publicidad

A un año de la explosión en San Bruno el camino a nuevas regulaciones es incierto

A un año de la explosión en San Bruno el camino a nuevas regulaciones es incierto

En el 1er aniversario de la explosión de una tubería de gas en San Bruno, CA que mató a ocho personas y destruyó 38 hogares, el camino a nuevas y mejores regulaciones de seguridad es incierto.

Propuesta de ley federal ignoraría recomendaciones de seguridad

SAN FRANCISCO.- En el primer aniversario de la explosión de una tubería de gas en San Bruno, California que mató a ocho personas y destruyó 38 hogares, el camino a nuevas y mejores regulaciones de seguridad a nivel federal para que la tragedia no se repita es aún incierto. 

Un proyecto de ley  para regular los gaseoductos del país, presentado por congresistas republicanos este miércoles, bloquearía algunas reformas e ignoraría las más recientes recomendaciones de seguridad hechas por agencias supervisoras federales.  

FOTOS: Sobrevivientes de la explosión aún no vuelven a la normalidad

Entre otros la propuesta les prohibiría a autoridades federales requerir a las compañías dueñas de las tuberías de gas y petróleo que inspeccionen el estado de sus gaseoductos y oleoductos en zonas poco pobladas. También le impediría a los reguladores imponer más estándares de seguridad para detectar escapes. En cambio la propuesta sugiere continuar estudiando el asunto por un par de años más.

Luego de una serie de accidentes en gaseoductos y oleoductos de todo el país el Departamento del Transporte dijo que  estaba considerando exigirle a las compañías que  administran los gasoductos que revisen todo el sistema de tuberías, inclusive si éstas se encuentran en áreas poco pobladas. 

publicidad

La semana pasada la Junta Nacional del Transporte -NTSB por sus siglas en inglés- culpó a  PG&E de una serie de errores que terminaron con la explosión que mató a 8 personas, hirió a 58 y destruyó 38 hogares en San Bruno. “Una supervisión débil de parte reguladores federales y estatales contribuyeron al accidente” concluyó la NTSB. 

En una declaración a la agencia de noticias Prensa Asociada, la Presidenta del NTSB Deborah Hersman, dijo: “Como resultado de nuestra investigación de la explosión en San Bruno nos preocupa cualquier pieza legislativa que debilite aún más un sistema de supervisión que ya de por si es poco estricto.”

Borrador de informe federal difiere de los resultados de la investigación en San Bruno

Por otra parte, el periódico  San Francisco Chronicle obtuvo el borrador de un informe llamado “Reporte para Estados Unidos sobre la seguridad en los gasoductos” sobre el estado de las tuberías del país ordenada por el Departamento del Transporte luego de accidentes en gasoductos en Texas, Pennsylvania, Michigan, Florida y San Bruno. 

El informe preliminar contrasta con las recomendaciones, hechas por el NTSB tan sólo una semana antes. En el borrador, reguladores pintan un escenario mucho menos desolador que el presentado por el NTSB en el que la gestión de agencia reguladora federal fue descrita cómo “débil”.

publicidad

El reporte apenas menciona recomendaciones específicas hechas por el NTSB para evitar otra tragedia como la de San Bruno entre ellas la implementaciones de pruebas hechas con agua a alta presión en tuberías colocadas antes de 1970 que detectaría soldaduras defectuosas como la que ocasionó la explosión en San Bruno. 

Sin embargo el informe dice que no está demostrado que dichas tuberías son más peligrosas que el resto de la antigua infraestructura, pero admite que el gobierno federal no matiene historiales de accidentes de tuberías instaladas antes de 1970. 

FOTOS: Los espeluznantes detalles que arrojó la investigación de la explosión

Según el NTSB otra de las lecciones para evitar que se repita otra tragedia como la de San Bruno  es la necesidad de modernizar miles de millas de gasoductos antiguos con sensores que serían capaces de detectar soldaduras defectuosas. Pero el NTSB sólo tiene el poder de hacer recomendaciones, no de implementarlas y el informe no menciona si la industria debe ser forzada a pagar miles de millones de dólares por la modernización de tuberías antiguas para incluir estos sensores.Tampoco menciona que se registraron 23 incidentes desde el 2002 en los que soldaduras de San Bruno han fallado. 

Las multas y el costo de mejorar la seguridad en los gasoductos

Uno de los asuntos que si aparece en el “Reporte a América” es la recomendación de no imponerle multas a las compañías que rompen las reglas de seguridad. Pero en sus recomendaciones el NTSB dijo que en California la Comisión de Utilidades Públicas debe tener la autoridad de imponer castigos monetarios.  

publicidad

El informe justifica la recomendación argumentando que  “multas más altas implicarían una supervisión más difícil (de estándares de seguridad)… con la posibilidad de que los inspectores busquen otras maneras menos contenciosas para promover conformidad a las reglas.

“En relación a los costos de reparación de los daños causados por la explosión de San Bruno, de acuerdo con un documento introducido por PG&E con reguladores de California el mes pasado, los planes de la corporación serían que los clientes paguen por los gastos y las reparaciones causadas por la explosión en San Bruno. 

Según PG&E, los costos totales de mejoras a la seguridad en las tuberías de gas después de la explosión de San Bruno serían 2180 millones de dólares. De este dinero, PG&E cree que debe pagar 221 millones y el resto de los 1960 millones deben ser pagados por los clientes de la compañías en aumentos de tarifas. De acuerdo al documento PG&E dice que los aumentos sólo serían de un cuatro por ciento para clientes residenciales y tal vez más para negocios. 

Familiares de víctimas forman organización para crear conciencia

En tanto un año del desastre, a zona devastada por la explosión tiene algunas señales de progreso. Algunos avisos de construcción se levantan en lotes quemados por el incendio. Autoridades estatales han prometido más regulaciones de seguridad para el sistema de tuberías de gas de California. Además, debido a la ola de críticas PG&E reformó su cúpula de liderazgo y prometió establecer alto estándares de seguridad.

publicidad

Sin embargo, a un año de la tragedia las víctimas se preguntan por qué  no se le han impuesto multas a la corporación por no mantener al día sus archivos y estándares de seguridad que terminaron con la explosión. Algunos sienten que la justicia aún está por llegar para los responsables de la tragedia.  

Este  jueves las familias que perdieron seres queridos en la explosión anunciaron la creación de una organización sin fines de lucro para presionar por mejores regulaciones de seguridad. 

Rene Morales, cuya hija de 20 años murió en el incendio, será la Directora Ejecutiva de la fundación. Morales le dijo a Prensa Asociada que el grupo hará concientización a nivel nacional y estatal sobre la necesidad de mejorar la seguridad de gasoductos en todo el país.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad