publicidad
Rodney King era un joven de 25 años que venía de ver un partido de baloncesto con unos amigos, donde había bebido. Su vehículo fue seguido por una patrulla y tras una persecusión a más de cien millas por hora, el auto de King fue parado y los tres ocupantes salieron. King ofreció resistencia y recibió un tiro de 'taser', que lo tiró al suelo. Los cuatro policías lo atacaron a palos, lo que fue filmado por un testigo, George Holliday. El video fue retransmitido por los canales de TV y dio la vuelta al mundo. Los ojos del planeta estaban en Los Angeles.

Rodney King, 25 años de la paliza que prendió la pólvora racial en Los Ángeles

Rodney King, 25 años de la paliza que prendió la pólvora racial en Los Ángeles

El 3 de marzo se cumplen 25 años de la violenta detención de Rodney King, evento que detonó los peores disturbios raciales en Los Ángeles en décadas.

Rodney King era un joven de 25 años que venía de ver un partido de balon...
Rodney King era un joven de 25 años que venía de ver un partido de baloncesto con unos amigos, donde había bebido. Su vehículo fue seguido por una patrulla y tras una persecusión a más de cien millas por hora, el auto de King fue parado y los tres ocupantes salieron. King ofreció resistencia y recibió un tiro de 'taser', que lo tiró al suelo. Los cuatro policías lo atacaron a palos, lo que fue filmado por un testigo, George Holliday. El video fue retransmitido por los canales de TV y dio la vuelta al mundo. Los ojos del planeta estaban en Los Angeles.

Comenzó como un episodio de brutalidad policial, pero la violenta detención del afroamericano Rodney King, de la que el 3 de marzo se cumplen 25 años, se convirtió en un símbolo de la discriminación contra los negros y motivó los peores disturbios raciales en Los Ángeles en décadas.

La noche del 3 de marzo de 1991, Rodney King, de 25 años, conducía su vehículo por Los Ángeles a gran velocidad y junto a dos amigos tras haber bebido alcohol.

La policía angelina organizó una persecución para detener el vehículo de King, que en esos momentos estaba en libertad condicional por robo.

Finalmente, los agentes lograron atraparle en la comunidad de Lake View Terrace, en el Valle de San Fernando, y cuando King salió del vehículo los policías le propinaron una brutal paliza con patadas, golpes con porras y pistolas de descargas eléctricas mientras él estaba en el suelo e indefenso.

La década del noventa fue testigo de un hecho que puso al rojo vivo la t...
La década del noventa fue testigo de un hecho que puso al rojo vivo la tensión entre la policía y la comunidad afroamericana en Los Angeles. El 3 de marzo de 1991, hace 20 años, un testigo filmó cómo cuatro policías apaleaban a un joven indefenso mientras otros agentes miraban. Tiempo después, los policías fueron declarados inocentes lo que inició una ola de violentos disturbios que dejó 53 muertos.


Los informes médicos posteriores detallaron que King sufrió nueve heridas en la cabeza, una fractura de tobillo, magulladuras por todo el cuerpo y un ojo amoratado además de posibles daños en la visión y el cerebro.

Este episodio de ensañamiento y violencia policial sin sentido podía haber quedado oculto si no hubiera sido porque, desde una vivienda cercana, un ciudadano grabó todo en un video que a los pocos días daría la vuelta al mundo.

La crudeza de las imágenes, en una época en la que el video de aficionados no estaba ni de lejos tan extendido como ahora, desató las protestas y el enfado de la comunidad negra, que llevaba años denunciando las actitudes racistas y violentas de la policía.

publicidad

"Finalmente, habíamos atrapado al Monstruo del Lago Ness con una videocámara", señaló a la cadena CNN el abogado de King, Milton Grimes, en el documental "Race and Rage".

Por su parte, el entonces presidente de Estados Unidos, George H.W. Bush, criticó el comportamiento de los policías calificándolo de "indignante".

El 1 de mayo de 1992, el propio Rodney King encabezó una conferencia de...
El 1 de mayo de 1992, el propio Rodney King encabezó una conferencia de prensa donde pidió a los manifestantes que se aplacaran y a los policías a que cesen en la represión. 'Can we all get along?' (¿Podemos llevarnos bien?) fue el pedido de Rodney King, frase que quedó en la memoria colectiva de la nación.


El sargento Stacey Koon y los agentes Theodore Briseño, Laurence Powell y Timothy Wind fueron acusados de delitos de asalto con arma letal y uso excesivo de fuerza.

Sin embargo, en abril de 1992 un jurado de Simi Valley, en el que no había ningún miembro negro, absolvió a los agentes de la mayoría de las acusaciones.

El veredicto causó indignación e ira en la población negra, que vio en la decisión del tribunal un nuevo ejemplo de injusticia y discriminación, y motivó que comenzaran los disturbios raciales más importantes en la ciudad californiana desde los desórdenes de Watts en 1965.

Incendios, saqueos y asaltos convirtieron a Los Ángeles en una ciudad casi sin ley y sumida en el caos: sólo en el primer día de los disturbios murieron doce personas.

publicidad

La pobreza, el racismo y la marginación componían un polvorín en los suburbios de población negra y el veredicto del caso King se entendió como un nuevo desprecio y como la chispa que encendió la mecha.

Las autoridades declararon el estado de emergencia y fuerzas militares tomaron la ciudad para tratar de controlar la situación.

En una declaración pública ante las cámaras de televisión, un conmocionado Rodney King pidió calma a todo el mundo: "Sólo quiero decir, ¿nos podemos llevar todos bien?".

Tras seis días, los disturbios terminaron en Los Ángeles con un balance de 55 fallecidos, alrededor de 2,000 heridos y más de 1,000 millones de dólares en pérdidas económicas.

En 1993 se celebró un nuevo juicio y dos de los cuatro agentes implicados en la paliza, Stacey Koon y Lawrence Powell, fueron condenados.

Un nuevo episodio judicial de King, esta vez contra la ciudad de Los Ángeles, concluyó con una indemnización de 3,8 millones de dólares para la víctima.

Sus dificultades, sin embargo, no acabaron, ya que tras el caso King llevó una vida errática que incluyó problemas de alcoholismo y nuevas detenciones que le condujeron incluso a un breve paso por la cárcel en 1996.

King falleció el 17 de junio de 2012 a los 47 años de edad en su casa de Rialto, ahogado en una piscina tras consumir drogas y alcohol.

publicidad

Lea más:


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad