publicidad
Marcha contra las deportaciones en Arizona. (Imagen de Archivo).

Cientos marcharon en Arizona para pedir un alto a las deportaciones

Cientos marcharon en Arizona para pedir un alto a las deportaciones

El Tribunal Supremo decidirá el futuro de cinco millones de inmigrantes indocumentados el próximo verano.

Marcha contra las deportaciones en Arizona. (Imagen de Archivo).
Marcha contra las deportaciones en Arizona. (Imagen de Archivo).


Cientos de personas marcharon por las calles de Phoenix, Arizona, para pedir un alto a las deportaciones mientras el Tribunal Supremo decida el futuro de los cinco millones de inmigrantes indocumentados el próximo verano.

"Este es un año y un día muy importantes para los inmigrantes, hay millones de niños en los Estados Unidos que tienen por lo menos un padre indocumentado y que se hubieran beneficiado si el programa de DAPA hubiera entrado en vigor", dijo a Efe Dulce Matuz, activista y cofundadora de la Coalición del Acta Sueño en Arizona.

La soñadora aseguró que el programa de Acción Diferida para Padres de Ciudadanos Estadounidenses y Residentes Permanentes Legales (DAPA), que se encuentra bloqueado en las cortes, hubiera beneficiado a estos padres y a sus hijos otorgándoles un permiso de trabajo y sobre todo la "tranquilidad" de que al regresar a sus casas, la familia estará completa.

Relacionado
Casi 5 millones de indocumentados esperan un milagro para que se active...
Obama “nos tiene que dejar un recuerdo a nosotros, los indocumentados”
Un año después de anunciada la Acción Ejecutiva, la desazón cunde entre los indocumentados y también el miedo a las redadas de ICE.

Grupos en Arizona, al igual que en otros estados se unieron en un movimiento nacional para conmemorar el primer aniversario desde que el presidente Barack Obama anunciara el programa de DAPA y la ampliación del DACA.


"Por gobernadores como el de Arizona (Doug Ducey), el DAPA se encuentra detenido en las cortes, por una demanda de 26 gobernadores conservadores", aseguró Raquel Terán, directora de Mi Familia Vota en Arizona.

Entre los más de 200 manifestantes se encontraba Adriana Bonilla, residente de Phoenix, junto a sus dos hijas de 11 y 9 años.

"Mi esposo fue deportado mientras esperábamos la implementación del DAPA", dijo Bonilla.

En el 2012 su caso de inmigración fue cerrado, pero en agosto del 2015 fue notificado de que debería presentarse ante inmigración donde lo arrestaron y le avisaron que iba a ser deportado.

publicidad

El padre fue enviado a México y tratando de regresar con su familia fue arrestado en la frontera por lo que ahora se encuentra detenido en una cárcel en Nevada.

Bonilla se encuentra amparada bajo DACA, pero espera que su esposo pronto se pueda reunir con ella y sus hijas.

Relacionado
La Acción Ejecutiva protege de la deportación a 5 millones de indocument...
Indocumentados: “No somos delincuentes, somos padres de ciudadanos americanos”
Un año después del anuncio de la Acciòn Ejecutiva, millones de indocumentados viven con miedo a ser deportados y dejar abandonados a sus hijos.

Una veintena de activistas se congregaron también en el centro de Reno en respaldo a las políticas de inmigración del presidente Barack Obama y contra una demanda promovida por el secretario de Justicia de Nevada Adam Laxalt que busca forzar la deportación de millones de inmigrantes.


Miembros de la organización Progressive Leadership Alliance of Nevada (PLAN) llevaban un cartel el viernes que decía: "Deporten a Laxalt por perjudicar a nuestras familias".

Pese a críticas de su correligionario republicano, el gobernador Brian Sandoval, Laxalt firmó por Nevada como uno de los 26 estados que tratan de bloquear una orden ejecutiva de Obama emitida hace un año para bloquear las deportaciones.

El director de PLAN, Bob Fulkerson, dijo que Laxalt está apelando a los "peores temores básicos" de los electores. Dijo que 98% de las familias inmigrantes en Nevada han vivido en el estado más tiempo que Laxalt.

publicidad

La administración Obama presentó el viernes un recurso al Tribunal Supremo en el que pide levantar la suspensión que pesa sobre las medidas migratorias que el presidente decretó hace un año y frenar la deportación de cinco de los once millones de indocumentados que viven en Estados Unidos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad