publicidad

Adictos con VIH

Adictos con VIH

Alrededor de tres millones de personas que consumen drogas inyectables en el mundo tienen el virus del sida.

Además, el número de países que registra casos de adictos a este tipo de sustancias ha aumentado: en 1998 era de 129 -en 103 de ellos había contagios del virus de inmunodeficiencia humana (VIH) entre este grupo de consumidores de drogas- y en la actualidad es de 148, en 120 de los cuales hay casos de transmisión.Éstas son las conclusiones de un estudio llevado a cabo por la Universidad de Nuevo Gales del Sur (Australia) y expertos de la Organización de las Naciones Unidas, que muestra grandes diferencias entre países.La mayor correlación entre consumo de drogas inyectables y sida se da en el sureste de Asia, el este de Europa y Latinoamérica, donde hay mayor prevalencia de la enfermedad entre las personas adictas a estas sustancias.En nueve países -Estonia, Ucrania, Indonesia, Tailandia, Nepal, Argentina, Brasil, Kenia y Birmania- más del 40 por ciento de los consumidores de estas drogas están infectados por el VIH.En Europa Occidental, el mayor porcentaje de adictos a drogas inyectables se da en Italia (un 0,83 por ciento de la población de 15 a 64 años) y Suiza (un 0.65 por ciento).Sin embargo, son España y Portugal los más afectados en número de infectados por el virus, con un 39.7 y un 15.6 por ciento de adictos a sustancias inyectables que tienen la enfermedad, respectivamente.En España un 0,31 por ciento de la población consume drogas inyectables.Argentina es uno de los países donde el porcentaje de contagio entre adictos es mayor: un 0.29 por ciento de las personas de 15 a 64 años se inyecta droga y un 49.7 por ciento de los que lo hacen es seropositivo.Uno de los países donde la situación de estas personas es más preocupante es Estonia, donde el 72.1 por ciento de los adictos a estas drogas se ha contagiado En Ucrania, el 41.8 por ciento de los adictos tiene el virus, en Rusia el 37.2 por ciento, en Estados Unidos el 15.6 y en China el 12.3 por ciento.Los autores del estudio advierten de la falta de datos relativos a la situación en África, donde existen "muchos factores" que contribuyen al aumento del uso de estas drogas.En este sentido, demandan un mayor control de la enfermedad, una mejor atención a los enfermos y mayor prevención, con programas de agujas y jeringuillas así como con la implantación de tratamientos de sustitución con opiáceos.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad