publicidad

Increíblemente en pie: así encontramos las calles por donde entró Irma a la península de Florida

Increíblemente en pie: así encontramos las calles por donde entró Irma a la península de Florida

Un equipo de Univision Noticias recorre las calles de Naples y Marco Island, por donde el potente huracán se adentró en Florida.

Volver a casa después de Irma: así encontró su tráiler esta hispana Univision

NAPLES, Florida.- Cuando Irma pasó por Naples, imaginamos lo peor. Muchos habitantes también lo pensaron: para su tráiler a dos cuadras del hotel en el que se refugiaron, para el bote que tienen junto a su casa sobre el canal marítimo o para su hogar de invierno en una isla sobre el océano. La lluvia no era lluvia, sino agua disparada en todas direcciones; el viento no era viento, sino violencia que doblegaba cualquier vegetal o humano a su paso. Pero llegó el lunes y salimos a las calles.

9:00 am


publicidad


Cristina Rosas, una mexicana de 67 años, recogió un coco de un árbol caído por el viento, lo abrió y se bebió su agua. “Vi una palmita con cocos que nadie reclama. Ahorita lo que tenemos es hambre y sed”, dijo mientras su pareja cortaba más con un machete. Se encontraron su casa tráiler, por la que pagaron 5,000 dólares hace seis meses, llena de agua y con parte del techo destrozado.

Todo el barrio de casas móviles está inundado. Regla Pino, una cubana de 60 años, volvió ansiosa a su tráiler pensado que ya no estaría allí. Estaba, pero con serios daños: inundada y con las paredes de la casita del jardín esparcidas por todas partes como si fueran de cartón. Sin seguro para la casa y con un salario de 8 dólares la hora, dormirá esta noche en su casa con los colchones empapados e intentará volver a trabajar en el supermercado mañana mismo. Se le avecinan tiempos financieramente difíciles.

11:00 am


Vimos una familia sentada en una mesa delante de árboles caídos y comiendo de forma animada. Sorprendentemente, el restaurante mexicano Cielito Lindo estaba abriendo y sirviendo tacos al pastor y quesadillas. La propietaria, Norma Ramos, fue a desayunar con su familia al negocio, pero llamaron a la puerta vecinos en búsqueda de comida caliente, y se quedaron trabajar

El vaivén de clientes es constante y les agradecen el gesto. Cocinan a gas y piden que cierren rápidamente el refrigerador donde las sodas siguen un poco frías. En la terraza comentaban los destrozos y un auto frenó:

publicidad


– ¿Están abiertos?
– Sí, pero solo quedan quesadillas.
– Me lo quedo. ¡Mejor eso que nada!



1:00 pm


En Marco Island, donde tocó tierra Irma en la costa oeste de Florida, los vecinos viajaron temerosos a primera hora para saber cómo habían quedado sus casas. Se esperaban lo peor, no tenían noticias. En todo el camino, árboles caídos con violencia pero –increíblemente– grandes bloques de apartamentos turísticos que han resistido a un huracán de categoría 3.

Es una isla al sur de Naples. Pese a la evacuación obligatoria, algunos se quedaron en la que fue la primera línea del huracán. Bajo el sol del día después, Anthony Peña le cortaba las uñas a su hijo de 4 años, Nico, en el balcón que da a la playa de Marco Island. El abuelo, Jorge, comentaba que sería una experiencia que su nieto recordaría toda la vida.

“Se volvió muy negro. Duró una hora. Las losas del techo se caían a la calle, avanzó el nivel del agua”, dijo Jorge Peña. En plena tormenta, se atrevieron a salir al balcón y grabar un video: el agua volaba horizontalmente como si centenares de mangueras se hubieran encendido y las palmeras se doblaban sin parar como si fueran de plástico.

El tema de conversación del día en el bloque –aparentemente con bastantes ancianos– es lo que pasó en el piso 12. Los vientos de Irma entraron sin avisar a un apartamento y arrastraron la cocina sobre el pasillo del edificio. La pared quedó doblada y los electrodomésticos, las copas de vino, una taza de té sin limpiar se empotraron contra la pared. Los propietarios no estaban en Marco Island.

publicidad

4:00 pm


La ciudad seguía sin señal telefónica, sin electricidad, sin gasolina y sin casi ningún comercio abierto. A oscuras, dos jubilados hablaban de la falta de combustible. Uno nos contó que se fue a una gasolinera porque le habían dicho que estaban vendiendo, vio decenas de autos en fila, pero resultó que todo fue un falso rumor. Más tarde, supo que había gasolina a 50 millas al este, pero no quería arriesgar la poca que tenía para ir hasta allí.

En el norte de la ciudad, alrededor de Bonita Beach Road, vimos calles con varios pies de agua. Una chica posaba para una fotografía sobre un kayac en una calle convertida en canal, quizás su calle.

7:00 pm


Encontramos luz y wifi para, entre otras cosas, mandar estas líneas. El Naples Daily News, el periódico local, tiene internet, electricidad y aire acondicionado. Prepararon el edificio para poder quedarse durante todo el huracán: aquí duermen, comen y sobre todo trabajan. La editora, Penny Fisher, nos dijo que el diario saldrá este martes en papel sí o sí. Pero no sabe cuándo podrán imprimirlo dada las limitaciones de luz y gasolina.

Fotos: Así quedó Florida luego del destructivo paso del huracán Irma
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad