publicidad
.

Abre un gran palacio en Hialeah con los aromas y sabores del Caribe logo...

Abre un gran palacio en Hialeah con los aromas y sabores del Caribe

Abre un gran palacio en Hialeah con los aromas y sabores del Caribe

Los mismos aromas de frutas frescas y comidas latinas que por años han hecho el Palacio de los Jugos en Flagler famoso ahora también adornan a Hialeah.

La historia del Palacio de los Jugos /Univision

por Jennifer Moreno

HIALEAH, Florida - En los últimos años la Calle 49, la arteria principal en el corazón de la Ciudad que Progresa,  ha sido transformada con nuevos negocios y restaurantes de renombre, pero esta semana la llegada de un nuevo palacio ha llenado la calle con los aromas y  sabores del Caribe.

La reina de este palacio, Apolonia  Bermúdez, 75,  es dueña de los restaurantes cubanos Palacio de los Jugos, que inauguró su sexto restaurante este fin de semana en la 12 Avenida de esta calle en Hialeah.

Con los colores llamativos del restaurante, rojo y amarillo, los clientes entraban y salían sin parar desde temprano en la mañana.  Las filas llegaban hasta la puerta, todos con el deseo de probar un plato delicioso cubano acompañado con un jugo natural.

“A mí me encanta el Palacio, vengo seguido,” dijo Migdelis Gonzalez, 23, una de sus fieles clientes. “Este lugar nos gusta porque tiene un gran corazón latino.”

La variedad de comida abarca el restaurante de punta a punta en un mostrador con vitrinas de cristál. Con arroz moro, chicharrones, plátanos maduros, mariscos, frutas frescas y toda clase de sándwiches que pueda existir. Y para llenarles el corazón a sus clientes, Apolonia decoró su negocio con arreglos hermosos de flores frescas en cada esquina y mesa de su local.

“Yo soy florera, sin mis matas yo no soy nada”, dijo Bermúdez. “Yo me crie en el campo, con flores, pájaros; por eso pongo flores porque me recuerda mi casa en Cuba”.

publicidad

Con casi 40 años de trabajo en los Estados Unidos, Apolonia o “Poli,” como le llama su gente querida, abrió su primer local de frutería en la Pequeña Habana donde empezó humildemente a servirle a su comunidad.

“Yo era churre y manteca,” dijo ella con una risa. “Yo cocinaba de todo, me hice tantos inventos, y todos empezaron a llegar de todas partes.”

Al ver que su primer local fue todo un éxito, Bermúdez decidió mudarse y agrandar a su local en la Calle Flagler.

“Mi ex esposo y yo llegamos en 1965 sin un centavito, yo no sabía ni decir ‘buenos días’ en inglés”, dijo Bermúdez. “Fue muy difícil y lloré mucho, pero trabajamos duro, porque este es el país de las oportunidades”.

Fotos: Palacio de los Jugos en Hialeah

Hoy en día Apolonia y su hijo Reinaldo Bermúdez están encargados de todos los locales y piensan abrir uno en la 27 avenida al norte de la Coral Way y otro en el Aeropuerto Internacional de Miami.

“Me siento orgulloso de iniciar una cadena aquí en Miami”, dijo Reinaldo Bermúdez. “Hialeah me faltaba, y yo me críe aquí, es un centro hispano con una tremenda comunidad”.

El negocio de Bermúdez fue la mira de todos nacionalmente después de la visita del republicano Mitt Romney el año pasado, cuando hizo su campaña en el Palacio de Los Jugos # 2, en la 7085 suroeste 24th calle.

 “Fue un orgullo tener a Romney y Paul Ryan,” dijo Reinaldo. “Ese 13 de agosto fue muy especial, y ese día mi hija nació.”

publicidad

Empleando a casi mil trabajadores por todos los locales, Apolonia trata de darle consejos y apoyó a sus empleados para que ellos mismos abran sus propios negocios.

“Yo siempre digo, tú tienes la misma oportunidad que tuvo una niña rica en este país,” dijo Apolonia.

Apolonia le abierto las puertas a sus cinco nietos y piensa seguir trabajando hasta que llegué a los 90 años de edad.

“Mientras que Dios me de vida, salud, amor y paz seguiré en los Palacios”.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Científicos de la NASA utilizan los datos tomados entre 2013 y 2016 por el satélite Landsat 8 en el glaciar Heimdal, en Groenlandia, para graficar el movimiento de las plataformas heladas que ocurre actualmente.
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
publicidad