publicidad
Calles de Bruselas lucen desoladas

Bélgica extiende por una semana alerta máxima por amenazas terroristas

Bélgica extiende por una semana alerta máxima por amenazas terroristas

Escuelas, centros comerciales y estaciones de metro permanecieron cerradas este lunes

Calles de Bruselas lucen desoladas
Calles de Bruselas lucen desoladas

Bélgica decidió este lunes mantener el máximo nivel de alerta como precaución por la amenaza de nuevos atentados terroristas e inculpó a un nuevo sospechoso de "participación" en los atentados de París aunque no precisó su identidad.

" La amenaza sigue siendo seria e inminente", dijo el primer ministro Charles Michel en una conferencia de prensa. "Los objetivos potenciales siguen siendo los mismos", explicó al referirse a las zonas comerciales y lugares públicos.

En Bruselas, las escuelas, centros comerciales y el metro cerraron este lunes y permanecerán sin actividades este martes. Abrirán "gradualmente" el miércoles, dijo Michel.

Como precaución, muchas empresas también cerraron este lunes y otras permitieron a sus empleados trabajar desde casa. Las estaciones de tren de la capital lucieron menos concurridas que de costumbre y en las imágenes de las agencias de noticias se puede notar la presencia de funcionarios policiales en las calles.

La decisión se prolongará por una semana y podría ser reevaluada el próximo lunes, según las autoridades. El alerta seguirá en su máximo nivel "el tiempo que sea necesario", dijo el ministro de Interior, Jan Jambon.

Sin transporte público, la capital belga, con 1,2 millones de habitantes y a la que cada día acuden a trabajar unas 320,000 personas del resto del país, intentó reorganizarse al inicio de esta semana atípica.

publicidad

Nueva detención

Este lunes, la fiscalía belga inculpó a un nuevo sospechoso de participar en los ataques terroristas en un estadio de fútbol, un teatro y varios restaurantes en París, ocurridos el 13 de noviembre pasado. La identidad no fue revelada, pero es el cuarto señalado en Bélgica.

El sujeto fue detenido en uno de los allanamientos realizado el domingo por la policía belga. Los otros tres inculpados habrían ayudado a un sospechoso clave de los atentados, Salah Abdeslam.

Abdeslam, un francés de 26 años residente en el barrio de Molenbeek en Bruselas, sigue prófugo 10 días después de la masacre. Las autoridades creen que logró salir de la capital francesa gracias a la ayuda de dos cómplices que vinieron a buscarlo desde Bruselas, dos de los inculpados por la fiscalía belga.

Salah Abdeslam, cuyo hermano Brahim se hizo estallar en el boulevard Voltaire el 13 de noviembre, fue localizado, gracias a su celular, cerca de Montrouge la noche de los ataques, indicaron fuentes de la investigación en París.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad