publicidad

A mi mamita la están velando en Cuba

A mi mamita la están velando en Cuba

El sadismo se debe a que Héctor escribió a escondidas el libro Cuba, un pueblo esclavizado, se escapó hacia Argentina y allí logró editarlo.

Héctor Manuel Ramírez Rodríguez es cubano y está actualmente exiliado

en Chile. Viajó hace una semana exacta a Cuba para ver a su madre quien

estaba al borde la muerte, pero las autoridades cubanas le negaron la

entrada ya estando en el aeropuerto José Martí. (Los detalles de su historia los narré en la crónica del 24 de marzo titulada Un Gesto Superior).

Siniestra venganza

El escritor Héctor Ramírez, viajó a Cuba de urgencia ante la gravedad

de su madre. La anciana había sido desahuciada y enviada a morir a su

casa, donde permanecía postrada en estado de coma sin reconocer a

nadie. Sin embargo, las pocas veces que recuperaba la conciencia, pedía

ver a su único hijo que habia sido desterrado por el gobierno cubano.

Héctor llegó al aeropuerto de La Habana el pasado 18 de marzo en un

vuelo nocturno y de inmediato fue detenido por las autoridades. No le permitieron ver a la familia que esperaba en el aeropuerto, ni

que le entregara el equipaje y medicamentos que traía para su madre. No

le dejaron cruzar los controles de inmigración para abrazar a la

familia que allá esperaba, ni pudo besar la tierra cubana como siempre

hacía cada vez que regresaba.A las 12 horas de su detención, sin

recibir agua ni alimentos, fue devuelto a Chile escoltado como un

publicidad

terrorista. En su pasaporte colocaron un timbre que lo convertía en un

apátrida ya que, señala el documento, nunca más podrá pisar su

patria.También le advirtieron que todos los miembros de su familia

jamás tendrán derecho a salir de Cuba.

El sadismo se debe a que Héctor escribió a escondidas el libro Cuba,

un pueblo esclavizado, se escapó hacia Argentina y allí logró

editarlo. Posteriormente regresó a la Isla para continuar su lucha por

Cuba, pero fue encontrado por las autoridades que lo apresaron y lo

enviaron a la cárcel por varios años antes de ordenar su

destierro.Héctor, como tantos otros escritores, está pagando el precio

por exponer la verdad de lo que está sucediendo en Cuba.

Antes que anochezca

El escritor Reinaldo Arenas -quien se suicidó en el exilio- sufrió

igual persecución por escribir a escondidas y publicar fuera de la

Isla, ya que no podía hacerlo dentro de su propio país.Arenas narró

publicidad

magistralmente sus vicisitudes en su biografía Antes de Anochezca

Uno de los capítulos más conmovedores es cuando cuenta que un oficial

en la prisión lo llamó para interrogarlo. Entonces Arenas vio sobre le

escritorio su libro publicado, cuyos originales él había sacado en

forma subrepticia con amigos a Francia.El teniente Victor me comunicó

muy enfurecido que mi novela El Palacio de las Blanquísimas Mofetas"

había sido publicado en Francia y Alemania, me mostró un ejemplar de la

publicación sin ni siquiera permitirme tocarlo. Era mi libro, pero yo

ni podía tocarlo. La publicación de aquel libro era una prueba de que

yo existía y eso los ponía enfurecidos...

Cuba, un pueblo esclavizado

Héctor Ramírez escribió su libro dentro de Cuba durante diez años,

también en total secreto.Al igual que con Arenas, la venganza del

régimen fue terrible cuando se enteró de la publicación del libro que

Hector tituló Cuba, un pueblo esclavizado. El sadismo fue refinado y

publicidad

especial para este nuevo escritor. Las autoridades a cargo de su

entrada a Cuba le hicieron pagar más de mil dólares para entregarle los

papeles que lo acreditaban como "Cubano Residente en el Exterior. Luego

invalidaron los documentos dejándolo como un emigrante ilegal.

Cuando Hector pidió permiso a comienzos de marzo para regresar a ver a

su madre moribunda, le entregaron pasaporte y visa cubana como turista,

haciéndole creer que iba a poder ver a su Madre y los otros miembros de

su familia.El plan era ilusionarlo, hacerlo viajar, que gastara su

dinero, y cuando llegara no dejarlo entrar.

Dice Hector lo que más me duele no son las tantas horas de viaje, ni

el dinero perdido, ni que mi hija estuviera allí llorando inútilmente

toda la noche; lo que más me duele es mi madre, que inútilmente trató

de alargar su vida sólo para verme. Ya perdí a mi padre estando en el

exilio. Ahora me quitan a mi madre, mis hijos, mis hermanos, mi patria.

Sin embargo, no me ablandarán. Jamás dejaré de denunciar al régimen

publicidad

cubano. Cuando regresó a Chile, sin haber podido salir del aeropuerto,

Héctor escribió dando las gracias por la solidaridad demostrada ante su

caso.(Los correos electrónicos de Héctor están detallados en la crónica del 27 de marzo titulada Dolor en Miami, dolor en Cuba). Venezuela

El lastimoso episodio ha tocado muchos corazones. La editora de

"VenezuelaEs-NoEndosable" y La

Caldera del Diablo, María Margarita Caldera, insta desde Caracas a no

olvidar este nuevo atropello a los derechos humanos perpetrado por el

gobierno cubano:

Estoy haciendo públicos los mensajes referentes al caso del amigo

cubano Héctor Manuel Ramírez Rodríguez, para de aguna forma expresarle

a él, y a través suyo al pueblo cubano que lucha contra la dictadura

castrista, nuestra más sincera solidaridad.

Ojalá podamos quienes hoy estamos a las puertas de comenzar a reeditar

la triste experiencia de Cuba, utilizar cada arma que tengamos para

enfrentar la amenaza que es que en Venezuela se pueda emular la misma

publicidad

con las consecuencias que ya conocemos existen desde que se implantara

allá la dictadura que hasta el día de hoy, y desde hace ya cincuenta

años, oprime y cercena las libertades a que tiene derecho todo ser

humano.

Ojalá no sea en vano el sufrimiento de Héctor Manuel, y tampoco el de ninguno de sus compatriotas".

Saludos, María Margarita

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad