publicidad
Miami
1 de 50
Publicidad

Pakistán amaneció conmocionado por la peor matanza cometida por los talibanes contra la comunidad cristiana, que costó la vida a más de ochenta personas y pone en jaque la estrategia de diálogo del Gobierno con los radicales. El último recuento ha elevado a 82 el número de fallecidos, que aún puede subir dado el estado crítico de varios de los más de 140 heridos ingresados en hospitales de la localidad noroccidental de Pesháwar, en una de cuyas iglesias se produjo la masacre. "No teníamos palabras ante el horror que teníamos delante", explicó hoy a Efe el director de la Liga Interconfesional de Pakistán (APIL), el cristiano Sayid Ishaq, quien visitó ayer junto a diversas autoridades regionales a las víctimas hospitalizadas. "No es solo un atentado contra nuestra minoría, sino también contra la humanidad de este país", dijo Ishaq, quien calificó la situación tras el ataque "como la peor sufrida hasta ahora por los cristianos paquistaníes".

Por:
Publicado: 23 Sep | 02:37 PM EDT
publicidad