publicidad

Bush no tenía nada que hacer en Pekín

Bush no tenía nada que hacer en Pekín

El ruido ensordecedor de las monedas ahogó los gritos de libertad de las víctimas de la satrapía china

Las alternativas de un Al Gore—hipócrita y autoproclamado salvador de

la pureza ambiental que viaja en jet privado—y de un John Kerry—traidor

a su patria y a sus camaradas de armas durante la guerra de

Vietnam—eran demasiado ominosas. Pero eso no quiere decir que considere

al Presidente Bush un estadista de tal estatura que su conducta no

pueda estar sujeta al análisis y hasta a la crítica. Por el contrario,

su desempeño en el campo de la economía interna deja mucho que desear y

sus recientes decisiones en política internacional deben ser motivos

de desencanto para quienes lo hemos apoyado con nuestro voto. Habrá quienes se pregunten a que vienen todas estas consideraciones sobre un presidente que se acerca ya al final de su mandato y casi seguro de su vida pública. Pues bien, tienen que ver con la obligación de los gobernantes de sustentar, proteger y defender los principios sobre los cuales descansan la estabilidad de sus pueblos, la autoestima de sus ciudadanos y la credibilidad de su nación en el concierto de las demás naciones del mundo. Principios abandonados con frecuencia para servir intereses materiales o evadir responsabilidades morales. Dicho bien claro y para que todos lo entendamos, la defensa de la libertad y de los derechos humanos no avanza en lo más mínimo la balanza comercial de un país y puede con frecuencia crear hostilidades entre gobiernos que se necesitan mutuamente. Dentro de ese contexto debemos analizar el infortunado viaje del Presidente Bush a las Olimpiadas de Pekín.En la China Comunista que recibió con honores y agasajos al Presidente Bush se violan a diario los derechos humanos de millones de seres humanos, se asesinan por orden del gobierno centenares de miles de non-natos todos los años, se mantienen encarcelados a decenas de miles de ciudadanos por supuestos delitos contra el estado, se persigue y asesina sin cuartel ni piedad a quienes reclaman libertad religiosa como los habitantes del heroico Tibet y se imponen condiciones de trabajo esclavo a millones de ciudadanos sobre cuyos hombros descansa una falsa prosperidad y un capitalismo selectivo. Desde el punto de vista de principios morales George Bush no tenía nada que hacer en Pekín. Los comunistas chinos lo utilizaron para montar una deplorable y elaborada propaganda disfrazada de evento deportivo que debió ser bautizada como Olimpiadas de la Infamia. Sus declaraciones del 8 de agosto en Tailandia en defensa de los derechos humanos no pudieron compensar el inmenso prestigio ganado por China Comunista con la visita de un presidente norteamericano. El presidente de la democracia más vieja y poderosa del mundo y profeta de la democracia en Irak no debió jamás abrazar al verdugo de la democracia en China. George Bush se las arregló para quedar mal con Dios y con el diablo, con el Dalai Lama y con Hu Jintao, cuando antepuso su pragmatismo económico a sus principios morales. Veamos como los dólares derrotaron a los principios Mi amigo el banquero internacional Alberto Luzárraga lo explica con su acostumbrada claridad en un artículo sobre los inconvenientes para un posible entendimiento entre Cuba y China Comunista que tituló "No habrá modelo chino". Citando fuentes totalmente confiables y fidedignas como The Wall Street Journal y la Oficina del Censo de los Estados Unidos, Alberto señala: "Según datos publicados recientemente existen 52,887 inversiones americanas en China con un valor de inversión de 54,700 millones de dólares. Las compañías americanas vendieron 55,200 millones en China en el 2006. Los Estados Unidos importaron 287,700 millones de China en el 2006." Más adelante en su artículo Alberto afirma: "China ha acumulado una enorme cantidad de dólares y existen quejas sobre lo desproporcionado de la relación comercial y sobre el uso que China pueda hacer de esos dólares que están invertidos principalmente en bonos de la tesorería americana."He aquí la prueba fehaciente de hasta que punto tienen entrelazadas sus respectivas economías la democracia norteamericana y la tiranía comunista china. Algo así como si la acogedora Estatua de la Libertad que se levanta en el puerto de Nueva York hubiese sido asfixiada por la hostil Muralla China. Pero con metáfora o sin ella, no caben dudas de que el ruido ensordecedor de las monedas ahogó los gritos de libertad de las víctimas de la satrapía china. Nota: Alfredo Cepero es el fundador y dirigente del Partido Nacionalista Democrático de Cuba.

publicidad


publicidad
publicidad
El joven de 25 años intentaba recoger una patineta de la calle cuando fue arrollado por el autobús Q26 en Queens.
Las operaciones estarían dirigidas contra jóvenes miembros de estos grupos criminales y el objetivo sería llevarlos a la justicia y deportarlos de los Estados Unidos. La comunidad de Plainfield apoyan la erradicación de las pandillas, pero reprueban que no exista una investigación previa.
El primer lugar tuvo un premio de 1000 dólares, el segundo uno de 500, y los otros cinco equipos un reconocimiento de 200 dólares por participar. El concurso se realiza cada año y busca crear un ambiente de camaradería entre los empleados de las distintas sucursales del supermercado.
La empresa EcoHub denunció que la ciudad había decidido escoger a una empresa europea para encargarse de las basuras en lugar de darle la licitación a ellos como empresa local. Ahora, con la reapertura de la licitación, dicen que no se les tuvo en cuenta tampoco y no hacen parte de las cuatro finalistas.
publicidad