publicidad
Una oficina el Servicio de Ciudadanía y Naturalización de Estados Unidos (USCIS).

El dulce sabor de la legalización en una época de ansiedad migratoria

El dulce sabor de la legalización en una época de ansiedad migratoria

Dos inmigrantes en Los Ángeles cuentan la incertidumbre que experimentaron, durante varios años, antes de obtener sus residencias permanentes que los protegen de los operativos de ICE.

Una oficina el Servicio de Ciudadanía y Naturalización de...
Una oficina el Servicio de Ciudadanía y Naturalización de Estados Unidos (USCIS).

LOS ÁNGELES, California.- Las lágrimas del mexicano Pedro brotan porque se dice “libre”. El trauma que vivió en 2008 cuando agentes migratorios fueron a su casa en Los Ángeles, California, para tratar de arrestarlo y deportarlo, quedó atrás: logró legalizarse hace unas semanas.

“Me acuerdo y lloro de emoción”, comenta a Univision Noticias, Pedro (su apellido se oculta para no afectar su negocio), al recordar lo que sintió el 21 de diciembre cuando finalmente tuvo en sus manos una tarjeta de residente permanente, 27 años después de haber entrado ilegalmente a Estados Unidos.

Pedro, un inmigrante mexicano que se legalizó poco antes de que Donald T...
Pedro, un inmigrante mexicano que se legalizó poco antes de que Donald Trump asumiera la presidencia de Estados Unidos.

La green card le llegó a Pedro, dueño de una compañía dedicada a la limpieza de ventanas de edificios, poco antes de que Donald Trump asumiera la presidencia de EEUU y de que se generara tanta ansiedad por los operativos del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE). Sólo en el sur de California, según la dependencia, 161 indocumentados fueron arrestados la semana pasada.

“Me dieron la residencia justo a tiempo”, celebra este hombre de 59 años y padre de cuatro. “Ahora ando más tranquilo, puedo salir con mi familia a donde quiera, porque ahora andan diciendo que donde quiera hay redadas”, menciona el originario del estado de Jalisco.

La tarjeta de la tranquilidad

Este mexicano es uno de los migrante que respiran aliviados porque han tomado distancia de las 11 millones de almas que viven en las sombras y con la incertidumbre ante los planes de Trump. Se habla incluso de que se prepara un plan que pide a los agentes de ICE “detener casi a cualquier persona que contacten y que haya cruzado la frontera ilegalmente".

Relacionado
Un comercio de Los Ángeles cerrado el jueves 16 de febrero por la campañ...
El día sin inmigrantes se hace notar en Los Ángeles
Una serie de conocidos comercios han cerrado sus puertas este jueves para apoyar el paro convocado de forma anónima por las redes sociales y en los barrios más hispanos se percibía una menor actividad, aunque el seguimiento está lejos de ser masivo.

Este jueves, la mexicana Adriana (su apellido no se publica porque tiene otros trámites migratorios pendientes) se unió al club de los que portan una residencia permanente. Desde 1992, cuando llegó proveniente de Zacatecas, había pasado las de Caín. “Fue estar batallando por no tener licencia (de manejo) y teniendo a la Policía atrás de uno”, señaló.

Pero ese martirio ahora es cosa del pasado. “Siento mucha emoción, llevaba años esperando hacer un arreglo y -bendito sea Dios- ya tengo la residencia en la mano”, dijo Adriana, de 41 años.

“Ahora estoy un poco más tranquila, porque ya voy a andar con un poco menos de miedo. En el área donde vivo han dicho que ha habido retenes de ‘La Migra’ (ICE)”, contó la mexicana.

publicidad


‘Alegría multiplicada’

Jessica Domínguez, abogada especializada en asuntos migratorios y representante legal de Pedro y Adriana, comentó que el triunfo de Trump generó desánimo en varios de sus clientes y señaló que quienes recién obtuvieron una green card han experimentado un sentimiento distinto, comparado con los que recibieron ese documento antes de la campaña de Trump.

“Veo que hay mucho más alivio en sus corazones”, comentó la abogada Domínguez. “Siembre ha habido alegría al decir ‘ya voy a poder ver a mi familia’, pero ahora esa alegría se multiplica con un ‘puedo tener paz en medio de tantas noticias negativas que recibo’”, explicó.

Pedro, quien fue deportado a México en 1996 después de que lo arrestaron en una redada en su trabajo, entró a la lista negra de ICE porque fue víctima de fraude migratorio en 2001. Un ‘notario’ que operaba cerca de MacArthur Park le robó 3,500 dólares, jamás le ayudó a obtener un permiso de trabajo y lo dejó con una orden de deportación en su contra.

Relacionado
Agentes de ICE buscan a un inmigrante indocumentado en Los Ángeles
El día que 'la migra' tocó la puerta

Una madrugada del año 2008 un comando de ICE trató de acatar esa orden. Pedro no estaba en su casa. Sus hijos atestiguaron el operativo y se espantaron. “Lloraban todas las noches, se levantaban diciendo que alguien había tocado la puerta pero nos asomábamos y no había nadie. Tenían miedo”, dijo.

Al migrante se le quiebra la voz al recordar esa época en que debía cuidarse las espaldas. “Cuando estaba trabajando siempre andaba viendo si alguien me podía agarrar. La vida es difícil cuando sientes que en un ratito te pueden sacar (de EEUU) y tumbarte todos los sueños”, comentó.

Ahora este hombre no deja de preocuparse por los que siguen sin legalizarse. “Tengo muchos amigos y familiares que están esperando arreglar papeles y ellos no están bien”, lamentó.

publicidad

En fotos: así se hizo sentir el Día sin Inmigrantes en Los Ángeles

En fotos: Un día sin (algunos) comercios latinos en Los Ángeles
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad