernes que Sink mantenía una leve delantera de 44 por ciento por encima del 40 por ciento Scott. La encuesta, realizada entre el 4 y el 6 de octubre, tiene un margen de error de más o menos 4 por ciento.

Lo que sí está claro es que el próximo gobernador de Florida será elegido por los votantes indecisos. En este momento, según la encuesta de Mason-Dixon, alrededor del 13 por ciento de los electores del estado aún no saben por quién votar.

"Esos votantes indecisos eran el objetivo de los dos candidatos durante este debate", comentó a Univision.com Susan MacManus, profesora de ciencias políticas de la Universidad de South Florida (USF).  "Era la primera vez que ambos candidatos se enfrentaban en un debate abierto frente a las cámaras, pero creo que ambos se adaptaron con bastante rapidez".

publicidad

MacManus agregó que a Sink le ayuda el hecho de que es mujer y la economía está en crisis: "Usualmente existe la creencia de que las mujeres tienen una mayor integridad en asuntos financieros y que son mejores administradoras manejando un presupuesto; y eso deberá beneficiar a Sink", explicó.

Pero al mismo tiempo, la politóloga señaló que la reciente caída en popularidad del presidente Barack Obama podría beneficiar a Scott, pues él se ha esforzado en vincular la imagen de la aspirante demócrata con la del jefe de estado.

"No hay dudas de que fue un debate lleno de fuegos artificiales", expresó MacManus. "Lo que toca esperar ahora a cuántos votantes ambos lograron convencer".

Posiciones similares y diferencias

Los candidatos coincidieron en algunos puntos como en la necesidad de crear nuevos empleos para encender el motor económico del estado, reducir los impuestos para los pequeños negocios y mejorar el sistema de educación pública, destacó MacManus.

Pero a la vez manifestaron una marcada diferencia en torno a cómo combatir la inmigración ilegal, implementar un plan de salubridad para el estado y permitir que parejas homosexuales adopten niños huérfanos. En éste último punto Sink dijo respaldar la diversidad, Scott cree en los valores de la familia.

Scott, quien entró a la palestra política al respaldar un proyecto de ley para Florida similar al de Arizona, no se retractó de esa posición el viernes durante el debate. Sin embargo, desde la primaria de agosto pasado, ha evadido comentar sobre el tema de la inmigración ilegal.

publicidad

Ahora bien, el republicano sí se pronunció en contra de detenciones en base al señalamiento por el perfil racial del individuo. Sink dijo estar en contra de que oficiales de policía se haga cargo del trabajo federal de perseguir a inmigrantes indocumentados.

El tema de la inmigración es considerado uno de los más importantes para la comunidad hispana, especialmente en un estado como Florida donde el 13 por ciento del electorado es de origen latino.

"Nosotros queremos que exista la inmigración legal. Queremos crear las barreras para frenar la inmigración ilegal", apuntó Scott, quien abogó en favor del E-verify, un sistema electrónico que le permite a los empleadores verificar el estatus migratorio de sus empleados.

Duras acusaciones e insultos

Tal y como lo ha hecho en sus anuncios de campaña por televisión, Scott asoció a Sink como una feroz aliada del presidente Barack Obama y sus políticas de gobierno, que según el aspirante republicano aumentarían los impuestos. "Tenemos que elegir a alguien con experiencia empresarial que sepa cómo crear empleos en el sector privado".

"Mi rival es parte de Tallahassee. Ya ella tuvo su oportunidad", comentó Scott al alegar que Sink se niega a "asumir su responsabilidad" por el empeoramiento de la economía de Florida desde que asumió su puesto en 2006".

Sink, quien trabajó por más de dos décadas en la industria bancaria, se defendió atacando a Scott: "Rick, la gente de Florida no puede confiar en ti... Acabas de comprobar ahora, aquí mismo que tú no sabes de qué estás hablando".

publicidad

La candidata demócrata en repetidas ocasiones agredió a su rival mencionando el escándalo de fraude al Medicare de la empresa Columbia/HCA, un conglomerado de hospitales que Scott fundó en los años 1990s. Él se vio obligado a renunciar de la junta directiva en 1997 en medio de una investigación federal, que obligó a la empresa pagar una multa de $1,700 millones de dólares para evitar cargos criminales.

Scott señaló que él desconocía por completo los supuestos movimientos fraudulentos de Columbia/HCA; y lamentó que la empresa no hizo un mejor trabajo en la administración de las cuentas relacionadas al Medicare.

Lucharán contra la crisis económica

Scott mencionó que tiene un plan de siete pasos para crear 700 mil nuevos empleos en los próximos siete años, reduciendo los empleos y eliminando algunos servicios estatales y empleos para balancear el presupuesto. El republicano se comprometió a administrar el gobierno estatal como si fuera un negocio.

"Él dice que quiere llevar su experiencia empresarial a Tallahassee", comentó Sink. "Pero yo no puedo pensar en nada que me dé más miedo que eso".

Sink ridiculizó el plan económico de Scott llamándole el "7-7-7", y comentó que la mejor descripción del mismo era que apenas tiene siete años viviendo en Florida, se negó en 75 ocasiones a responder preguntas al acogerse a la Quinta Enmienda de la constitución, y que al final él gastará $70 millones de dólares "para comprarse el puesto de gobernador".

publicidad

La aspirante afirmó que el plan de Scott no es realista porque los servicios estatales no serían adecuadamente solventados. Por lo que ofreció, en cambio, una serie de recortes fiscales y otros incentivos para ayudar a los pequeños empresarios a crear empleos.

Concluido el debate, Sink habló con los reporteros presentes y comentó que ya estaba acostumbrada a escuchar ataques falsos de Scott en sus anuncios de televisión. Pero "tenerlo aquí en persona diciendo estas mentiras en mi cara, sin dudas levanta graves preguntas sobre su carácter e integridad", expresó.

Scott, por su parte, se negó a hablar con la prensa pero envío en su representación al ex gobernador de Florida, Jeb Bush, los congresistas republicanos Lincoln Diaz-Balart y Mario Diaz-Balart, su compañera de boleta, la representante estatal Jennifer Carroll.

Bush, quien antes de la elección primaria del 24 de agosto cuestionó las aspiraciones de Scott, defendió al candidato republicano e insistió que la Flroida necesitaba a alguien que "pensara fuera de la caja que pudiera revivir la economía del estado".

Carroll comentó: "todo lo que hemos indicado durante la campaña está respaldado con datos. Calificó a Sink como una candidata "combativa" y negó que Scott estuviera evadiendo a la prensa.

Sink y Scott deberán enfrentarse de nuevo en dos debates más antes de la elección del 2 de noviembre, aunque la votación temprana arranca en Florida el 18 de octubre.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
¿Debo abrir la puerta y hablar con ellos? Respondemos tus preguntas y te explicamos cuáles son tus derechos en caso de que la migra llegue a la puerta de tu casa.
Astrid Silva, dreamer y activista de Nevada, fue la encargada de responder en español al mensaje del presidente por el Partido Demócrata.
Además, una foto de Kellyanne Conway subida a un sofá en el despacho Oval desató controversia en las redes sociales y la caída de un almacenador de datos de Amazon generó un efecto dominó que ha interrumpido numerosas páginas web a nivel mundial.
Jimmy Kimmel, contó en su programa un día después de la entrega de los Oscar los detalles de lo que realmente pasó por su cabeza en el momento de la confusión en la entrega del premio a la mejor película.
publicidad