publicidad

Una compañera que sepa llevar las finanzas puede ser la más seductora de las mujeres

Una compañera que sepa llevar las finanzas puede ser la más seductora de las mujeres

Una compañera que sepa llevar las finanzas puede ser para muchos hombres la más seductora de las mujeres.

Los tiempos han cambiado

La mujer del presente -con su capacidad innata de planificación y de saber mirar al porvenir, y sus metas de independencia y poder- puede ser un verdadero tesoro de inteligencia y recursos financieros, con la capacidad potencial de llevar la economía familiar a un nivel insospechado.

Una compañera que posea el control de sus finanzas y sepa cómo poner su dinero a producir puede resultar para muchos hombres modernos la más seductora de las mujeres. Porque a pesar de que ellas sean de Venus y ellos de Marte, ambos viven en el planeta Tierra, donde quien sabe multiplicar su dinero para que le permita vivir mejor ahora y en el futuro sigue siendo -literalmente- un tesoro.Todavía muchas mujeres viven en un marco del pasado que presenta al hombre como único proveedor y organizador de la economía hogareña. Parece imposible, pero aún a estas alturas hay muchas casadas que no saben ni llenar un cheque y a quienes el lenguaje básico de las inversiones les parece chino, ya que siempre han confiado en las habilidades financieras de su compañero —quien, tal vez, tiene menos sentido de cómo sacarle jugo al dinero del que tendría ella si pusiera a funcionar su talento natural para el negocio.

Desafortunadamente, cuando se quedan solas, estas mujeres se encuentran repentinamente sin compañero y sin guía financiera en la vida.

Una mujer jubilada de 65 años, hoy día puede vivir 20 años más, y durante ese tiempo necesitará por lo menos $300 mil para poder subsistir sin aprietos. Teniendo en cuenta que nueve de cada diez de ellas tendrá que arreglárselas por su cuenta en el futuro -precisamente cuando las posibilidades de empleo se hagan cada vez más difíciles- no hay razón para que la mujer (casada, soltera, viuda o divorciada) no aprenda desde que es joven a entender, organizar y enriquecer su vida financiera.

publicidad

Capacidad de tomar buenas decisiones

La mujer que no lo ha hecho ya tiene que despertarse -antes de que la despierte una amarga realidad financiera dentro de unos años- y empezar a conocer un mundo misterioso y fascinante que contiene muchos de los secretos que le darán a su vida la independencia y plenitud que siempre ha deseado. Y sería una lástima desaprovechar esas capacidades innatas, ideales para los negocios, con que la Madre Naturaleza dotó a sus hijas: las mujeres tienden a ser mejores investigadoras y se toman más tiempo para evaluar los productos antes de comprar o vender, lo cual hace que, en muchas ocasiones, tomen decisiones más confiables que los hombres.

Además, a diferencia de ellos, la mujer no siente vergüenza de decir: "Yo no sé", "no entiendo eso" o "estoy perdida", lo cual les permite analizar fríamente una futura inversión y seguir los mejores consejos.

Un ejemplo de la buena cabeza femenina para las inversiones son los grupos de inversionistas, en los que tantas mujeres en todo Estados Unidos han logrado increíbles ganancias en la bolsa.

Estos grupos parecen haber sido creados para ellas en especial. La mujer funciona bien en grupos de su propio sexo: ¿Han visto alguna vez a varios hombres levantarse juntos de la mesa en un restaurante y decir: "Vamos al baño y regresaremos enseguida"? Nunca. Son ellas las que van felizmente juntas al baño, en bandada, como un batallón de Girl Scouts. Los grupos de inversionistas, con sus ganancias estables y su excelente organización, lo han demostrado.

publicidad

Ahorrar no es invertir

Hay mujeres que leen lo anterior y dicen: "Pero si yo ya tengo ahorros...". Eso es magnífico, pero ojo, porque ahorrar no es invertir.

El ahorro es como sembrar una semilla... que hay que alimentar con el agua y el sol de las inversiones para poder probar su fruta algún día.

La mujer que ahorra (y ya esto es un maravilloso primer paso) tiene que avanzar más allá de esta simple etapa básica y examinar las posibilidades de hacer que ese dinero suyo -o de la pareja en conjunto- se convierta en la llave que le permitirá realizar sus sueños y confiar en un futuro libre de aprietos económicos, siga o no acompañada al cabo de los años.

Toda mujer que tenga sentido del ahorro y el sueño de un futuro independiente puede convertirse en una indomable inversionista, quien usará la sagacidad, la curiosidad y la minuciosidad típicas de su sexo para conquistar libertad económica y seguridad familiar.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad