publicidad
El director estadounidense Woody Allen (i) y su esposa Soon Yi asisten al estreno mundial de la película To Rome With Love en Roma (Italia).

El caso Woody Allen

El caso Woody Allen

Moses Farrow sale en defensa de su padre y dice estar convencido de que nunca abusó de Dylan, y acusa a su madre de manipularle también a él en su contra.

El director estadounidense Woody Allen (i) y su esposa Soon Yi asisten a...
El director estadounidense Woody Allen (i) y su esposa Soon Yi asisten al estreno mundial de la película To Rome With Love en Roma (Italia).

Por Ricardo Albillos

Se podría denominar “el caso Woody Allen”, y tiene que ver con una parcela de este artista, la más íntima, una vez que Dylan, la hija adoptiva de Allen y la que fuera su mujer, Mia Farrow, le acusara de haberla sometido a abusos sexuales. Unos se resisten a creer a la joven; otros ya acusan sin ambages al cineasta.

Destacados

*** El suceso se remonta a 1993, cuando Mia Farrow acusó a Woody de haber abusado sexualmente de la hija de ambos, de una niña de siete años, Dylan. La pareja se había conocido en 1979 y mantuvieron una relación hasta 1992, sin casarse ni vivir juntos.

*** "Cuando tenía siete años -recuerda Dylan-, Woody Allen me tomó de la mano y me llevó a un altillo oscuro y parecido a un armario en el segundo piso de nuestra casa. Me dijo que me tumbase boca abajo y que jugase con el tren eléctrico de mi hermano. Luego abusó sexualmente de mí".

publicidad

*** "No es que dude de que Dylan haya llegado a creer que sufrió abusos pero, si desde los siete años una vulnerable niña es enseñada por una madre de fuerte carácter a odiar a su padre, porque él es un monstruo que abusó de ella, ¿es tan inconcebible que después de muchos años de adoctrinamiento la imagen de mí que Mia quiso establecer haya echado raíces?", se pregunta el cineasta.

No hay duda del inmenso genio de Woody Allen, regular o irregularmente repartido en 42 películas, de sus obsesiones, neurosis y ansiedades llevadas a la pantalla mediante guiones siempre escritos en soledad, de una inteligencia que ilustra historias ácidas o tiernas desde hace muchos años.

Incluso sus álter egos por él retratados en la pantalla, además de sus manías, nos muestran a seres amables, serenos, pacíficamente tiernos.

Sin embargo, de pronto, alguien de su entorno más íntimo, su propia hija, nos coloca de cara a una historia estremecedora: la violación por parte de Allen. Y la conmoción nos paraliza y nos enferma, si se llegara a constatar que es verdad, por mucho que se estime al genial neoyorquino.

Antecedentes

El suceso se remonta a 1993, cuando Mia Farrow acusó a Woody de haber abusado sexualmente de la hija de ambos, entonces una niña de siete años. La pareja se había conocido en 1979 y mantuvieron una relación hasta 1992, sin casarse ni vivir juntos.

publicidad

En la actualidad, Mia tiene 14 hijos. Con su segundo marido, el director de orquesta Andre Previn tuvo tres y adoptó otros tres, entre ellos Soon Yi. Ya con Allen, adoptaron a Moses y a Dylan quien, después de los supuestos abusos, se rebautizó como Malone.

En 1987, tuvieron un hijo biológico: Satchel (luego, Ronan). No obstante, Mia ha dicho que el padre de éste fue, "posiblemente", Frank Sinatra, su primer marido.

En 1992, Mia descubre que su hija Soon Yi, que entonces tiene 19 o 20 años -su nacimiento en Corea no está documentado-, tiene una relación con su novio, Woody Allen, de 56. O sea, hay una diferencia de edad entre ellos de 35 años; la misma distancia de edad que había entre Sinatra y Farrow, en el primer matrimonio de ésta, cuando se casaron.

La pareja rompe, claro y, durante el juicio por la custodia de los niños, Mia denuncia a Woody por abusar de Dylan, de siete años. No obstante, no se hayan pruebas convincentes para incriminar al director, y el caso fue sobreseído.

Por cierto, tras la ruptura con Allen, la actriz adoptó otros cinco niños, y a uno le puso el nombre del juez que le dio la custodia. Por su lado, el director y Soon Yi, que se casaron en  1997, tienen ahora dos hijas adoptivas.

Supuestos abusos

20 años más tarde, en noviembre de 2013, Dylan vuelve sobre los supuestos abusos en una entrevista en la revista norteamericana Vanity Fair.

publicidad

No solo eso: a mediados del pasado enero, el hijo biológico, el único, de Woody Allen y Mia Farrow, Ronan Farrow, critica en las redes sociales el homenaje que se iba a rendir a su padre en los Globos de Oro, la entrega del premio honorífico Cecil B. DeMille, y recuerda de nuevo los presuntos abusos cometidos por el director a una de sus hermanas en la década de 1990.

"Me perdí el tributo a Woody Allen. ¿Pusieron la parte en la que una mujer públicamente confirmó que había abusado de ella a los 7 años, antes o después de 'Annie Hall'?", publica Ronan Farrow, de 26 años, en su cuenta de Twitter. Farrow se refiere  a su hermana adoptada, Dylan, quien acusó al director de "Manhattan" de haberla tocado de manera inapropiada a los 7 de edad.

No solo Ronan Farrow se molesta con el tributo a Allen, sino también su madre, Mia, de 68 años, quien dice en la misma red social: "Es hora de agarrar un helado y cambiar de canal a (la serie) GIRLS".

La cosa no finaliza ahí: el 1 de febrero, Dylan, que ahora tiene 28 años, relata en una carta abierta los supuestos abusos sexuales a los que la sometió el cineasta a la edad de 7 años.

La misiva es publicada en la edición digital del diario The New York Times, y en ella detalla el supuesto acoso al que la sometió el director de "Manhattan" a principios de los años 90.

publicidad

"Cuando tenía siete años -recuerda-, Woody Allen me tomó de la mano y me llevó a un altillo oscuro y parecido a un armario en el segundo piso de nuestra casa. Me dijo que me tumbase boca abajo y que jugase con el tren eléctrico de mi hermano. Luego abusó sexualmente de mí".

Así arranca la dura carta con la que Dylan pone fin a más de dos décadas de silencio y en la que narra cómo su padre abusó presuntamente de ella en 1992, un delito que en cualquier caso ya habría prescrito.

Asegura que, después del abuso, denunció la situación ante su madre, Mia Farrow, que rompió su relación con el cineasta.

El acoso de Allen, subraya Dylan, la siguió mientras crecía y le llevó a sufrir desórdenes alimentarios y problemas para relacionarse con hombres. "Cada vez que veía el rostro de mi abusador -en un cartel, en una camiseta, en televisión-, solo podía esconder mi pánico hasta encontrar un lugar en el que estar sola y derrumbarme", añade.

Una semana más tarde, Allen se defiende "por última vez", según apunta, de esas acusaciones de abuso sexual a su hija. Lo hace en un largo artículo en The New York Times, donde atribuye la tenebrosa historia a la manipulación de su exmujer Mia Farrow.

"Por supuesto, yo no abusé de Dylan. La quise y espero que un día comprenda que ha sido engañada y utilizada por una madre, más preocupada por su propio enfado que por el bienestar de su hija", escribe Allen.

publicidad

En la misma carta, el cineasta exime de culpa a su hija y carga las tintas en su expareja, a quien dibuja como una mujer dominada por su propia ira y que nunca pudo superar el abandono del director para casarse con su adoptada Soon-Yi Previn.

"No es que dude de que Dylan haya llegado a creer que sufrió abusos pero, si desde los siete años una vulnerable niña es enseñada por una madre de fuerte carácter a odiar a su padre, porque él es un monstruo que abusó de ella, ¿es tan inconcebible que después de muchos años de adoctrinamiento la imagen de mí que Mia quiso establecer haya echado raíces?", se pregunta Allen.

Y añade: "Uno debe preguntarse si Dylan habrá escrito esa carta o si fue, al menos, guiada por su madre".

"¿La carta realmente beneficia a Dylan o simplemente avanza en la mezquina agenda de su madre? Una agenda que pasa por empañar mi imagen. Incluso hay -en la misiva- un intento de perjudicar mi carrera al tratar de involucrar a estrellas de cine. Lo cual huele mucho más a Mia que a Dylan", resalta.

Allen evita cualquier reproche a la joven y, al contrario, le envía mensajes claros de reconciliación: "Espero que un día entienda de quién fue realmente víctima y vuelva a conectar conmigo como lo ha hecho Moses, de una manera cariñosa y productiva", escribe el actor, en referencia a su hijo.

publicidad

Por cierto, unos días antes de esta misiva, el otro hijo adoptado por Mía y Woody, Moses Farrow, de 36 años, sale en defensa de su padre y dice estar convencido de que nunca abusó de Dylan, al tiempo que acusa a su madre de manipularle también a él en su contra.

Prolífico cineasta

Desde que en 1993, Mia acusara a Woody de aquellos supuestos abusos, el cineasta ha combatido su posible ansiedad originada por esta polémica rodando sin parar, como es habitual en él, trabajando a destajo, haciendo gala de lo prolífico que es y llevando su vida habitual.

Escribe todos los días, sin excepción, en una vieja máquina de escribir. De vez en cuando se acerca al Madison Square Garden a ver un partido de baloncesto. Los lunes, también sin excepción, toca el clarinete en el café Carlyle, junto a la banda de Eddy Davis, lo que ya se ha convertido en un atractivo turístico más de Nueva York.

Y la sombra de la duda sobre esta terrible historia se extiende sobre Nueva York, sobre EE.UU. -aparte de la Gran Manzana, el resto de EE.UU. no tiene especial devoción a Allen-, sobre el mundo. Nunca sabremos si es verdad o mentira.

El 11 de marzo se estrena el musical basado en "Balas sobre Broadway", y el 18 de abril, "Fading Gigolo", una comedia negra escrita y dirigida por John Turturro que coprotagoniza Allen.

Y, al final, uno advierte lo terrible que sería para sus seguidores que Woody hubiese sido un violador.

publicidad

        

1.- El director estadounidense Woody Allen (i) y su esposa Soon Yi asisten al estreno mundial de la película To Rome With Love en Roma (Italia).

2.- La actriz estadounidense Mia Farrow y su hijo James Farrow posan para los reporteros gráficos en el V Festival Internacional de Cine de las Palmas de Gran Canaria.

3.- El director estadounidense Woody Allen camina en la plaza romana del Campo dei Fiori con su hija Bechet Dumaine (a la derecha) en Roma, Italia.

4.- Woody Allen en la 64 edición del Festival de Cannes.

publicidad
publicidad
Univision Arizona te brinda la oportunidad de ganar un paquete familiar para este espectacular evento.
Varios residentes reportan haber recibido requerimientos de pago por el título de propiedad de sus casas, lo que ha sido clasificado como estafa.
A raíz de un incidente violento con arma de fuego en un domicilio, un oficial de policía llama a tener precauciones.
El auto de la mujer se descompuso y alcanzó a llamar por teléfono sin dar su ubicación. La unidad aérea de la policía logró rescatarla.
publicidad