publicidad
Las autoridades salvadoreñas acusan a "Medio Millón" por proveer de armas a pandillas, homicidio y lavado de dinero.

"Medio Millón", el huidizo delincuente salvadoreño que está en el punto de mira de EEUU

"Medio Millón", el huidizo delincuente salvadoreño que está en el punto de mira de EEUU

El Departamento del Tesoro de EEUU declaró al salvadoreño José Misael Cisneros Rodríguez objetivo de persecución en junio de 2013. En El Salvador, las autoridades lo investigan desde hace siete años por tráfico de drogas.

Las autoridades salvadoreñas acusan a "Medio Millón" por proveer de arma...
Las autoridades salvadoreñas acusan a "Medio Millón" por proveer de armas a pandillas, homicidio y lavado de dinero.

A Santos Chávez Regalado le dispararon once veces. El crimen ocurrió en una calle estrecha y polvosa, en un recóndito cantón llamado Sunapa, en el departamento de Chalatenango, unos 87 kilómetros al norte de la capital de El Salvador.

El mismo día del crimen, el 3 de febrero de 2010, la policía encontró a un testigo que dio la primera pista del presunto asesino: “Él sospechaba que algo le iba a pasar debido a un problema que tuvo en los Estados Unidos con una persona que era altamente peligrosa, a quien le conoció con el sobrenombre de "Medio Millón".

"Medio Millón" es el alias de José Misael Cisneros Rodríguez, un hombre que entre 2002 y 2009 vivió en Boston, Masssachusetts, y que tiene un largo historial delictivo: en El Salvador ha sido investigado por tráfico de drogas, acusado de proveer armas a la Mara Salvatrucha (MS 13), procesado por tres casos de homicidio y lavado de dinero. En Estados Unidos, el Departamento del Tesoro lo declaró objetivo de persecución el 5 de junio de 2013.

Aunque no es pandillero, el Departamento del Tesoro puso a Medio Millón al nivel de los líderes de la Mara Salvatrucha: Boris Alexander Bercian Manchón, Marvin Geovanny Monterrosa Larios, Moises Humberto Rivera Luna, Saúl Antonio Turcios Ángel y Borromeo Enrique Henríquez Solórzano, la mayoría de ellos con amplias condenas por homicidio y secuestro.

publicidad

"Medio Millón" es un hombre escurridizo, astuto, que está en la mira de las autoridades salvadoreñas desde el año 2009. El 6 de enero de ese año, la División Antinarcóticos envió el siguiente reporte a los fiscales: “José Misael Cisneros Rodríguez se dedica a traficar grandes cantidades de droga y por eso se da el lujo de cambiar carros último modelo constantemente”. Esa investigación no llegó a ningún lado, no dio ningún resultado.

Luego vendrían otras investigaciones por delitos más graves como homicidio y tráfico de armas, pero "Medio Millón", de nuevo, fue artero para esquivar las investigaciones oficiales.

El delator

En noviembre de 2009, la policía capturó a un pandillero menor de edad, implicado en varios crímenes y extorsiones. El menor aceptó declarar contra su clica (grupo de pandilla), la Fulton Locos Salvatruchos, para evitar la cárcel. Así fue como los investigadores comenzaron a perfilar a los palabreros (líderes) de la pandilla, el vehículo que utilizaban para cometer crímenes y aparece, por primera vez, un alias que se repetirá muchas veces en la medida que se profundizan las investigaciones: "Medio Millón", el hombre que abastece de armas a la pandilla.

Los investigadores oyeron de "Medio Millón" de un pandillero como el hom...
Un pandillero menor de edad delató al hombre que proveía de armas a su grupo.


Mientras los fiscales investigan, la pandilla asesina. Entre el 3 de febrero y el 7 de junio de 2010, la mara mata a cinco personas en Nueva Concepción, Chalatenango, una de las zonas bajo control de la Fulton Locos Salvatruchos. Entre estos asesinatos está el de Santos Chávez Regalado, un salvadoreño que vivió en Boston.

Los investigadores entrevistan a otros migrantes y así se acercan al móvil del crimen: la víctima se relacionó sentimentalmente con la compañera de vida de Medio Millón y este le amenazó de muerte, en el 2004. Además de ese detalle, un testigo describe así la actividad criminal del principal sospechoso: “En Estados Unidos, "Medio Millón" se dedicaba al robo, pertenecía a la Mara Salvatrucha, y traficaba con armas de fuego y droga”.

publicidad

La declaración de ese testigo coincide, en parte, con un reporte que el Buró Federal de Investigaciones (FBI), el informe 239438NB4, compartió con las autoridades salvadoreñas. Ahí se detalla una captura de "Medio Millón" en Nantucket, Massachusetts, por posesión de armas.

En el 2010, los fiscales capturaron a dos pandilleros de la Fulton Locos Salvatruchos y los convirtieron en testigos. Uno de esos testigos relató que, entre julio y agosto de 2008, "Medio Millón" facilitó un AK47 y un M16 a la pandilla. Así recrea el testigo la entrega de armas:

—Te los doy, pero me vas hacer lo que te dije, dijo "Medio Millón".

—Sí, lo voy hacer, ya lo sabés vos, respondió un pandillero conocido como "El Gánster".

La Fiscalía, entonces, se sintió lista para ordenar la captura de "Medio Millón", y él demostró que, gracias a sus contactos en la policía, estaba listo para escapar.

La fuga

15 de septiembre de 2010. La policía persigue una camioneta gris en la que viaja "Medio Millón". Minutos después, los policías encuentran una camioneta abandonada en una zona rural de Chalatenango, pero "Medio Millón" ya no está. Ha escapado, se ha ido, y se ha convertido en uno de los prófugos más buscados de El Salvador.

"Medio Millón" fue capturado en 2012 y acusado junto a medio centenar de...
"Medio Millón" fue capturado en 2012 y acusado junto a medio centenar de pandilleros.


Un año y ocho meses después, el 27 de mayo de 2012, es capturado. La Fiscalía le abre dos procesos ante un juez contra el crimen organizado: en el primer caso, es acusado junto a 47 pandilleros más de agrupaciones ilícitas. A "Medio Millón" lo acusan de entregar armas a la pandilla.

La segunda investigación judicial es por ordenar el asesinato de Santos Chávez Regalado, de conspiración para homicidio y del intento de asesinato de un testigo, hecho en el que participaron tres agentes de la Policía.

El caso de agrupaciones ilícitas contra "Medio Millón" fracasó. El principal testigo era un pandillero que se escapó de una bartolina policial y, así, los fiscales se quedaron sin pruebas que presentar para el juicio. El caso se cayó.

publicidad

Algo parecido sucedió con la segunda investigación judicial por homicidio, un delito grave, castigado en El Salvador hasta con 60 años de prisión. En este caso, los testigos desaparecieron o se retractaron en el juicio. La Fiscalía tenía nueve testigos protegidos para declarar contra "Medio Millón", pero siete de ellos no pudieron ser ubicados. Desaparecieron. No dejaron rastro. Los únicos dos que comparecieron ante el juez contra el crimen organizado se negaron a declarar, casi suplicaron que el caso se cerrara porque dijeron sentir temor.

“He decidido no seguir colaborando. Ya no quiero seguir con esto, quiero que se termine con todo, por cuestiones de seguridad propia y de mi familia”, dijo un testigo. Otro de los que se presentó ante el tribunal esgrimió el mismo argumento: “Ya no quiero seguir en esto. Quiero que por favor esto termine. Ya no voy a seguir más, que aquí muera (el proceso judicial)”.

Después de esas breves declaraciones, el juez absolvió a "Medio Millón" y a tres policías involucrados en un asesinato y en el intento de homicidio de un testigo. Así, volvió a librearse del proceso judicial, igual que lo hizo en otro caso 1999 por un caso de falsedad.

No es declarado culpable ni de homicidio ni de proveer armas a las pandillas. Sin embargo, aunque lo han absuelto por la falta de testigos, "Medio Millón" está en la cárcel porque la Fiscalía lo acusa del delito de lavado de dinero.

publicidad

El 14 de septiembre del 2015, los fiscales aseguraron públicamente que "Medio Millón" y dos de sus familiares estaban involucrados en el blanqueo de 70 millones de dólares. Esa acusación también ha comenzado a tambalear porque en los documentos que presentaron ante el juez, la cifra es mucho menor: 6.5 millones de dólares y el principal implicado no es "Medio Millón" sino su cuñado Rafael Eduardo Ardón Romero.

La Fiscalía sabe que aún no tiene la información suficiente para procesarlo por lavado de dinero. El pasado mes de enero, los fiscales pidieron al juzgado extender el plazo de investigación a seis meses más. Y la jueza que investiga el caso se los concedió.

Y ante el fracaso de demostrar su nexo con las pandillas, el segundo paso de los fiscales ha sido solicitar la confiscación de sus bienes. Y como saben que "Medio Millón" no tiene propiedades ni cuentas bancarias registradas a su nombre, esta vez las autoridades han solicitado que se incluya a sus familiares en el proceso judicial. El caso está pendiente de resolución.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad