Univision.com  > La Huella Digital

Autodefensas

Los costos

Por JOSÉ FERNANDO LÓPEZ

Sun Tzu, el gran maestro del arte de la guerra, aseguró que “quien quiera pelear debe primero calcular sus costos”. Un ejército (regular o irregular), es muy caro, y de la capacidad de financiarlo depende en gran medida el logro de sus metas, en especial si se enfrasca en una guerra prolongada.

Las autodefensas de Michoacán, en México, dicen tener 20,000 guardias civiles. Una cifra nada despreciable, que exige cuantiosos recursos para su manutención. El origen de esos recursos es fundamental para entender la naturaleza de su lucha.

Según fuentes cercanas a las autodefensas, mantener a uno de sus milicianos puede costar 26 dólares por día (15 en salario y 11 en alimentación). A eso hay que agregar el costo de las armas (pistolas y fusiles), los medios de transporte (camionetas blindadas, por lo general) y los equipos de comunicación (ver gráfico).

Armar a 20,000 milicianos puede costar mucho más de lo que se produce con limones o tomates.

Si todos sus miembros fueran “profesionales” de la guerra, el pago por salarios y alimentación le costaría a las autodefensas de Michoacán una suma superior a los 15 millones de dólares al mes. Es, de lejos, el costo mayor cuando se trata de mantener un ejército de la naturaleza del michoacano.

Una camioneta blindada, según la fuente, puede costar hasta 75,000 dólares. Suponiendo que tuvieran 100 y que se deprecien en un período de cuatro años (que es lo que dice el mercado), el costo mensual sería de unos 160,000 dólares, a los que se sumarían 120,000 por concepto de gasolina (hasta 40 dólares diarios por auto en labores de vigilancia).

Si todos los milicianos están armados (lo que muchos dudan) y tienen 15,000 fusiles (con un costo promedio de 1,300 dólares según la fuente) y 5,000 revólveres (800 dólares por unidad), y si estos se depreciaran en un lapso de dos años de uso continuado, el costo mensual sería de 950,000 dólares, sin contar las municiones.

Mantener a 20,000 hombres en armas podría llegar a costar más de 17 millones de dólares al mes.

Grosso modo, mantener un ejército irregular como el de las autodefensas de Michoacán, podría llegar a costar hasta 17 millones de dólares al mes, y sería muy difícil de financiar con donaciones de los pobladores, que son en su mayoría cultivadores de tomates, limones y aguacates. ¿De dónde proceden entonces los recursos?

Una posible explicación podría venir de otra de las premisas del mismo Sun Tzu: “es mejor capturar un ejército completo que destruirlo”. Según los dirigentes de las autodefensas, gran parte de los pertrechos que tiene en este momento el movimiento se los han quitado a sus enemigos, Los Caballeros Templarios.

Es el caso de las camionetas blindadas. Todas las que tienen ahora han sido confiscadas. Pero todas necesitan combustible y mantenimiento. Para no hablar de la flota de casi 4,000 vehículos de personas de la zona que tienen a sus disposición.

En cuanto a los combatientes, según ellos, la gran mayoría prestan un servicio voluntario. Uno de sus jefes le dijo a Univision que hay solo 1,500 miembros de las autodefensas a los que tienen que pagarles salarios y alimentarlos diariamente.

Las autodefensas dicen que la mayoría de sus armas han sido confiscadas al enemgio.

Hay, sin embargo, especialistas que albergan serias dudas. Es el caso de Luis Jorge Garay, un economista especializado en delincuencia organizada que ha estudiado a fondo el fenómeno de las autodefensas en Colombia y ha venido haciendo un cercano seguimiento al tema de Michoacán.

Si bien algunas de las armas pueden haber sido confiscadas al enemigo, la inversión inicial para comenzar la lucha tuvo que haber sido muy alta, y en una guerra prolongada como la que enfrentan hoy en día las autodefensas, el trabajo voluntario tiene sus límites.

Según Garay, “lo de las autodefensas en un inicio puede ser trabajo voluntario, pero cuando se instalan de manera permanente en un territorio no solo hay que mantenerlos, sino darles un salario, un reconocimiento”. Eso, según él, va incrementando los costos.

Cuando los costos aumentan, es posible que las mismas autodefensas busquen, según él, “financiarse a través de unos mecanismos como la extorsión o, llamémosla así, la contribución forzada”. En esas condiciones, tienden a convertirse en un problema para el gobierno y para la población civil.

Hay quienes van más allá y sugieren otras formas de financiamiento. Según el investigador Steven Dudley, de la organización independiente Insight Crime, “algunos sí pueden estar recibiendo ayuda de los mismos pobladores y otros pueden estar recibiendo ayuda de grupos rivales del narcotráfico”.

Por ahora, el tema de la financiación de un ejército tan grande, como el que ellos mismos reconocen tener, es un misterio. Pero lo cierto es que mientras más se prolongue su guerra, mayor será su necesidad de recursos. Y mayor su amenaza para la sociedad.

/ / / / /

Textos: Raúl Benoit, Jairo Marín, Guillermo González del Campo, Carmen Escobosa, José Fernando López. Investigación: Daily Camacaro. Camarógrafo: Marco Campos. Visualizaciones: Data4. Producción y edición de videos: Laura Prieto. Diseño; Laura Prieto, Helga Salinas. Programación: Helga Salinas, Edmundo Hidalgo. Dirección de Proyecto: José Fernando López. Fotografías: Carmen Escobosa, Getty Images.

© 2013 Univision Communications Inc