Univision.com  > La Huella Digital

Cesar Chavez

La película

Diego Luna, director de la película.

“Mi interés por César Chávez comenzó a gestarse cuando empecé a pasar mucho tiempo en Los Angeles. Por todas partes había calles con su nombre y referencias a él, incluido un mural en San Francisco. Debo admitir que estaba un poco avergonzado de no saber mucho sobre él, así que comencé a investigar”.

Así narra Diego Luna, el director de “Cesar Chavez” (así, sin tildes, porque la película fue hecha en inglés, para el mercado estadounidense), su aproximación al tema de uno de sus más ambiciosos proyectos cinematográficos. “Entendí su significado histórico, como primer mexico-americano en tener una voz real y lograr un cambio tan grande para su comunidad”.

Dos cosas sorprendieron a Luna y a su productor, Pablo Cruz. La primera, que a pesar de la importancia del personaje, había una generación entera de mexicanos y de estadounidenses que no sabían mucho acerca de él y de sus luchas en los años sesenta y setenta. La segunda, que no se hubiera hecho una película sobre Chávez.

Luna y sus socios en la productora Canana querían hacer una película en inglés, y en Chávez encontraron el personaje ideal para iniciar su aventura americana.

Trailer de la película "Cesar Chavez", cortesía de Pantelion Films.

La creciente importancia de los hispanos en Estados Unidos, tanto en términos económicos como políticos, le daban especial relevancia a la historia de Chávez, y después de varias conversaciones recibieron el visto bueno de la familia del reconocido activista.

“Para mí, es la historia de una persona normal que un día decide hacer algo excepcional y dar todo por ello. Dos elementos me interesaron en particular: los sacrificios que hizo en el camino y lo que consiguió con ellos”, dice Luna. “Creo que es importante celebrar su activismo y su promoción de la no-violencia”.

Para hacerlo, Luna y sus productores se enfocaron en una etapa crítica en la vida de Chávez, en la que desarrolla su filosofía de la no-violencia y alcanza los mayores logros con su lucha (incluyendo la gran marcha de 1966, el boicot en contra de los productores de uva del valle central de California y sus primeros ayunos).

Aunque a Luna no le gusta que vean su película como una “película de mensaje”, está consciente de que hay lecciones en la vida de Chávez que deben ser aprendidas y que tienen un carácter universal. “Algo en lo que César fue un verdadero maestro fue en convencer a la gente de que tenía que perder el miedo a dejar escuchar su voz”. Solo así, según él, se consiguen los verdaderos cambios.

La película de Luna contó con el respaldo de muchas personas e instituciones. Los productores John Malkovich, Lianne Halfon y Russ Smith, bajo la bandera de Mr Mudd, unieron fuerzas con Canana, ayudaron a refinar el guión y colaboraron en la selección de los actores.

Participant Media y Pantelion Films (una sociedad entre Lionsgate y Televisa, empresa que distribuirá la película en América Latina) también se unieron desde el principio a la producción.

Contaron también con el apoyo de Image Nation y Dream Management & Entertainment, al igual que del gobierno del estado de Sonora, en México, donde transcurrió buena parte de la filmación de la película.

En una experiencia muy singular, además, hicieron un acuerdo con myLingo, para desarrollar una aplicación para teléfonos inteligentes que, con el uso de unos audífonos normales, permite seguir en español el desarrollo de la película para aquellos espectadores que no hablan inglés.