publicidad
Miami

La Infanta Cristina ante el juez

1 de 20
Publicidad

La infanta Cristina explicó durante seis horas y media de declaración judicial por el caso Nóos que se desentendió de la gestión de Aizoon, la empresa que creó al 50 % con Iñaki Urdangarin, porque confiaba plenamente en su marido, informaron fuentes jurídicas. La infanta se desligó de la administración de la sociedad familiar y aseguró que no participó en ninguna actividad del Instituto Nóos, la entidad a través de la cual Urdangarin presuntamente malversó fondos públicos. Durante el detallado interrogatorio de Castro, el primer juez que ha imputado a un miembro de la Familia Real española, la infanta admitió que hizo gastos personales con la tarjeta de crédito de Aizoon, porque entendía que no era ilegal y ha detallado que dispone de tres o cuatro tarjetas de esa clase, negando que ella o su marido tengan ninguna cuenta en paraísos fiscales y que el motivo de su presencia en la empresa que compartía con su marido fuese actuar de escudo ante Hacienda, algo que hubiera rechazado por principios. También aseguró que cuando el asesor del Rey José Manuel Romero le pidió en 2006 a Urdangarin que abandonara el Instituto Nóos, ella entendió que se trataba de evitar la mala imagen que podía acarrear que la entidad se viera envuelta en polémicas políticas, pero no pensó que su marido hiciera nada ilícito. Ella dijo que los 1,2 millones de euros que recibió de su padre para la compra de la casa del matrimonio en la ciudad de Barcelona son un préstamo que está devolviendo poco a poco.

Por:
Publicado: 11 Feb | 05:29 PM EST
publicidad