publicidad

Iglesia de EEUU aún paga penitencia

Iglesia de EEUU aún paga penitencia

Desde 2002 ha tenido que adoptar reformas ante lo que consideraba pecado o falla moral de sus sacerdotes

Por Francisco Trujillo. Corresponsal

DALLAS - La Iglesia Católica de Estados Unidos recibirá al Papa Francisco esta semana cuando aún paga penitencia por los escándalos de abuso sexual de sus sacerdotes contra niños y jóvenes, así como por la fallida forma como abordó el problema.

Sacerdote católico


Desde 2002 la Iglesia estadunidense ha tenido que adoptar reformas ante lo que consideraba pecado o falla moral de sus sacerdotes (tema con el que lidiaba en secreto), para pasar a denunciarlo ahora de forma obligada como el delito criminal que representa.

La revelación de miles de casos de abuso sexual cometidos desde la década de 1950 estremeció la credibilidad de la institución y sacudió la fe de muchos de sus creyentes. El escándalo condujo al éxodo de dos millones de feligreses que abandonaron la iglesia entre 2002 y 2012, de acuerdo con un estudio del Departamento de Economía de la Universidad de Notre Dame.

El papa pide a religiosos no encubrir casos de pederastia /Univision


El escándalo se destapó en enero de 2002, cuando el periódico The Boston Globe publicó la historia de John Geoghan, un sacerdote con múltiples acusaciones de abuso sexual. El artículo aseguró que aún cuando sus superiores sabían de la historia de abuso de Geoghan, éstos continuaron colocándolo en posiciones en las que estaba en contacto con niños.

La cobertura del Boston Globe creó una tormenta de críticas contra la Iglesia y propició que en todo el país comenzaran a revelarse las acusaciones de abuso sexual, muchas de las cuales habían permanecido acalladas por décadas.

En junio de 2002, seis meses después de que se destapara el escándalo, la Conferencia Nacional de Obispos Católicos (USCCB) aprobó la Carta de Protección de Niños y Jóvenes, que establece drásticas medidas para acabar con los casos de abuso sexual.

publicidad

Entre ellas figura la expulsión automática de cualquier sacerdote que sea encontrado culpable de abusar sexualmente de un menor.

El papa pide a religiosos no encubrir casos de pederastia /Univision


De acuerdo con BishopAccountability.org, grupo que ha documentado el tema, los obispos estadunidenses recibieron denuncias de abuso sexual que involucran a seis mil 427 sacerdotes entre 1950 y 2013.

Ello representa 5.6 por ciento de los 115 mil sacerdotes activos desde entonces en el país. Sin embargo sólo se han difundido los nombres de tres mil 973 de los acusados, incluida la identidad de 24 obispos.

Datos de la Conferencia Nacional de Obispos Católicos de Estados Unidos indican que hasta 2011 estos sacerdotes y religiosos habían cometido abusos contra 17 mil 259 víctimas, aunque otras cifras calculan un promedio de 50 víctimas por cada sacerdote pederasta.

Una investigación del periódico The Dallas Morning News reveló que hasta antes de 2002, dos terceras partes de los obispos católicos de Estados Unidos permitieron a los sacerdotes acusados de abuso sexual seguir trabajando en sus diócesis.

publicidad

El número de denuncias legales interpuestas contra sacerdotes y obispos se desconoce con exactitud.

Un estudio del reverendo Thomas Foyle y el abogado Steve Rubino estima en tres mil los casos civiles relacionados con abuso sexual de parte de los clérigos entre 1984 y 2003 y no incluye los cientos más de denuncias hechas entre 2004 y 2009.

Sólo 37 casos llegaron a juicio en las cortes de Estados Unidos entre 1986 y 2009. La iglesia ha preferido resolver la gran mayoría de los casos fuera de la corte, mediante acuerdos con los abogados de las víctimas.

Nuevo arzobispo se disculpa por pederastia a en iglesia de Chicago /Univision


Como consecuencia de dichos acuerdos y de los escasos fallos judiciales, la Iglesia se ha comprometido a pagar indemnizaciones por unos tres mil millones de dólares a más de tres mil 600 víctimas.

Los mayores montos de indemnizaciones han sido pagados por la Diócesis de Los Ángeles con 660 millones de dólares, derivados de los casos de 221 sacerdotes y empleados de la iglesia que abusaron a unos 508 niños.

La Diócesis de San Diego acordó pagar 198 millones de dólares en reparaciones a las víctimas, lo que le condujo la bancarrota. De igual forma, la Provincia Jesuita de Oregón se fue a la quiebra tras acordar pagar junto con sus aseguradores unos 166 millones de dólares en compensaciones a las víctimas.

publicidad

Otras jurisdicciones eclesiásticas que han pagado indemnizaciones han sido la Diócesis de Orange, California, con 100 millones de dólares; la de Boston, Massachusetts, con 84 millones; Covington, Kentucky, con 79 millones; Wilmington, Delaware, con 77 millones: y la de Portland, Oregón, con 71 millones.

Las responsabilidades financieras contraídas por los casos de abuso sexual han obligado a las diferentes diócesis a deshacerse de cientos de propiedades, incluyendo terrenos, escuelas, hospitales y antiguos seminarios.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad