publicidad
Trasladar cada uno de los monumentos a nuevas localizaciones fue una carrera contrarreloj ante la inminente subida del nivel del río provocada por la construcción de la presa de Asuán.

Abu Simbel, 50 años de su "faraónica" salvación

Abu Simbel, 50 años de su "faraónica" salvación

Los templos egipcios de Abu Simbel estuvieron a punto de quedar bajo las aguas tras la construcción de la presa de Asuán.

Trasladar cada uno de los monumentos a nuevas localizaciones fue una car...
Trasladar cada uno de los monumentos a nuevas localizaciones fue una carrera contrarreloj ante la inminente subida del nivel del río provocada por la construcción de la presa de Asuán.

Por Víctor Usón

Los templos egipcios de Abu Simbel estuvieron a punto de quedar bajo las aguas tras la construcción de la presa de Asuán. Sin embargo, una ejemplar cooperación internacional permitió trasladar seis grupos de monumentos a nuevas localizaciones. Un arduo trabajo que comenzó hace 50 años y al que se unieron los mejores expertos en cultura egipcia del mundo.

-- Salvar los templos de Abu Simbel fue una carrera contrarreloj ante la inminente subida del nivel del río.

-- Una lección de entendimiento internacional en unos años en los que el mundo vivía enfrentado por la guerra fría.

-- La construcción de la presa de Asuán también provocó la huida la población local ante la inminente inundación de las aldeas que habitaban.

publicidad

-- "Son monumentos imprescindibles para entender la cultura egipcia, ya que ese lugar era un punto estratégico en la cultura faraónica", relata la subdirectora del Centro de la Unesco de Patrimonio Mundial, Mechtild Rossler.

Aunque la búsqueda de financiación y el diseño del plan se inició en 1959, se conmemora en 2014 el 50 aniversario del comienzo del traslado de los dos ancestrales monumentos que conforman Abu Simbel. Ordenados construir por Ramses II, perteneciente a la XIX dinastía del Imperio Nuevo (1539-1075 a.C.), el mayor de estos dos templos rinde culto a los dioses Ra y Amón, mientras que el otro, de menores dimensiones, se lo dedicó a su esposa Nefertiti.

"El tiempo fue uno de los desafíos más importante. Además fue un ejemplo único de entendimiento internacional. Se trajeron a los técnicos y expertos más importantes del mundo en el campo de la egiptología para que pusieran en común los conocimientos y los avances tecnológicos que existían en aquellos años", relata a Efe Mechtild Rossler, subdirectora del Centro de la Unesco de Patrimonio Mundial y experta en aquella campaña.

Lección de unidad internacional

Bautizada como la campaña del Nubia, junto con los templos de Abu Simbel, se trasladaron otros cinco grupos de monumentos que iban a quedar devastados de no haber sido rescatados por la comunidad internacional. Una tarea que duró 20 años, desde 1959 hasta 1979, y que comenzó cuando la Unesco se propuso convencer a una multitud de países de que dejaran de lado sus disputas y rivalidades y financiasen solidariamente el rescate de estos templos, que ofrecen un testimonio inigualable del desarrollo que hace más de tres milenios consiguió alcanzar la cultura egipcia.

publicidad

De hecho, de los quince monumentos que fueron salvados de las aguas del Nilo, once fueron reubicados en las proximidades del río, mientras que cuatro de ellos fueron ofrecidos a España, Estados Unidos, Países Bajos e Italia por su contribución a esta campaña internacional.

"Es un ejemplo de los milagros que puede conseguir la cooperación internacional si deja de lado los intereses y los orgullos nacionales", aseguró el Director General de la Unesco, Koïchiro Matsuura, en 2009, cuando se conmemoró que habían transcurrido 50 años del llamamiento internacional a salvar Abu Simbel.

Y es que esta campaña, además de rescatar tesoros arqueológicos de incalculable valor, fue una lección de entendimiento internacional en unos años en los que el mundo vivía enfrentado por la guerra fría. Dispuestos a olvidar sus diferencias y a actuar unidos, numerosos países quisieron evitar la destrucción de un legado único y financiar un proyecto aparentemente imposible, que supuso todo un reto para la ciencia y la técnica de mediados del siglo pasado.

"El acuerdo demuestra el esfuerzo realizado en conjunto por la comunidad internacional para salvar estos monumentos. Germinó la idea de que hay tesoros que hay que proteger y que deben quedar para las generaciones futuras", argumenta Rossler.

Un oasis de cooperación en un mundo enemistado

publicidad

Las orillas del Nilo se convirtieron por unos años en un oasis en  mitad de aquel mundo dividido por el telón de acero, y es que allí "reinaba un espíritu de unidad en un marco de cooperación y amistad internacional". Así al menos lo relatan las crónicas de la época que comentan la transformación que se produjo en el valle cuando llegaron de todas las partes del mundo los mejores arqueólogos, científicos e ingenieros.

"Los arqueólogos vivían en barcos o en tiendas y trabajaban desde el alba hasta el mediodía. Por la tarde y hasta muy entrada la noche, hacían un resumen de su labor. Cualquiera que fuera la estación del año, en ambas orillas del Nilo podían verse las luces de los campamentos donde los especialistas proseguían sus estudios y organizaban, dentro de lo posible, actividades sociales y de esparcimiento", argumentaba el vicepresidente del comité de coordinación de aquella campaña, Abel Moneim El Sawi, en 1971.

El desarrollo de la cultura egipcia

Vestigios que perduran tres milenios después de su construcción gracias a las condiciones climatológicas, la sequedad del aire y la arena y que son muestra de una civilización en la que lo cotidiano se revestía de espiritualidad y acababa formando parte de lo sagrado. Una cultura milenaria que fue capaz de superar los límites que marcaba su tiempo, llegando a desarrollar sistemas de escritura e infraestructuras de regadíos inimaginables para su época.

publicidad

"Son monumentos imprescindibles para entender la cultura egipcia, ya que este lugar fue un punto estratégico en la cultura faraónica. Desde allí comenzó una expedición en el primer milenio antes de cristo hacia Nubia, el país que había después de Egipto que era muy rico en minerales. Así la soberanía de los faraones en el nuevo imperio estaba unida a este preciso lugar.", recuerda Rossler.

La transformación del valle tras la presa de Asuán

Pero la construcción de la presa de Asuán, no solo puso en peligro un tesoro arqueológico de incalculable valor sino que modificó por completo la vida del valle, de donde huyó la población local ante la inminente inundación de las aldeas que habitaban.

Una región abrupta, de climas extremos, alejada de la civilización urbana y a la que solo se tenía acceso por vía fluvial, quedó entonces deshabitada por completo con todas las comunicaciones cortadas y con un paisaje que pasó a estar desolado y dominado únicamente por un continuo manto de arena dorada.

Los templos de Abu Simbel son testimonio de una cultura ancestral que perdura hoy gracias al esfuerzo conjunto de la comunidad internacional que prefirió dejar de lado sus disputas y rescatar un tesoro arqueológico que podría haber quedado devastado y sepultado bajo las aguas. Una pérdida que hubiera sido trágica,  e imperdonable por las generaciones futuras, que hubiesen sido incapaces de entender que una riqueza de semejante valor hubiese quedado destruida.

publicidad


publicidad
publicidad
El alcalde Bill de Blasio dio a conocer su plan para disminuir la congestión vehicular y mejorar el tráfico en la ciudad de Nueva York. La prueba piloto comenzará en enero.
La policía reveló imágenes de dos sospechosos, que pertenecerían a un grupo de al menos ocho personas, señalados de varios robos en el tren A en Brooklyn. Las víctimas de los asaltos estarían siendo contactadas por Facebook.
Aunque el día estará lluvioso, incluso con probabilidad de tormentas, y con viento, la temperatura sigue por encima de lo esperado para esta temporada. La máxima para hoy será de 71 grados.
La compañía indicó que el sistema funcionará con una aplicación móvil, y para ello en los próximos meses se instalarán nuevos lectores en los puntos de acceso al metro. Se espera que en el 2020 esté completamente instalado.
publicidad