publicidad

A tribunales niños de secta

A tribunales niños de secta

Instó al Congreso a que apruebe pronto la Iniciativa Mérida de mil 400 millones de dólares para ayudar a México y Centroamérica.

El regreso de Bush

NUEVA ORLEANS.- El presidente de EU, George W. Bush, instó hoy al Congreso a que apruebe pronto la Iniciativa Mérida de mil 400 millones de dólares para ayudar a combatir el narcotráfico y el crimen organizado en México y Centroamérica."El Congreso tiene la oportunidad de enviar un fuerte mensaje de que vamos a financiar plenamente el programa" dentro de un proyecto de gastos suplementarios, dijo.

El jefe de la Casa Blanca hizo el pedido al concluir a una reunión bilateral con su colega mexicano, Felipe Calderón, en el marco de la cuarta cumbre de la Alianza para la Seguridad y Prosperidad de América del Norte (ASPAN), la última de Bush.

"Pienso que está en nuestros intereses que financiemos la iniciativa conjunta. Tenemos que trabajar duro para asegurar que reducimos el uso de las drogas y que al mismo tiempo trabajamos con ustedes de forma coordinada para derrotar a estos narcotraficantes", apuntó.

Por su parte, Calderón también destacó la importancia de que ambos países presenten un frente unido "ante el enemigo común" que representa el crimen organizado.

Bush elogió el liderazgo del mandatario mexicano en la lucha contra el narcotráfico y reconoció que Estados Unidos debe hacer más por combatir el incesante tráfico ilegal de armas hacia la nación vecina y que ha contribuido a la violencia generada por el narcotráfico.

publicidad

El año pasado hubo un total de 2.700 asesinatos en México relacionados con el tráfico de estupefacientes, algunos de los cuales acapararon titulares en ese país.

La Iniciativa Mérida

Durante la reunión -el primer cara a cara de ambos desde la cumbre en Canadá el año pasado-, Bush y Calderón abordaron varios temas de la agenda bilateral que, además de la Iniciativa Mérida, incluyeron la seguridad fronteriza y el fortalecimiento del comercio.

Flanqueados por las banderas de Estados Unidos y México, ambos hicieron una férrea defensa del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), lanzado en enero de 1994 y que, según Bush, ha beneficiado a ambos países.

Calderón aseguró que gracias al pacto trilateral se ha incrementado el comercio, lo que a su vez ha ayudado a generar empleos en ambos lados de la frontera y a disminuir la emigración de mexicanos rumbo al Norte.

Sin embargo, el libre comercio y el TLCAN se encuentran bajo los reflectores de la contienda electoral en EU, donde -en medio de la incertidumbre económica- los aspirantes presidenciales demócratas han dejado abierta la posibilidad de renegociarlo si alguno de ellos gana en noviembre.

Inauguran Consulado Mexicano

El presidente estadounidense, George W. Bush, celebró este lunes "el regreso" de la ciudad de Nueva Orleans tras ser devastada por el huracán Katrina, al inaugurar el nuevo consulado de México en la ciudad, momentos antes de la apertura de la cumbre norteamericana.

publicidad

"Esta ceremonia también va a celebrar el regreso de una gran ciudad de Estados Unidos", afirmó Bush, al participar junto a su par mexicano Felipe Calderón en la inauguración del nuevo consulado que debe atender a las decenas de miles de mexicanos que participaron en la reconstrucción de Nueva Orleans.

El presidente estadounidense dijo haber elegido la ciudad "porque quería enviar el mensaje a los ciudadanos de mi país de que Nueva Orleans está ahora abierta para el comercio, que es un buen sitio para visitar y que se convirtió en una ciudad de esperanza tras la devastación causada por Katrina".

El huracán golpeó la ciudad a fines de agosto de 2005 y la gestión del desastre por el Gobierno de Bush ha sido severamente criticada. La cuarta cumbre norteamericana, que se celebra hasta el martes, es una oportunidad para la ciudad de dar la imagen de que ha sido reconstruida.

Ausente el tema migratorio

México concluyó su participación en la cuarta cumbre de la Alianza para la Seguridad y la Prosperidad de América del Norte (ASPAN) sin avances concretos en sus peticiones a EE.UU. para que le ayude a frenar la violencia del crimen organizado o mejorar la situación de sus inmigrantes.

El presidente mexicano, Felipe Calderón, sí consiguió que Bush reiterara su exigencia al Congreso estadounidense de que apruebe la "Iniciativa Mérida", una ayuda económica contra el narcotráfico para México y Centroamérica, de 1.400 millones de dólares en tres años.

publicidad

"El Congreso tiene que aprobar este proyecto de ley, tiene que aprobarlo de forma tal que se conforme con la estrategia que el presidente de México cree que ayudará a lidiar con este tema", indicó Bush en la rueda de prensa final de la reunión.

El proyecto ha recibido fuertes críticas de algunos sectores mexicanos que ven en la propuesta un intento de repetir en México el Plan Colombia.

Sin embargo, poco pudo hacer Calderón respecto a sus compatriotas que viven y trabajan sin documentos en EE.UU., pues el plan de reforma migratoria del Ejecutivo estadounidense hace tiempo que fue sepultado por el Legislativo de aquel país y hasta que no se elija un nuevo Congreso a finales de año no volverá a tratarse.

Pese a ello, Calderón le pidió el lunes a Bush que trabajen juntos para lograr una solución "comprensiva e integral" en el tema migratorio, en una reunión que sostuvieron tras inaugurar el nuevo consulado mexicano en Nueva Orleans.

La sede consular, que había sido clausurada en 2002 por falta de rentabilidad, fue reabierta por la creciente inmigración mexicana a esa ciudad del sur de EE.UU., atraída por el trabajo que ofrece su reconstrucción tras el devastador paso del huracán "Katrina" en 2005.

En la actualidad viven en Nueva Orleans 85.000 inmigrantes mexicanos, después de que su presencia se incrementara en un 55 por ciento en los últimos dos años.

publicidad

El mandatario estadounidense no se refirió públicamente a la posible necesidad de un cambio en las leyes migratorias estadounidenses ninguno de los dos días que duró la cumbre.

Así las cosas, la cita trilateral apenas sirvió para que Bush, Calderón y el primer ministro de Canadá, Stephen Harper, defendieran a capa y espada la idoneidad del "libre comercio con seguridad" como única manera de alcanzar la prosperidad regional.

Calderón recordó que, gracias al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN o NAFTA, por sus sigla en inglés), vigente desde 1994, el comercio trilateral rebasó los 900.000 millones de dólares.

El gobernante estadounidense sí consiguió, en cambio, de Calderón y Harper un decidido apoyo al Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Estados Unidos y Colombia, pendiente también de la aprobación del Congreso estadounidense.

Según el gobernante mexicano "mientras más oportunidades de comercio haya en la región de Latinoamérica, mucha mayor oportunidad de prosperidad habrá".

Consultado sobre las dudas expresadas por los candidatos demócratas Hillary Clinton y Barack Obama sobre la conveniencia del TLCAN indicó que renegociarlo dejaría en una posición vulnerable a Norteamérica frente a los bloques económicos de Asia y la Unión Europea.

publicidad

Además, agregó, se daría una "pérdida súbita de oportunidades económicas que provocaría incluso mayor presión migratoria de México a Estados Unidos".

Respecto a la política interna mexicana, Calderón "deploró" la ocupación del Congreso por parte de legisladores izquierdistas, que comenzó el pasado 10 de abril en protesta contra un proyecto de reforma energética del Ejecutivo.

Opinó que la medida "empobrece" y "debilita" la imagen de la oposición y pone "en ridículo" a sus líderes.

Al finalizar la cumbre, el presidente de México se desplazó hasta Dallas (Texas) en visita de trabajo, para reunirse con líderes de las comunidades mexicanas y los empresarios residentes allí.

El objetivo de esa última escala, según anunció la Presidencia mexicana, es conocer los puntos de vista de sus interlocutores acerca de la actual coyuntura migratoria y presentarles las acciones que lleva a cabo el Gobierno en su beneficio.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
Los dreamers dicen que con la situación en EEUU y las nuevas políticas del presidente Donald Trump, temen pedir ayuda financiera para realizar sus estudios, pues les preocupa que esto les cueste su estadía en el país.
Representantes y senadores del partido republicano han sido confrontados, cuestionados y abucheados en los últimos días en asambleas populares celebradas en sus estados. Trump señala a "activistas progresistas" de organizar las protestas.
Juan García del ACT, uno de los dos exámenes estandarizados, nos habla de las cosas que se deben evitar a la hora de llenar la admisión universitaria.
publicidad