publicidad
.

9/11: No soy el único soñador logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9bfc...

9/11: No soy el único soñador

9/11: No soy el único soñador

'No soy ni la sombra de lo que fui'

Sensaciones al pie de la Zona Cero

El acto por el décimo aniversario de los ataques en Nueva York está a punto de terminar y no puedo quitar de mi mente el hecho de que a unas 70 cuadras de aqui, la Zona Cero, un soñador murió de dos balazos frente al edificio Dakota.

'Dirás que soy un soñador, pero no soy el único', cantaba John Lennon, cuyos últimos tramos de su vida los dedicó a promover la paz.

'Somos capaces de hacer lo peor y lo mejor', me dijo ayer un mexicano que vive en Connecticut, cerca de Nueva York.

Y es verdad. ¿Lo peor? Ataques como los ocurridos diez años atrás. ¿Lo mejor? Soñar.

El mundo es un lugar difícil para vivir, injusto, hostil y hasta avasallador.

Pero hoy, en este día tan especial, es bueno echar mano de los sueños, aquellos que nos llevan a las utopias que tanta falta nos hacen.

Escribo esto a solo cuatro cuadras de Wall Street, donde manda el poderoso dólar, desde donde se estornuda y todo el mundo se contagia.

Pero no todos son billetes y poder. No. Gracias por los soñadores, aquellos que nos dicen una y otra vez que un mundo mejor y más justo es posible, solo si creemos.

Dirás que soy un soñador. Pero, gracias a Dios, no estoy solo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad