publicidad

Tres muertos y un herido grave en un tiroteo en Miami

Tres muertos y un herido grave en un tiroteo en Miami

Tres hispanos murieron y otro resultó gravemente herido en un tiroteo que se produjo supuestamente tras una reyerta entre vecinos en Miami

MIAMI, Florida - Tres hispanos murieron y otro resultó gravemente herido en un tiroteo que se produjo supuestamente tras una reyerta entre vecinos en el condado de Miami-Dade, en el sureste de Florida, informó hoy la Policía del condado.

El suceso se produjo este miércoles en una vivienda de Miami, cuando una aparente reyerta entre vecinos condujo a un tiroteo en el que uno de ellos disparó contra los otros tres, huyó en un vehículo y posteriormente se suicidó.

Los fallecidos son: Jesús Fernández, de 79 años; Elio Acosta, de 56, y Roberto García Sousa, de 72 años.

García Sousa, "supuestamente" el autor del tiroteo, huyó del lugar de los hechos en un vehículo y se suicidó posteriormente con la misma pistola con la que disparó contra las víctimas, según el informe de la Policía al que tuvo acceso Efe.

Permanece ingresado en estado grave Miguel Enriquez, de 77 años.

"La Policía investiga en estos momentos el incidente", señaló a Efe Javier Baez, portavoz y detective de la Policía del citado condado.

Efectivos de la Policía se personaron en la vivienda tras recibir una alerta de la línea de emergencia 911 sobre un tiroteo. A su llegada, se encontraron con dos heridos de bala que fueron aerotransportados al Ryder Trauma Center, donde uno de ellos falleció a consecuencia de las heridas recibidas.

publicidad

En el interior de un apartamento pequeño ("efficiency") próximo, la Policía encontró a una tercera víctima, herida de bala también, que murió en el lugar de los hechos.

Posteriormente, la Policía fue alertada por una llamada de urgencia de un intento de suicidio. Agentes de esta institución encontraron en el interior de un vehículo el cuerpo sin vida de García Sousa, el sospechoso del tiroteo.

publicidad
publicidad
Tu derecho constitucional, sea con la policía o con inmigración, es no abrir la puerta, a menos que tengan una orden de cateo o una orden de arresto firmada por un juez.
La abogada de inmigración Noemí Ramírez explicó que los agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas no tienen el derecho para entrar a las residencias.
En Los Ángeles, se han deportado 700 personas. La mayoría con antecedentes penales. Pero no publican ni dan la información completa para saber si realmente tienen estos antecedentes penales o no. El departamento de ICE dice que tienen recursos limitados, y que por lo tanto solo se pueden enfocar en cierta cantidad de personas.
La experta en inmigración Noemí Ramírez explica que el primer paso es hablar con un abogado y el segundo es conocer las leyes, como las que aprobaron recientemente en California que pueden beneficiar a esta comunidad.
publicidad