publicidad

89-67. Los Lakers desdibujan a los Celtics y fuerzan el septimo partido

89-67. Los Lakers desdibujan a los Celtics y fuerzan el septimo partido

Los angelinos forzaron el séptimo partido ganándole a Boston 89-67. Un regreso espectacular tras dos insufribles pérdidas.

89-67. Los Lakers desdibujan a los Celtics y fuerzan el septimo partido...

Kobe sacó las uñas

LOS ÁNGELES, California – Los Lakers de Los Ángeles repitieron título de la NBA -su decimosexto- y se tomaron cumplida venganza sobre los Boston Celtics (83-79) tras la derrota en la final de 2008, en un partido infumable en cuanto a calidad, pero con una concentración de emoción pocas veces igualada.

Kobe Bryant -23 puntos y 15 rebotes-, pésimo en el tiro durante casi todo el duelo (acabó con 6/24), resurgió de sus cenizas en la recta final para liderar con 10 tantos el último empujón de los californianos, que llegaron a perder de 13 en el tercer cuarto.

Pero los Lakers se dejaron guiar en todo momento por un incomensurable Pau Gasol, autor de 19 tantos y 18 rebotes, con acciones clave a ambos lados de la cancha.

publicidad

Es el undécimo anillo de campeón para Phil Jackson, el quinto para Bryant y el segundo para Gasol.

Por los Celtics, que acusaron un bajón de energía en el último cuarto, destacaron Paul Pierce con 18 puntos y 10 rebotes, y Rajon Rondo con 14 tantos y 10 asistencias.

El arranque dejó al público angelino algo helado. A pesar de que Derek Fisher encestó su primer triple en toda la serie, la experiencia de Rasheed Wallace dio calma a Boston y contrarrestó el imponente ambiente que se vivía en el Staples Center.

Rajon Rondo recogió el guante y tomó el mando. Asistió a Allen, imprimió velocidad al ataque e insufló carácter a la defensa, claves que llevaron a los Celtics a gozar del primer colchón importante al término del primer periodo (14-23), con buenos minutos de Glen Davis.

Esos 14 puntos fueron la anotación más baja en un cuarto de una Final desde 1955.

Los Lakers acusaban los nervios y se mostraban muy precipitados. Acabaron el primer cuarto con un paupérrimo 6/27 en el tiro (22,2 por ciento), en el que Bryant tuvo mucho que ver, y Gasol se fue al banquillo a los diez minutos con dos personales.

Sin embargo, un parcial de 11-0 comandado por el inefable Ron Artest dio la vuelta a la situación (25-23) parecía arengar a los Lakers a pesar de los malos porcentajes de Bryant y Gasol.

En un constante toma y daca, lastrado por la falta de brillantez en el juego y la imposición de las defensas, los Celtics reaccionaron de nuevo (31-38) con Allen y Paul Pierce dando rienda suelta a sus muñecas justo antes del descanso.

publicidad

El Staples enloqueció

El equipo de Doc Rivers sobrepasó la barrera de los diez puntos al comienzo de la segunda parte (36-49). Eran momentos de gran zozobra para los californianos, colapsados en ataque e impasibles ante el despertar de Kevin Garnett.

Bryant seguía intentándolo a pesar de su 3/17 en lanzamientos y Gasol no recibía el balón. Rondo era amo y señor del partido, y sólo pequeños impulsos a favor de los Lakers, con apariciones clave de Lamar Odom, fueron limando la diferencia, que se quedó en cuatro (53-57) a falta de un cuarto.

Gasol dio primero. Garnett contestó. El Staples comenzó a gritar el nombre de Kobe. Los angelinos confiaban en él a toda costa. Entonces se sacó tres tiros libres de la chistera y Artest se encargó con un dos más uno de empatar el duelo (61-61).

Sonaban tambores de guerra. Habían pasado 42 minutos y todo seguía en tablas. Bryant, con cuatro puntos seguidos, puso por delante a los Lakers por primera vez desde el primer cuarto (68-64), mientras los Celtics, absolutamente bloqueados, se daban de bruces una y otra vez con el entramado defensivo de Phil Jackson.

El "Big-Three" mantenía a flote a duras penas a los Celtics, hasta que Gasol, con un movimiento sideral en el interior de la zona, ahogó a Boston (76-70) a falta de 1:30. Después llegaron tres triples seguidos, obra de Wallace, Artest y Allen, que echaron más leña al fuego, sofocado por dos tiros libres de Bryant y, en los instantes finales, por Sasha Vujacic.

publicidad

La gloria era Laker. Por segundo año seguido. Y por primera vez batiendo a su eterno rival desde la temporada 1986-87, cuando el MVP fue para Magic Johnson. La derrota de 2008 escocía desde entonces. Pero la venganza aguardaba hoy a los Lakers.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El gobierno mexicano aseguró que no dudará en acudir a las Naciones Unidas para defender a los inmigrantes. Las declaraciones del secretario de relaciones exteriores mexicano hizo la advertencia antes de la reunión que tendrá esta semana con altos funcionarios estadounidenses.
El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kelly, se reunió este miércoles con el presidente guatemalteco, Jimmy Morales, para discutir asuntos relacionados con la seguridad fronteriza antes de la reunión en México a la que se le unirá el secretario de Estado, Rex Tillerson.
Se trata de TRAPPIST-1 un conglomerado donde hay siete planetas rocosos con masas similares o inferiores a la Tierra y que giran alrededor de una estrella, una especie de versión en miniatura de nuestro sistema solar. De sus siete planetas hay tres que tienen las condiciones perfectas para albergar océanos de agua líquida en caso de que tengan atmósfera.
Está ubicado en la represa Monticello, al norte del Estado de California y a unas dos horas de San Francisco, su trabajo comienza cuando el lago sobrepasa su nivel óptimo así de esta manera ayuda a controlar el nivel del agua evitando catástrofes.
publicidad