publicidad
Visitantes del Parternón, ubicado en el Acropolis, en Atenas, Grecia, observan la luna llena pasando por encima del famoso lugar.

¡La Luna me quita el sueño!

¡La Luna me quita el sueño!

Los ciclos lunares y los comportamientos del sueño humano están conectados y la luna llena dificulta nuestro descanso.

Visitantes del Parternón, ubicado en el Acropolis, en Atenas, Grecia, ob...
Visitantes del Parternón, ubicado en el Acropolis, en Atenas, Grecia, observan la luna llena pasando por encima del famoso lugar.

Por Ricardo Segura

Los ciclos lunares y los comportamientos del sueño humano están conectados y la luna llena dificulta nuestro descanso. Al parecer, una de las claves es la melatonina, una neurohormoma relacionada con los ritmos biológicos, según los últimos estudios científicos.

-- En los días con luna llena, la actividad cerebral en las áreas relacionadas con el sueño profundo disminuye un 30 por ciento, se tarda cinco minutos más que lo habitual en conciliar el sueño y, en general, se duerme alrededor de 20 minutos menos.

-- "El ciclo lunar parece influir en el sueño humano, incluso cuando no se ve la Luna y no se es consciente de la fase lunar actual," ha señalado el autor principal de la investigación, el profesor  Christian Cajochen, del Centro de Cronobiología del Hospital Psiquiátrico de la Universidad de Basilea (Suiza).

publicidad

-- Otro trabajo de la Universidad de Michigan, en Estados Unidos, investigó la relación entre las fases lunares y los mercados de valores de 48 países, y encontró que los rendimientos de las acciones son más bajos en los días que están alrededor de una luna llena, comparados con los días de luna nueva.

Científicos de la Universidad de Basilea, en Suiza, han demostrado que existe una relación entre las fases del satélite natural terrestre y algunas alteraciones del sueño de las personas. Sugieren también que los ritmos biológicos de los seres humanos están influenciados por los ritmos geofísicos de la Luna.

Durante cuatro años un equipo del Centro de Cronobiología del Hospital Psiquiátrico de la Universidad de Basilea, dirigido por el doctor Christian Cajochen, analizó en un laboratorio el sueño de 33 voluntarios, todos los cuales estaban sanos, dormían bien habitualmente y no tomaron ninguna droga o medicamento.

Mientras los participantes dormían, los científicos les monitorearon sus patrones cerebrales y sus movimientos oculares y también midieron sus secreciones hormonales.

Los datos del estudio 'Evidence that the Lunar Cycle Influences Human Sleep’ muestran que, tanto la percepción subjetiva como objetiva de la calidad del sueño, varió con los ciclos lunares.

Según este trabajo en los días de la luna llena, la actividad cerebral de los voluntarios en las áreas relacionadas con el sueño profundo disminuyó en un 30 por ciento. Tardaron cinco minutos más que lo habitual en conciliar el sueño y, en general, durmieron alrededor de 20 minutos menos.

publicidad

Los voluntarios se sintieron como si su sueño hubiera sido pobre durante la luna llena y tuvieron menores niveles de melatonina endógena, una hormona que regula los ciclos de sueño y vigilia, según ese estudio que señala que “esta es la primera evidencia fiable de que el ritmo lunar puede modular la estructura del sueño en los seres humanos".

Según este trabajo, actualmente otras influencias de la vida moderna, como la luz eléctrica, pueden enmascarar la influencia lunar sobre los humanos pero, según sus autores, la actividad de la Luna sobre las personas es visible y medible en el ambiente controlado del laboratorio sometido a un estricto protocolo.

El trabajo del profesor Cajochen  sugiere que los efectos del astro lunar quizá no estén relacionados con la luz, ya que los participantes  ignoraban el propósito del estudio, no podían ver el satélite desde sus camas en el laboratorio de sueño, y estaban encerrados en un cuarto completamente oscuro.

"El ciclo lunar parece influir en el sueño humano, incluso cuando no se ve la luna y no se es consciente de la fase lunar actual," ha aseverado Cajochen a la revista científica 'LiveScience'.

El enigmático ¨efecto Transilvania¨

El efecto lunar, también conocido como el 'Efecto Transilvania', ha sido durante mucho tiempo una fuente de fascinación y, la mitad de los estudiantes universitarios y el 80 por ciento de los profesionales de salud mental, creen que las fases lunares pueden afectar el comportamiento, según el escritor británico Roger Dobson, expertos en mitos.

publicidad

Este supuesto efecto en los seres vivos, incluidos los humanos, podría deberse a los cambios en el campo magnético terrestre.

Una investigación de la Escuela de Graduados de Medicina de la Universidad de Kyoto, en Japón (www.med.kyoto-u.ac.jp), aparecida en el periódico británico 'The Independent', indica que  la actividad geomagnética se reduce en, alrededor de un 4 %, en los siete días previos a la luna llena, y se incrementa en una cantidad similar después de dicha fase lunar.

Los investigadores japoneses creen que "la Luna aumenta la sensibilidad de la magnetorrecepción de los animales" y proponen la hipótesis de que "los animales responden a la luna llena, debido a cambios en los campos geomagnéticos", sugiriendo que los cambios en el campo electromagnético interrumpen la producción nocturna de melatonina en la glándula pineal.

La melatonina es una hormona que se encuentra en forma natural en el cuerpo y ayuda a regular otras hormonas. Su papel principal es regular los ciclos día-noche o ciclos sueño-vigilia en el organismo y sus déficits suelen ir acompañados de efectos psíquicos, como el insomnio y la depresión.

La producción de esta neurohormona, que mantiene nuestro ritmo circadiano o "reloj interno de 24 horas", se ve afectada por la luz. Según la biblioteca médica Medline, la oscuridad hace que produzcamos más melatonina, lo que da a nuestro cuerpo la señal para que se prepare para dormir, y la luz reduce su producción, dando al cuerpo la señal de que se prepare para estar despierto.

publicidad

La luna llena "cotiza" en la bolsa

Desde la Universidad de Michigan (www.umich.edu) en Ann Arbor, Estados Unidos, han investigado la relación entre las fases lunares y los rendimientos del mercado de valores de 48 países, y han encontrado que los rendimientos de las acciones son más bajos en los días que están alrededor de una luna llena, comparados con los días situados alrededor de una luna nueva.

Basándose en el análisis de dos carteras globales de valores, el estudio "Are investors moonstruck? : Lunar phases and stock returns", encontró que la magnitud de la diferencia de rendimiento es del 3 al 5 % anual, y que no puede ser achacada a los cambios en la volatilidad de los mercados o los volúmenes de negociación.

Los datos de la Universidad de Michigan muestran que el efecto lunar no se explica por los anuncios de los indicadores macroeconómicos, ni está impulsado por grandes crisis mundiales, y es independiente de otras anomalías relacionadas con el calendario, como el "efecto de enero", el "efecto día de la semana", el "efecto mes calendario" y el "efecto de días festivos".

“Dada la extensa documentación de la correlación entre las fases lunares y los sentimientos, pensamientos y comportamientos humanos, más específicamente, entre los períodos de luna llena y la falta de sueño, el estado de ánimo deprimido y los eventos suicidas, la hipótesis de este estudio es que los inversores pueden valorar los activos financieros menos durante los períodos de luna llena que durante otras fases lunares, debido a los cambios en el estado de ánimo", señalan los investigadores en sus estudio.

publicidad

1.- La luna llena ilumina la noche en Berlín (Alemania).

2.- Los ciclos lunares y los comportamientos del sueño humano están conectados. Aspecto del proceso de la Luna en un eclipse total.

3.- Vista de la luna  en Río de Janeiro (Brasil).

4.- Fenómeno astronómico conocido como "superluna llena" en la que se ve un 14 por ciento más grande y un 30 por ciento más brillante que la Luna regular.

5.- Visitantes del Parternón, ubicado en el Acropolis, en Atenas, Grecia, observan la luna llena pasando por encima del famoso lugar.

publicidad
publicidad
El ataque se dirigió desde un vehículo en movimiento en una zona de casas móviles, al sureste del condado Bexar, al parecer el hombre recibió al menos tres impactos de bala, dos en el abdomen y uno más en la pierna.
El cuerpo del joven hondureño Ángel Soler, quien había desaparecido el pasado 21 de julio tras amenazas de la MS-13, fue hallado el viernes pasado en una zona boscosa de la localidad de Roosevelt, en el condado de Nassau.
Decenas de jóvenes se dieron cita para pedir a las directivas de la Universidad de Houston reforzar las medidas de seguridad en apoyo a los soñadores que corren el riesgo de perder los beneficios otorgados por DACA.
Tras más de un mes del terremoto, cientos de personas continúan durmiendo en tiendas improvisadas y ven como algunas estructuras siguen amenazando con caer y viviendas vecinas.
publicidad