publicidad

Listo fin de a?o en Times Squa

Listo fin de a?o en Times Squa

Cientos de miles de personas reciben el 2008 en Times Square, donde la tradicional bola de luces bajará a la medianoche en Nueva York.

Cuenta regresiva

NUEVA YORK - Cientos de miles de personas reciben este lunes el 2008 en Times Square, donde la tradicional bola de luces bajará a la medianoche en Nueva York, un rito que cumple un siglo de vida.

La bola luminosa que cae a lo largo de un mástil en la cuenta regresiva del último minuto del año se convirtió con el paso del tiempo en uno de los acontecimientos mundiales que marcan simbólicamente la llegada del Año Nuevo.

Para la edición 2008, la ciudad de Nueva York se dotó de una nueva bola de dos metros de diámetro que en lugar de lamparitas comunes tendrá 9.576 luces LED de colores y 672 triángulos de cristal.

Las nuevas luces de bajo consumo gastarán el equivalente de diez tostadoras de pan y reemplazan las 600 lámparas de halógeno de la versión anterior.

Desde los atentados del 11 de septiembre de 2001 que marcaron la página más negra de la historia de la ciudad, la ceremonia se realiza con medidas de seguridad reforzadas.

La gente comenzó a llegar al lugar el lunes poco después del mediodía, y la policía adelantó que cortaría el tránsito vehicular por la tarde. Se prohibió llevar bebidas alcohólicas y bolsas grandes para facilitar el control policial.

Centenario espectacular

"El centenario será espectacular", adelantó Jeff Straus, presidente de la asociación que organiza anualmente el festejo.

publicidad

"Dispondremos de una especie de diamante resplandeciente que cae del cielo", agrega Paul Gregory, responsable de la iluminación. "La alianza de una nueva forma de cristales y de técnicas actualizadas de iluminación dará un resultado excepcional".

La llegada del año congrega gente en este cruce de la calle Broadway y la Séptima avenida desde 1903, pero fue en 1907 cuando por primera vez en la ciudad que nunca duerme la esfera luminosa descendió desde su mástil.

Un siglo de ritual

Desde hace un siglo se realiza el rito de la bola cada Año Nuevo, con excepción de 1942 y 1943, en lo más crudo de la segunda guerra mundial, cuando en la ciudad se impusieron límites al encendido de luces.

En 1950 se sustituyó el acero por aluminio y la bola pasó a pesar solo 68 kilos. Esa versión liviana se utilizó hasta los años 80, con el agregado de lámpara de colores. Para el 2000 se inauguró una con cristales especiales.

Se espera que este año el alcalde de la ciudad Michael Bloomberg accione el botón que inicia el minuto final y concluye con la aclamación de la muchedumbre y la caída masiva de papel picado desde los rascacielos que rodean el lugar.

Otro de los cambios para este año es que el confeti o papel picado llevará los deseos para el 2008 escritos por miles de personas.

Los mensajes serán alusivos a aquellas que todos desean para el año nuevo, explicó a Univision 41, Nueva York, una vocera de la organización del evento.

publicidad

La idea de representar el paso del tiempo mediante una bola que baja proviene del observatorio real de Greenwich (Gran Bretaña), donde desde 1833 un dispositivo equivalente y visible desde lejos marca cotidianamente la una de la tarde, permitiendo así ajustar a los marinos los relojes.

publicidad
publicidad
Los oponentes dijeron que prefieren que el dinero sea gastado en educación, por lo que van a seguir sosteniendo manifestaciones, al igual que en otras ciudades, hasta lograr que el gobierno federal reflexione. Según el Secretario de Defensa, 4000 jóvenes estadounidenses serían enviados a Afganistán.
El padre del pequeño era el presunto responsable de su rapto y murió luego de un cruce de disparos con la policía de Los Ángeles en la ciudad de Encino. Por fortuna, el menor se encuentra sano y salvo.
Cientos de personas llegaron al Centro de Convenciones para ver a Donald Trump, dentro de los asistentes hubo decenas de hispanos, quienes aseguran apoyar sin dudar las políticas en materia de inmigración del mandatario.
Gas lacrimógeno y agresiones físicas y verbales se suscitaron entre los asistentes que se manifestaban a las afueras del Centro de Convenciones de la ciudad, justo al finalizar el evento del mandatario.
publicidad