publicidad

Olimpiada sin bandera

Olimpiada sin bandera

Vitoreo a quienes se unen a los escapados, los cubanos que ahora compiten por todo el mundo "sin patria pero sin amo".

Y allá va presuntuosa la otrora potencia deportiva del Caribe, en busca de nuevas glorias e inéditas páginas que alimenten un pasado de victorias, el mito eterno del deporte revolucionario y la moral y el orgullo de los atletas que visten el uniforme siempre bendecido por el tirano gobernante, ahora por el otro tirano de turno. El deporte en Cuba desde hace medio siglo se convirtió en un arma ideológica, símil de la lucha contra el Imperio. Desde pequeños los atletas entrenaban con sólida disciplina y dedicación, impulsados por el sueño de llegar a ser campeones mundiales y Olímpicos, pero la mayor gloria era vencer a los americanos, y regresar a la Patria y ser recibidos por el Comandante y decirle: Esta medalla es tuya Fidel. Pero todo cambia con los años, incluso en Cuba, aunque no se perciba por la ceguera que producen la represión y el hambre y el inmovilismo. Hoy los atletas desean ganar las medallas como antes, pero no para dedicarlas al viejo dictador desahuciado, sino para ganar un pasaporte al mundo libre donde competir sin trabas ideológicas, para bien propio y de sus fanáticos dondequiera que sea. Llegará una Olimpiada para la Cuba nuevaLlegará con atletas independientes y gozosos de defender sus colores, sin tener que rendir pleitesía ni representar a un sistema de odio e hipocresía. Entonces, después de tanto tiempo, los aplaudiremos y juntos celebraremos febrilmente sus triunfos.Esta vez, allá en la China, que es otra de las vergüenzas del mundo contemporáneo, no podremos aplaudirlos ni alegrarnos todavía, porque aun persiste el oprobio y ellos empuñan sin remedio su bandera, que no es la nuestra. Prefiero vitorear a quienes traten de unirse a los escapados, los cubanos que ahora compiten por todo el mundo "sin patria pero sin amo".

publicidad


publicidad
publicidad
La temperatura máxima estará en los 78 grados. Ideal para ir a la playa.
Líderes de justicia social se congregaron para rechazar el racismo, el odio y la discriminación, y para mostrar apoyo a las víctimas que han padecido esto. Además, enviaron un mensaje de unión a la sociedad.
El temor es que surjan enfrentamientos, sobretodo después de lo ocurrido en Charlottesville, Virginia. La policía local dio a conocer que reforzará la vigilancia y patrullaje donde tendrán lugar las demostraciones, y evitar incluso un impacto negativo al comercio y sus trabajadores. Se cree que unas 500 personas de ambos bandos son las que llegarán al lugar. Pero se proyecta que el número crezca conforme vaya transcurriendo la jornada.
La mayoría de dueños de bares promueven el proyecto de ley SB384, que permitiría la venta de alcohol hasta las 4:00 a.m., y que según sus autores, generaría más ganancias y oportunidades de empleo. Sin embargo, hay quienes no están de acuerdo con esta medida, pues consideran que pueden incrementarse los conductores ebrios y los riesgos a la seguridad de los consumidores.
publicidad