publicidad
Cientos de familias han perdido todo en los incendios en el norte de California.

La pesadilla de perderlo todo y la desconfianza en los refugios: así viven los hispanos los incendios en California

La pesadilla de perderlo todo y la desconfianza en los refugios: así viven los hispanos los incendios en California

A pesar de que las autoridades han insistido en la necesidad de que todas las personas evacúen y busquen refugio en albergues, la mayoría de los hispanos en las zonas afectadas no están allí. ¿Por qué? Nos fuimos a Santa Rosa de Sonoma y esto fue lo que encontramos.

Estos son los cuatro factores clave que empeoran los incendios en California Univision

Santa Rosa, CALIFORNIA. Huele a fogata, pican los ojos y la piel, la boca se pone seca y hasta el agua sabe a humo. Hace buen sol afuera y el aire está denso. El ambiente, en general, está poblado de preguntas sin responder. Hay enojo, frustración, incertidumbre y tristeza. La mayoría de las personas hasta evitan el contacto visual.

Unos 22 incendios activos, fuertes vientos y mucha incertidumbre. El peligro todavía huele, es inminente y el daño salta a la vista desde la distancia.

Miles de estructuras calcinadas completamente, 23 muertos y cientos de personas reportadas aún como desaparecidas es el saldo de víctimas en este momento. Al toser aún por el humo de fuegos recientes, se sabe que el panorama no es alentador.

Los damnificados se sienten como en una pesadilla que inició durante la madrugada de este lunes y de la que no logran despertarse. "¿Cómo se supone que vamos a reponernos de esto si ni siquiera ha terminado?", se dicen entre sí una pareja de adultos mayores en la clínica de uno de los albergues.

Y es que muchos lo perdieron todo, pero la mayoría realmente no lo sabe aún y esperan para enterarse en los albergues. Pero incluso algunos albergues podrían tener que ser evacuados hoy si los fuegos continúan acercándose. En su perímetro continúan echando agua para alejar el fuego y los damnificados no necesitan preguntar: ellos pueden ver el fuego a solo unas cuantas millas de distancia y también las labores de los bomberos.

publicidad

"Casi no se nos dice nada y no saber es terrible. Uno trata de entender, pero es difícil. Se nos dice que la prioridad es evacuar a las personas de las zonas de peligro, ni siquiera es apagar el fuego ni ponerse a ver casa por casa para decirle a uno cómo está la suya. Yo tengo desde el lunes en la madrugada aquí sin saber si mi casa se quemó y me siento triste y muy preocupada por el futuro. Además, padezco asma y de algunas otras cosas. Tengo mi medicamento, pero estar en este ambiente no me hace bien a mi salud física ni mental, uno se siente bien extraño. Si mi casa se quemó no tengo dónde ir y no sé qué voy a hacer porque estoy sin trabajo. No lo sé y somos muchos así", dijo a Univision Carmen Díaz desde uno de los albergues en Santa Rosa California.

Cuatro días de infierno: los incendios de California no dan tregua Univision


Su voz es grave, pausada y serena y se nota como ella se esfuerza en sonreír. Hasta hace la broma de que lo que ella necesita es un buen marido y nos enumera la lista de requisitos, prometiéndonos ser sus madrinas de bodas. "Eso sí, que no tenga hijos", añade, pues ella tuvo ya siete y hasta tiene siete nietos. El humor y la ironía también habitan los refugios y se disuelven en las gaseosas, los hotdogs y donas.

"Vivimos en un país donde los inmigrantes no son tan bienvenidos por el gobierno actual y eso ha hecho que la mente de la gente esté más alerta que antes. La comunidad hispana aquí en la zona es abundante y trabajamos haciendo de todo: muchos en turismo y otros en servicios. Yo me dedico a pintar casas. Muchas de las que estaban recién pintadas se quemaron. Es muy impresionante", contó a Univision Ezequiel Márquez, mexicano con 14 años en Estados Unidos.

publicidad

A él lo encontramos en las afueras de un albergue con su novia y el hijo de ella. Estaba allí solo mirando. Nos explicó que ellos están por su cuenta porque aún no les han pedido evacuar la casa. Aunque sabe que podría, dice que no irá a un albergue porque prefiere que las personas que estén en los albergues "sean quienes realmente lo necesitan".

Relacionado
Refugio en Santa Rosa, California, habilitado por la Cruz Roja para evac...
Autoridades aclaran que no están preguntando el estatus migratorio de los evacuados por incendios en California


"Si no hay más hispanos en los albergues ni en los alrededores es porque no han venido o porque de plano ya no están aquí. Escuché que muchos se fueron apenas pudieron donde otros familiares al sur o al norte por miedo. Solo observe la cantidad de autoridades y militares en los alrededores", prosigue Márquez, quien reconoce que le preocupa mucho el futuro pues no sabe cómo va a estar el mercado para seguir trabajando y cómo va a pagar las cuotas de su carro nuevo o su renta si ya va a tener una semana de no poder trabajar.

"Yo sé que uno debe ser positivo y echarle ganas a la vida en estos momentos, pero también uno tiene las cuentas justas y no sé si me va a alcanzar o me van a quitar el carro porque no lo puedo pagar, por ejemplo. En este momento uno tiene la cabeza llena de ideas así", añade.

publicidad

"Hay pocos hispanos aquí en el refugio y se nos dice que es porque la zona que más se quemó es ciudad de gringos y que no había hispanos, pero también yo creo que es porque tienen mucho miedo de venir. Ahora hay muchos militares aquí que no estaban cuando llegué y uno se lo piensa. Es verdad que para entrar no nos pidieron los papeles, pero se los podrían pedir ahora, en cualquier momento, ¿no?", respondió visiblemente preocupada una mujer de 45 años que prefirió no identificarse por su nombre pues es indocumentada.

Relacionado
Refugio en Santa Rosa, California, habilitado por la Cruz Roja para evac...
Autoridades aclaran que no están preguntando el estatus migratorio de los evacuados por incendios en California


Emilia, como pidió ser identificada, trabaja desde hace una década como empleada doméstica en la zona. Tiene cabello rizado y habla muy rápido, como si aún estuviera en peligro. Dice que, aunque ella estaba enterada de cómo evacuar en caso de incendio, pero jamás se imaginó vivir esta pesadilla.

"Los vecinos me tuvieron que golpear la puerta porque yo estaba dormida. Era la madrugada y no se veía nada más que humo. Uno solo tiene minutos para salir. Solo agarré mis papeles y es todo lo que tengo conmigo. ¿Se imagina que esto sea todo lo que me quede?", dice y nos muestra un bolso del tamaño de un libro grande.

Ella tiene sus propias teorías conspiratorias sobre lo ocurrido. "No han dicho cómo comenzó el incendio y la verdad es que ya uno no sabe qué pensar. Con tantas cosas raras que se están viendo en este país, yo hasta he llegado a pensar que estos fuegos los provocó alguien con mala intención". El lunes Emilia evacuó su casa por precaución (porque no estaba aún en zona de riesgo), pero ya para el miércoles las llamas si estaban más cerca de su residencia.

Relacionado
Mapa de los incendios activos en California este 10 de octubre.
Esta es la radiografía de los incendios activos en California


"Yo tampoco quiero hablar, eso me puede meter en problemas. Además, ya hablé y me preguntan cosas que me hacen sentir mal", dijo otro mexicano de camisa roja y cabello largo atado en cola.

"Yo sé que estás haciendo tu trabajo, pero aquí no preguntes si alguien desea hablar contigo. ¡No, no y no!”, me gritó otra de las damnificadas, visiblemente molesta y exaltada. Ella misma se disculpó luego: "No es que uno no quiera hablar... es que uno no puede, no le sale. Aún hay mucho dolor y duelo aquí y estamos todos hipersensibles".

"A este punto muchas personas ni siquiera han comenzado a digerir la tragedia. Es normal que muchas personas eviten incluso comenzar a conversar para evitar romper en llanto", explicó una experta en psicología del manejo de desastres de la Cruz Roja, quien pidió no ser identificada porque no estaba autorizada para hablar con prensa.

Imágenes de la devastación que dejan los incendios en California


Música en vivo y actores con espadas y máscaras tratan de hacer el tiempo más llevadero. Casi nadie les presta atención. El ánimo no está para eso. "¿Qué tengo en la cabeza en este momento? Tengo desesperación y miedo, pero también esperanza. Como hispano he pasado por cosas difíciles en mi vida y sé que tener miedo no ayuda en nada", concluyó Marquéz.

Afuera, hay sitios como el complejo residencial Coffey Park, en Santa Rosa, que parece un set de filmación de una película de guerra. Las zonas afectadas son espacios llenos de tremendos contrastes.

A un lado de la carretera se ve un hotel Sheraton completamente destruido y al frente un barrio intacto, luego un sitio de comidas calcinado y al lado una gasolinera intacta.

publicidad

Es difícil entender a simple vista qué tipo de fuego es este y cómo se propaga de forma tan aleatoria. Las evacuaciones continúan en este momento y hay alerta para el resto de la semana. En Napa, la zona de viñedos cientos de personas siguen siendo evacuadas y el fuego sigue expandiéndose.

Relacionado
Gif Fire Cal
Fotografías interactivas: El antes y después de los voraces incendios en el norte de California


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad