publicidad
Una operación de ICE, en una imagen de archivo.

Inmigrante hondureño demandará por abuso policial

Inmigrante hondureño demandará por abuso policial

El inmigrante hondureño llamó a la policía y terminó arrestado con una pierna rota por policía del condado Broward.

Una operación de ICE, en una imagen de archivo.
Una operación de ICE, en una imagen de archivo.

Un inmigrante hondureño que pidió ayuda a la policía y terminó arrestado con una pierna rota por miembros del Alguacil del Condado de Broward, sur de Florida, interpondrá una demanda a ese cuerpo policial por uso excesivo de fuerza y discriminación racial.

David Velásquez de 32 años, dijo que reportó un asalto a su camioneta y cuando la policía llegó sin preguntar por el robo, les cuestionaron a él y a su esposa, la inmigrante mexicana Norma Huerta, sobre su estatus migratorio.

Los hechos ocurrieron en la madrugada del 2 de marzo del 2014 en su departamento de Fort Lauderdale durante un cambio de turno de la policía.

“Uno de los policías –Christoper Manekas- tocó a mi puerta y en vez de preguntarme sobre el robo, me miró de pies a cabeza y me preguntó que como entre al país”, dijo a Notimex, Huerta.

“Al final terminaron sacando a mi esposo de la casa con engaños y rompiéndole la pierna (...) nosotros fuimos víctimas de discriminiación”, contó la mujer.

“Me rompieron la pierna izquierda y me tuvieron entre seis a ocho días preso sin medicamento”, se quejó el inmigrante.

Jon de León, abogado de derechos civiles, quien lleva el caso dijo que ya informaron legalmente a las autoridades sobre su intención de demandar y han tomado declaración bajo juramento a los policías que estuvieron esa noche involucrados en el caso: Manekas y James Kinney. La policía no ha hablado sobre el tema, hasta el momento.

publicidad

De León dijo que la fiscalía ha denegado dos de los cargos originales reportados por la policía, entre ellos el de resistirse al arresto con violencia.

Con base en ello el abogado apuntó que planean demandar por alegaciones falsas, exceso de fuerza, discriminación racial e implementar políticas federales migratorias.

“El papel de la policía no es ser un agente de inmigración (...) lo que están creando en la comunidad con esto es que la gente no va a querer reportar un crimen por temor a que los pongan en deportación”, subrayó De León.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad