publicidad
Las autoridades de justicia anunciaron el desmantelamiento de la mayor red de peleas de gallos y apuestas detectada en el estado de Nueva York

Desmantelan la mayor red de peleas de gallos de Nueva York

Desmantelan la mayor red de peleas de gallos de Nueva York

Las autoridades de justicia anunciaron el desmantelamiento de la mayor red de peleas de gallos y apuestas detectada en el estado de Nueva York

Las autoridades de justicia anunciaron el desmantelamiento de la mayor r...
Las autoridades de justicia anunciaron el desmantelamiento de la mayor red de peleas de gallos y apuestas detectada en el estado de Nueva York

NUEVA YORK, NY - Las autoridades de justicia anunciaron el desmantelamiento de la mayor red de peleas de gallos y apuestas detectada en el estado de Nueva York y una de las mayores de Estados Unidos, con más de 2.000 animales rescatados y nueve detenidos, todos ellos latinos.

En la operación "Angry Bird", realizada esta fin de semana en varias zonas de la ciudad de Nueva York y del estado, fueron arrestadas más de sesenta personas que participaban como espectadores y apostantes en una pelea de gallos en el barrio de Queens.

"Las peleas de gallos son una forma brutal de crueldad animal que está vinculada a otros delitos y mi oficina seguirá trabajando para capturar y enjuiciar a los responsables", afirmó el fiscal general del estado de Nueva York, Eric Schneiderman, en un comunicado.

Además del daño que sufren los animales, las peleas de gallos atraen otro tipo de delitos relacionados con el crimen organizado, como las apuestas ilegales y el tráfico de armas y de drogas, según la fiscalía.

La operación comenzó en la noche del sábado pasado con una redada en un local que albergaba peleas de gallos ilegales en Jamaica Avenue, en Queens, en la que se detuvo a setenta personas (seis por llevar gallos para pelear) y el resto por espectadores y apostantes, además de que se incautaron 65 animales.

El lugar había estado celebrando peleas bimensuales al menos desde mayo del año pasado, cuando comenzó a ser investigado por las autoridades.

Al mismo tiempo, los investigadores de la Unidad contra el Crimen Organizado (OCTF) ejecutaron una orden de allanamiento en una tienda de mascotas en Brooklyn, en cuyo sótano encontraron cincuenta aves de pelea, que se encontraban en mal estado y con características de haber sido criados, entrenados y modificados para pelear.

El propietario de la tienda, Jeremías Nieves, de 74 años, fue detenido, precisó el comunicado.

Finalmente, el domingo por la mañana agentes de la OCTF y de la policía del condado de Ulster allanaron una granja en una zona rural, donde recuperaron más de 2.000 gallos y pollos, según indicó un portavoz de la fiscalía del estado.

La finca había funcionado durante años con el pretexto de ser una granja de aves de corral, y sus propietarios escondían cientos de jaulas improvisadas en el centro de la propiedad para evitar ser detectados por los vecinos y la policía.

Fueron arrestados el capataz de la granja Manuel Cruz, de 60 años, y su ayudante Jesús Cruz, de 37.

La granja criaba y entrenaba gallos de pelea para propietarios de buena parte del noreste del país (estados de Nueva York, Nueva Jersey, Pensilvania, Connecticut y Massachusets), y para las peleas del local de Queens y la tienda de Brookllyn.

Los animales estaba "en condiciones deplorables", añadió el comunicado. Los gallos eran criados, entrenados, inyectados con sustancias dopantes y se les colocaban garfios afilados en el lugar de sus espuelas naturales.

La Asociación para la Prevención de la Crueldad contra los Animales (APSCA, por sus siglas en inglés) se ocupó de recoger y cobijar a las aves. EFE


publicidad
publicidad
A las altas temperaturas se suman fuertes ráfagas de viento en el sur de California, lo que podría generar incendios forestales de manera sorpresiva. El vocero del Departamento de Bomberos de Los Ángeles, capitán Cecco Secci, aseguró que han ubicado helicópteros y camiones de bomberos en sitios estratégicos para contener de manera rápida las posibles conflagraciones.
Una investigación sobre corrupción en el Departamento de Vehículos Motorizados resultó en cargos penales contra dos empleados en el valle de San Fernando. Los sospechosos habrían recibido millones de dólares en sobornos para que conductores obtuvieran sus licencias sin cumplir con los requisitos.
Se trata de José Inés García Zárate, un inmigrante que aceptó haber disparado contra una mujer en San Francisco. Este mexicano, de 54 años de edad, indicó que el arma se accionó accidentalmente luego de encontrarla en la playa. García Zárate ha sido deportado en cinco oportunidades y su caso fue utilizado por el presidente Trump para avivar el debate sobre ciudades santuario.
Otras noticias #EnUnMinutoHouston: Policía de Galveston pide ayuda ciudadana para identificar al niño que fue hallado muerto en una de las playas de la isla.
publicidad